Granma, rey multicolor de la nueva era

El campeonato de béisbol cubano y su inestabilidad.

Foto: Tomada de la prensa cubana

El béisbol cubano tiene un nuevo campeón: el equipo de los Alazanes de Granma triunfó en la 56 Serie Nacional y obtuvo la primera corona para esa provincia después de cuarenta años en la lid (debutaron en 1977). Con esa victoria se convirtieron, además, en los representantes de la isla en la serie del Caribe, que concluye hoy en Culiacán, México.

Jugando mejor béisbol que sus oponentes en la postemporada, los peloteros de Granma aplastaron pronósticos, derribaron pre-juicios y favoritismos, al tiempo que generaron simpatías en la mayor parte de la afición nacional. El hecho de no estar como favoritos en las predicciones periodísticas —inclinadas hacia Matanzas y Ciego de Ávila— les granjeó esa estima popular, a la que respondieron con creces.

Como si vencer en semifinal a un combinado matancero que había impuesto récord de juegos ganados en la temporada regular no fuera suficiente, los orientales fulminaron 4-0 en la final a los bicampeones de Ciego de Ávila.

Toda la verdad debe decirse: el conjunto de Granma ha sido campeón de manera inobjetable, y tanto el cuerpo de dirección como los técnicos y los jugadores merecen reconocimiento, pero esta es otra época, totalmente diversa, porque los refuerzos convierten a los equipos en selecciones multiprovinciales.

El Campeón de otra estructura más

Granma es ahora el primer colectivo que se corona en la nueva estructura aplicada en el campeonato de béisbol cubano, lo que viene a ser el cambio número 17 que se ejecuta en las 56 temporadas, según nuestros cálculos. No tenemos noticia de ninguna otra liga deportiva en el mundo que haya hecho tantas modificaciones. A continuación ofrecemos un relato de las mismas:

1-4. En las primeras 4 series nacionales hubo 4 equipos, pero la cantidad de juegos varió en cada temporada: 27, 30, 36 y 39.

  1. En las dos temporadas siguientes, los conjuntos fueron 6 y los partidos jugados aumentaron a 65.
  2. A partir de la VII Serie, los planteles aumentaron a 12 y los juegos celebrados crecieron hasta 99.
  3. Desde la IX hasta XI, con la misma cantidad de equipos los juegos decrecieron a la cifra de 66.
  4. En la XII y la XIII, 14 conjuntos jugaron 78 partidos.
  5. De la XIV a la XVI se mantiene una cantidad similar de equipos, pero jugando solo 39 encuentros.
  6. Desde la XVII hasta la XXII participan 18 equipos que contienden en 51 partidos.
  7. En la XXIII y la XXIV los 18 equipos se dividen en dos divisiones y juegan 75 encuentros.
  8. Desde la XXV hasta la XXXI los 18 equipos se dividen en dos zonas (occidental y oriental) y juegan 48 partidos más 6 juegos de play off.
  9. Entre la XXXII y la XXXVI las dos zonas se dividen en grupos de cuatro equipos cada una (A y B para la occidental; C y D para la oriental) y los 16 combinados juegan 65 encuentros en temporada regular; luego se enfrentan en pos temporada, que comprende las semifinales de ambas zonas y la final entre vencedores.
  10. A partir de la XXXVII comienzan a efectuarse 90 partidos entre los 16 equipos de los 4 grupos.
  11. En la Serie LI los equipos participantes suman 17: queda fuera el Habana porque esa provincia se dividió en Artemisa y Mayabeque, nominación que reciben los dos nuevos combinados que se integran.
  12. La Serie LII (2012-2013) introduce modificaciones importantes: se unifican las dos zonas en una sola; los conjuntos juegan 45 partidos durante una primera parte de la temporada regular, con 16 equipos, y una segunda fase donde los ocho primeros juegan 42 partidos para buscar 4 semifinalistas; además, desaparece Metropolitanos, que venía desde la Serie XIV (1974-1975).
  13. En la Serie LVI (2016-2017), los 16 equipos jugaron 45 encuentros para buscar 8 clasificados. Los cuatro primeros pasaron directamente a la segunda fase de otros 45 partidos, mientras de los cuatro últimos salieron dos comodines para jugar en el resto de la temporada regular, al término de la cual se eliminaron los últimos dos contendientes y el cuarteto de avanzada pasó a los play off de semifinal.

Entre estas 17 modificaciones en las series nacionales no hemos incluido los cambios de nombres de los equipos contendientes, ni contabilizado las variaciones introducidas en los play off; tampoco hemos tenido en cuenta los torneos que han dado continuidad al campeonato, tales como las Series de las Estrellas, las Series Selectivas, la Serie de los Diez Millones (1970), o la Serie Especial (1974-1975).

Lo que más llama la atención (negativamente), en las últimas estructuras implementadas es la reducción del número de juegos (45), primero para la mitad de las provincias, y ahora para diez de ellas, con el supuesto objetivo de elevar el nivel del béisbol y propiciar un mejor espectáculo. De qué manera va a desarrollarse un deporte que cada vez se juega menos.

La Serie del Caribe y el Clásico Mundial

El reforzado conjunto granmense, representante cubano en la Serie del Caribe, tiene como propósito mejorar el resultado de Ciego de Ávila en la edición anterior, pero con independencia del lugar que ocupe, ya su director se anotó una victoria al conseguir llevar a México a la mayoría de los jugadores con que ganó el campeonato.

El siguiente capítulo en la arena internacional es mucho más complicado: el Clásico Mundial de Béisbol. La selección cubana viajará al continente asiático en marzo para buscar su clasificación hacia la siguiente etapa del torneo. Los pronósticos sobre su actuación son bien difíciles porque el nivel del béisbol nacional ha disminuido notablemente. De cualquier manera, buena suerte para Granma en la Serie del Caribe y esperemos un milagro de la selección de la isla en el Clásico.

Cuando finalizó el Clásico anterior, desde esta propia columna, escribimos esperanzados en que para este pudieran estar presentes, en la selección nacional, los peloteros cubanos que juegan en las Grandes Ligas de Estados Unidos. No fue posible. Soñemos que puedan estar en el próximo, ese sí sería un cambio grande y significativo. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.