Giselle alcanza la inmortalidad

La muerte el jueves 17 de octubre de la genial bailarina cubana Alicia Alonso es asumida por sus compatriotas como un salto a la eternidad del arte danzario que dejó como cimiento para las presentes y futuras generaciones.

Alicia Alonso, fue quizás una de las bailarinas en el mundo que tuvo la más larga trayectoria dentro de los escenarios.

Foto: Tomada de cubasi.cu

No porque ya tuviera una avanzada edad (le faltaron dos meses y tres días para cumplir los 99) ni porque completó y sobrepasó todos los propósitos que tuvo, la muerte de la genial bailarina cubana Alicia Alonso ha sido menos sentida por sus compatriotas y millones de personas en el mundo.

Considerada como la mejor Giselle de todos los tiempos, la Alonso fundó no solo una de las compañías más prestigiosas del mundo: el Ballet Nacional de Cuba sino que creó un modo muy especial de bailar que hoy se identifica como la escuela cubana de ballet.

“Ella nació para que Giselle no muera”, dijo algún crítico argentino en una frase que la contiene mejor que todas cuando se trata de calificar una coreografía que ella modificó a partir de la original y en la que, no solo su virtuosismo sino también la magistral interpretación histriónica, se conjugaban de una manera única en su ejecución.

“Ella nació para que Giselle no muera”, dijo algún crítico argentino al referirse a la original versión coreográfica que hizo Alicia de ese clásico del romanticismo.

Foto: Tomada de BNC

Fue quizás una de las bailarinas en el mundo que tuvo la más larga trayectoria dentro de los escenarios. Porque danzar fue para ella el sentido último de su vida en la que se destacó también como coreógrafa y como pedagoga ejemplar.

Existimos para crear belleza y, a través de ello, hacer que el mundo y los seres humanos sean un poquito mejores. Nos toca contribuir decididamente a la paz, a la creatividad y al mejoramiento humano.

Alicia Alonso

Alicia bailó clásicos y contemporáneos con igual excelencia y se sobrepuso a la adversidad de su ceguera para no abandonar aquello para lo cual parecía destinada desde que en 1931 comenzó a tomar sus clases en la escuela de ballet de la Sociedad Pro-Arte. Allí el bajo nivel, los prejuicios y el elitismo la hicieron emigrar al extranjero en busca de un sueño.

Bailó en Broadway, en el Ballet Caravan, en el Ballet Theatre de Nueva York, en el Ballet de Washington y el Ballet Ruso de Montecarlo. En todos se destacó muy rápidamente pero ella añoraba regresar a su patria para crear una compañía que, con muchos esfuerzos, logró fundar antes de 1959.

Fue, precisamente en esa fecha, tras el triunfo revolucionario de ese año, que del antiguo Ballet Alicia Alonso nace el Ballet Nacional de Cuba, apoyado por el joven gobierno de la isla y que es hoy una de las agrupaciones más prestigiosas del mundo, gracias al ahínco de su fundadora.

Alicia Alonso representó a Cuba en 65 países y obtuvo 266 premios o distinciones de rango internacional y 225 de carácter nacional. Suman 69 sus creaciones coreográficas.

Junto a la joven hornada de bailarines del BNC, que ella fundó y es orgullo de la cultura cubana

Hoy la escuela cubana tiene centros de enseñanza en todo el país de los que se nutre una agrupación que en sus relevos lleva la impronta de la mejor Giselle de todos los tiempos.

El presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz Canel, tras lamentar la pérdida en su cuenta de Twiter expresó que ella “nos deja un insuperable legado”.

Y así es. Bailarinas como la Alonso no nacen todos los días. Ella tiene un sitio de honor en el Olimpo de las grandes divas de la historia universal de la danza.

En cada movimiento, en cada actuación, en la depurada técnica y sensualidad con que danzan los miembros del Ballet Nacional de Cuba vive Giselle y otros tantísimos personajes a los que Alonso les imprimió un toque de originalidad difícilmente superable.

Con el deceso de Alicia Alonso, Cuba gana el ascenso a la inmortalidad de la que fuera quizás la más universal de sus artistas. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.