Casa de las Américas: Al servicio de la cultura latinoamericana y caribeña

El 24 de enero de 2018, la Unesco y la UNAM reconocen la labor de una institución que se encuentra entre las más prestigiosas del mundo hispanohablante.

Casa de las Américas, institución cultural fundada en La Habana, el 28 de abril de 1959.

Foto: Archivo IPS-Cuba

Pocas instituciones en el mundo contemporáneo pueden mostrar una labor más sostenida y eficaz que la de la Casa de las Américas de Cuba, creada en abril de 1959 por la Revolución triunfante y deudora de la labor fundacional de la heroína Haydeé Santamaría.

Es por ello, quizás, que este 24 de enero la Unesco y la Universidad Autónoma de México decidieron otorgarle, en su segunda edición el Premio Jaime Torres Bodet con el que se honra a personas e instituciones que hayan contribuido al desarrollo de las Ciencias Sociales, las Humanidades y las Artes.

La sala Ernesto Che Guevara de la Casa acogió a funcionarios, trabajadores, artistas y escritores cubanos en una ceremonia solemne en la que se resaltó la labor de un espacio que mucho ha contribuido a ese empeño y que, desde hace casi sesenta años contribuye al diálogo entre latinoamericanos, caribeños e intelectuales del resto del mundo con afán y sin descanso.

Premiados con el Casa 2018

El escritor cubano Rafael de Águila ganó el Premio Literario Casa de las Américas en la manifestación de cuento con su obra Todas las patas en el aire.

Mientras, el argentino Fernando José Crespi, con su texto Paraje Luna, se alzó con el galardón en la especialidad de teatro; y la novela Tracing JaJa, del barbadense Anthony Kellman, fue la ganadora en el apartado de literatura caribeña en inglés o creol.

Por su parte, en la sección ensayo de tema artístico-literario, el premio fue para la argentina Ana Forcinito por el texto Yeme con los ojos: Cine, mujeres, visiones y voces; mientras que literatura brasileña se impuso Carlos Cortez Minchillo con el estudio Erico Veríssimo, escritor do mundo.

El premio de estudios sobre la mujer correspondió a la cubana Yanetsy Pino Reina por Hilando y deshilando la resistencia (pactos no catastróficos entre identidad femenina y poesía, con el cual logro un acercamiento multidisciplinario a la poesía femenina insular de fines del siglo XX y principios del XXI.

Como resaltara la directora y representante de la Oficina de la Unesco en México, Nuria Sanz, la Casa de las Américas constituye un centro donde la universalidad de la cultura hace a Cuba también universal en el mundo.

Por su parte, al agradecer el galardón, el actual presidente de Casa de las Américas, el escritor Roberto Fernández Retamar, resaltó que no es fortuito que fuera concedido por una organización que es un oasis de cultura, tolerancia y paz en el convulso mundo en que vivimos.

Al día siguiente, la Casa entregaría sus premios literarios correspondientes a 2018 reafirmando así el privilegio que representa contar con un concurso que se encuentra entre los más antiguos de su tipo en todo el mundo hispano hablante.

Pero no solo la literatura es centro de interés para quienes a diario laboran en este edificio art decó de la década del 40 que todos los cubanos y casi todos los latinoamericanos veneran desde que fue quizás el único puente con Latinoamérica cuando los países de la región, con excepción de México, cortaron todos sus vínculos con Cuba.

Están también el teatro, las artes plásticas, la música con su certamen de composición, el Centro de Estudios del Caribe, el Programa de Estudios de la Mujer y el de los Afrodescendientes. De manera que la labor de Casa abarca todo el mundo de la cultura entroncándose de diversas maneras con el del pensamiento y las ciencias sociales.

Esto último es verdaderamente ostensible en su revista, codiciada en todos los países de nuestra región y, en Cuba, por su diversidad temática y la hondura con que se abordan los problemas cruciales del mundo desde una perspectiva siempre humanista.

Una biblioteca con más de 126 mil volúmenes y un archivo de la palabra que recoge grabaciones de figuras cimeras de la literatura, las artes y la política se ha divulgado también a través de estos 59 años en la colección de discos de vinilo y CD Palabra de esta América en la que están las voces, por poner solo dos ejemplos, de Gabriel García Márquez y Lezama Lima.

El Centro de Investigaciones Literarias, creado en 1967, organiza —además del premio anual— ciclos de conferencias, coloquios internacionales y la famosa Semana de Autor que cada año trae a La Habana a una figura cimera de las letras del continente y hasta de España.

Nuria Sanz (I), directora y representante de la oficina de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en México Entrega premio UNESCO- UNAM Jaime Torres Bodet a Roberto Fernández Retamar, presidente de Casa de las Américas.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Por último, también habría que referirse al Fondo Editorial, casa de publicaciones de la institución, que apareció en 1960 por la necesidad de publicar los libros premiados en el concurso pero que hoy cuenta con numerosas colecciones que dan a conocer a clásicos y contemporáneos de las letras continentales y caribeñas.

Todo eso y mucho más es la Casa. Siempre fomentando el intercambio con otras instituciones y personas del resto del mundo. Siempre tendiendo puentes. Siempre divulgando y actualizándonos con lo mejor para enriquecimiento espiritual y reflexivo de todas las generaciones.

No es de extrañar, entonces, que sea la primera institución a quien la Unescoy la UNAM entregan el recién estrenado premio Jaime Torres Bodet, mexicano fundador de la Unesco, intelectual y diplomático que en la década de los cuarenta tuvo también entrañables vínculos con Cuba.

Orgullosos como las torres que se levantan en la esquina de Tercera y G, su sede de siempre, deben sentirse sus trabajadores. Lo mismo que todas las personas de América y el mundo que le han dado vida y esplendor.

La Casa de las Américas de Cuba, lo mismo que la Unesco y citando de nuevo a Roberto Fernández Retamar es hoy también un oasis de cultura, tolerancia y paz en el convulso mundo en que vivimos. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.