Johnny Ventura: leyenda viva del merengue dominicano

Los escenarios que lo acogieron fueron invadidos por un aluvión rítmico y contagioso.

Johnny Ventura junto al cantante cubano Elaín Morales.

Foto: Cubasi.cu

Estuvo entre nosotros, participando en el santiaguero Festival del Caribe, después en el capitalino “Karl Marx”; también comenzó a grabar un CD con músicos cubanos… Johnny Ventura, esa institución del merengue, nos honró con su visita, su energía, su música incomparable. Trajo su agrupación poniendo junto a él todo el sabor a esa música que la tiene per se, y en abundancia.

Los escenarios que lo acogieron fueron invadidos por un aluvión rítmico y contagioso, ese que, partiendo desde República Dominicana, identifica toda la franja caribeña: el merengue.

Juan de Dios Ventura Soriano, conocido como Johnny Ventura, nació el 8 de marzo de 1940, en Santo Domingo; desde muy joven llamó la atención de críticos y públicos diversos gracias a la manera en que innovó con sus letras y su pegajoso ritmo acompañado de su grupo El combo-Show. Era un sonido diferente para lo que se hacía en la época, lo cual le valió un expresivo mote desde sus inicios: el Caballo mayor, pero también lo han bautizado como El padre del merengue moderno, La alegría del país, El merenguero del siglo, La leyenda viva del merengue, La industria nacional de la alegría, El señor del merengue o El hijo del pueblo.

Durante sus cincuenta años en la escena Juan de Dios Ventura Soriano, más conocido como Papa Ventura, ha ido consolidando una obra que ya forma parte del acervo musical latinoamericano, de la raíz misma de este continente. Tres de sus siete hijos tienen hoy día sus propios proyectos en los cuales su padre ha servido de guía y mentor. Se trata de agrupaciones de las que ellos son titulares y que por el cariño y aceptación la gente los ha conocido como Los potros del Caballo.

A lo largo de todo este tiempo, Johnny Ventura ha grabado decenas de discos. El primero data de 1962 y se titula La agarradera; el más reciente lo lanzó en 2013 y fue nombrado El viejo ta´en la calle. Ha habido no pocos años donde el merenguero ha facturado hasta 3 fonogramas, de modo que su carrera ha sido prolífica, dentro de la cual ostenta 28 discos de oro, 2 de platino; además de un Grammy Latino en el 2004 y un Grammy a la Excelencia por su trayectoria, en el 2006.

En la ciudad de Miami, Johnny fue el Rey de la Calle 8 en el año 1987; en los carnavales de Barranquilla, Colombia, ganó 4 Congos de Oro y fue el primer artista dominicano en conquistar la codiciada Antorcha de Plata que otorga el clamor popular del público que asiste al festival de Viña del Mar, en Chile. En su país, ha ganado todos los galardones que se otorgan a los artistas y forma parte de exclusivo grupo que ha recibido El Soberano, el más alto lauro que otorga la Asociación de Cronistas de Arte de la República Dominicana. También fue galardonado por la ACE de New York.

Además fue condecorado por el Congreso dominicano como el merenguero del Siglo, a principios de año 2000; también fue el primer artista de ese país en ser invitado a la toma de posesión de un presidente norteamericano en el 1974 cuando resultó electo Jimmy Carter.

Paralelo a los registros sonoros, Ventura ha protagonizado otros tantos conciertos, a llenos completos, y no solo en su Dominicana natal sino en numerosos países de América, Europa y todo el mundo.

Johnny es abogado de profesión, graduado summa cum laude de la Universidad de la Tercera Edad, en Santo Domingo; lleva más de 43 años activo en la política de su país llegando a ocupar cargos tales como diputado, vice-alcalde, alcalde y nombrado embajador durante la presidencia del presidente Leonel Fernández.

También profesional en la locución, antes de formar su propio ensemble, Johnny integró la orquesta Su Majestad de Rondon Votau, junto a Carmen Severino y Nini Caffaro y luego de varias agrupaciones —entre la que contamos a La Súper Orquesta San José que conducía el maestro Papa Molina—, en los últimos días del año 1961, se une al grupo de Luis Pérez, con quien graba por primera vez en febrero del 1962. El cantante es compositor del 70% de la música que interpreta y arreglista de, por lo menos, el 80% de ella.

El Combo Show de Johnny Ventura fue declarado en 9 ocasiones como el grupo del año, por la prestigiosa revista norteamericana Record World. El Caballo tiene a su haber más de 4.800 placas y lauros otorgados por diferentes entidades públicas y privadas del mundo, incluyendo innumerables reconocimientos de varios gobiernos y alcaldías en las cuales le fueron concedidas las llaves de las respectivas ciudades. En algunos países, donde tuvo la gloria de ser el primer merenguero en llegar, fueron declarados días en su honor.

Cuba no escapó a esa fiebre, ese furor. Tanto en la Habana como en Santiago de Cuba Ventura demostró no solo sus condiciones como músico sino que se mostró hábil conversador y comunicador; por otra parte, aunque el merengue sea su fuerte, incursiona con semejante fortuna en el son y el bolero, como demostró su popurrí con clásicos del género escritos en Cuba, México y otras zonas.

Los músicos acompañantes se ponen en función de esa energía y fuerza que despliega, a pesar de sus 75 años que sencillamente no se notan; tiene una voz hermosa, sin flaquezas en su emisión; se mueve con gracia y fluidez, recorre la escena sin el mínimo agotamiento, incluso tras 2 horas de concierto y baila con estilo y espontaneidad.

Recreó algunos de sus grandes éxitos (Patacón Pisao, Merenguero hasta la tambora y El carbonero, entre otros). Pero también puso a consideración del abarrotado y heterogéneo público que colmó y disfrutó de su arte, varios temas nuevos que fueron recibidos con análogo entusiasmo con el que acogieron sus clásicos.

Pronto concluirá un proyecto discográfico con Tony Ávila y la grabación de sones y guarachas con músicos cubanos.

Fue una dicha tener este volcán musical entre nosotros, ojalá no tarde en regresar.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.