El mercado de la literatura: ¿necesidad o coyunda para el escritor?

El mercado del libro en Cuba es apenas considerado por las editoriales pero resulta acaso una necesidad porque conlleva a un menor derroche de recursos en la hora actual de Cuba.

La Feria Internacional del Libro realizada anualmente en Cuba deviene la mayor librería disponible en el país.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

En los últimos meses he leído algunos artículos, entrevistas y comentarios donde las alusiones a la importancia o necesidad de un mercado para el libro en Cuba parecen estar abriendo una brecha en la hasta hace muy poca generalizada opinión de que escribir para vender es despojar al acto creador de su pureza original.

Tal vez la realidad cubana, que cambia respecto a la necesidad de una mayor racionalidad en cuanto a los recursos disponibles, coloque a las editoriales en una situación donde ya no resulte tan viable publicar sin pensar en costos y ganancias, pero ello ¿debe hacer desaparecer la premisa de dar al lector un producto digno del desarrollo cultural al que aspira nuestra sociedad?

En este sentido pienso que todos los extremos son perjudiciales. En primer lugar porque, ante todo, deberíamos preguntarnos si, en realidad, la literatura que se vende en nuestras librerías responde siempre a los requisitos de calidad a los que aspiramos. Y, en segundo, porque bien pudieran nuestras editoriales, si se lo proponen, tener un poco más en cuenta a un lector que es, en última instancia, quien decide si una obra cumple con sus expectativas, sin que por ello haya que hacer concesiones a un supuesto y no bien estudiado “gusto popular”.

En un artículo aparecido en El Caimán Barbudo y firmado por Leopoldo Luis creo haber encontrado la recomendación de que el Instituto Cubano del Libro y, en general, la red de sellos editoriales del país, deberían contar con un aparato de especialistas que velen por el comportamiento de sus publicaciones, lo que tal vez evitaría, como dice el periodista, que esos libros (especialmente de los más jóvenes y menos promocionados autores) se asfixien bajo el polvo de las librerías en estantes apartados.

Sin embargo, la preocupación por el destinatario no puede hacernos olvidar que el mercado no puede convertirse, como sucede internacionalmente, en un dictador que impida el descubrimiento de algunos talentos que, por diversas razones, demoran más tiempo en ganar el favor del gran público. Ello sería retroceder en lugar de avanzar.

En mi opinión, el problema radica en la superchería de cierta crítica que intenta hacernos pasar todo lo “raro” y a veces desfasado, por experimental, actuando de esta manera como mediadora de una suerte de “élite” de escaso valor, que no consigue vender porque en realidad ejerce la literatura con el narcisismo de quien ignora totalmente al receptor para complacerse en sus estériles y solipsistas elucubraciones.

En este sentido es necesaria una sólida preparación de los editores y, especialmente, de los comités editoriales para distinguir entre lo verdaderamente novedoso y desatomatizador, y lo que es críptico, oscuro y aburrido en virtud de la falta de talento del autor para comunicar.

A criterio de la autora de este texto, el único factor que debería ser tomado en cuenta por los editores debería ser la calidad.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Al mismo tiempo me parecería justo que los libros, ya debidamente decantados antes de su publicación, que se agotan con rapidez gracias al interés de los lectores, recibieran algún tipo de estímulo, pues más que para la crítica, o para ocupar un lugar en el tan traído y llevado canon o para los premios literarios, un escritor escribe para sus lectores y el olvido de esta divisa bien puede llevarnos a una malsana enajenación que poco tiene que ver con la trascendencia de nuestro trabajo.

Discrepo con algunos escritores que consideran saludable la exigencia mercantil de publicar. El acto de la escritura no puede estar relacionado con las demandas de un agente literario o de un editor. Debe obedecer a las necesidades de expresión de cada autor.

Pero tampoco parece demasiado lógico que sea la complacencia de estimular a los escritores por su edad, su condición de provincianos u otros factores extraliterarios lo que condicione que un libro vea la luz. El único factor que debería ser tomado en cuenta por los editores debería ser la calidad.

Por último, quisiera señalar también que los concursos literarios deberían ser vías para garantizar a los lectores libros que los hagan creer en el valor de un premio. Muchas veces los jurados conceden su veredicto favorable a obras que dejan mucho que desear, lo que hace que el receptor no confíe en los reconocimientos a la hora de escoger en esos estantes apartados y llenos de polvo a los que se refería el periodista Luis.

Si bien la dictadura del mercado es un mal, cuyas tentaciones deberíamos evitar, la total indiferencia por él es, de la misma manera, un síntoma de narcisismo y de derroche que en los tiempos que corren se puede volver contra la nobleza de nuestros objetivos: hacer del cubano un pueblo culto.

Si lo que ofrecemos a ese pueblo en términos de literatura no lo considera a él mismo como un factor esencial, poco estamos haciendo por ganarlo para nuestra causa. (2020)

3 comentarios

  1. Andrés Dovale Borjas

    La publicación de las obras literarias debería ajustarse a dos criterios, no siempre coincidentes en su valoración de las obras: la calidad de las obras y la demanda del público lector que es en definitiva el que compra los libros y los lee. La política de precios bajos con el fin de favorecer la lectura de obras sin la calidad requerida o, por el contrario, los elevados precios de las mejores obras, pero que los que manejan el Instituto del Libro no desean se lean, son contrarios a la estimulación de la lectura y el aumento del nivel cultural de nuestra población.

  2. Marái del Carmen Carmona

    Excelente acercamiento a un tema que es la pata coja de la promoción de la literatura en Cuba.
    Gracias

    • Alexis Caridad Méndez González

      Totalmente de acuerdo con María del Carmen pero además yo diría que más que la literatura sería la promoción de la lectura (que está necesariamente vinculada y depende de la literatura publicada (en cualquier medio) … Problema complejo de abordar y de resolver

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.