Julia Calzadilla: “He combatido la subestimación hacia la infancia”

La escritora de literatura infantil acaba de recibir el Premio Memorial Astrid Lindgren.

La escritora y traductora cubana Julia Calzadilla, reciente Premio Memorial Astrid Lindgren, lauro que entrega el gobierno de Suecia en honor a la creadora del personaje infantil Pippa Medias Largas y que asciende a 540 mil euros, ha recibido, además, el premio Casa de las Américas (1976 y 1984); La Rosa Blanca, en 1989, y la Distinción por la Cultura Nacional que otorga el Ministerio de Cultura, entre muchos otros galardones.

Para otorgarle el Astrid Lindgren Memorial Award, el jurado del premio destacó la vasta obra literaria de Julia Calzadilla, quien ha dedicado su vida a escribir y traducir libros para niños y jóvenes de Cuba y del mundo.

 Con respecto a este premio y a su labor como traductora y escritora de literatura infantil, Julia Calzadilla conversó con nuestro espacio.

El premio Memorial Astrid Lindgren (Astrid Lindgren Memorial Award), que concede el gobierno de Suecia desde el año 2003, es otorgado de forma anual a un autor de literatura infantil y juvenil, a un ilustrador o a un promotor de la lectura, de cualquier país del mundo. ¿Cómo llega este premio a su vida?

A mí me propone la Asociación Cubana de Traductores e Intérpretes, de la cual soy fundadora. Para mí este premio es el reconocimiento de una labor callada, constante y tenaz, realizada muchas veces sin los recursos necesarios y hasta indispensables: luz eléctrica, computadora, papel, acceso a Internet, para nombrar solo algunas de las dificultades enfrentadas en los momentos duros del llamado “Periodo Especial”, e incluso después.

¿En qué medida la traducción complementa la escritura para niños?

Tanto escribir como traducir tienen una base común: la comunicación con el prójimo. Siempre quise escribir. Yo leía los libros e inmediatamente quería escribir el libro que había acabado de leer. Todavía me pasa. Y opté por escribir para los muchachos porque merecen tanto respeto como cualquiera de nosotros. Y me molestaba siendo niña que me dijeran “los niños hablan cuando las gallinas hacen pipi”, para decirlo de una manera eufemística. Yo siempre he pensado que los niños tienen cosas que decir y que aportar. He combatido siempre la subestimación generalizada hacia la infancia.

Como autora de libros para niños y jóvenes, las obras que he traducido en este género literario han representado un disfrute muy especial, y ello me ha ocurrido al verter al español ese texto original, ya sea en inglés, en portugués o en italiano. Por supuesto, cuando me he enfrentado a un juego de palabras, a un trabalenguas, he tenido que apelar a mi propia técnica como escritora y buscar en español una equivalencia correspondiente tratando de mantener la intención lúdica del texto.

¿Qué elementos debe conocer un traductor para traducir libros de literatura infantil?

Para traducir cualquier texto se debe conocer la lengua de llegada y la lengua de partida, la obra de quien está traduciendo, lo más posible sobre su vida. No basta con aprender idiomas, hay que tener cultura. Una cultura general. Si traduces libros para niños experimentas unas cosas, y si traduces para adultos, otras. Por eso yo no tengo preferencias, aunque casi toda mi obra es los niños.

Uno tiene mucha responsabilidad en la traducción, porque no se trata de transmitir lo que nosotros, como autores, queremos decir, sino hacer llegar a los lectores lo que dijo otro autor, su mensaje… Y este mensaje tiene que llegar con la misma exactitud, no con literalidad, pero sí con el mismo nivel de lengua y con la misma alma con que fue escrito en su idioma original.

Ha traducido a grandes escritores de la literatura infantil, como son Lygia Bojunga Nunes, Bianca Pitzorno… ¿qué tuvo en cuenta antes de enfrentarse a traducir sus textos?

José Martí escribió: “La traducción ha de ser natural, para que parezca como si el libro hubiese sido escrito en la lengua a que lo traduces, que en eso se conocen las buenas traducciones”. Cicerón hablaba de respetar a las palabras, respetar las oraciones y su forma, así como todas las figuras literarias. El respeto a las palabras incluye el conocimiento de la cultura a la que pertenece el idioma que se traduce, así como el de la propia vida y obra del autor que va a traducirse.

Sé que su labor para los niños es incansable. ¿Qué nueva sorpresa le prepara Julia Calzadilla a la infancia?

Estoy preparando un libro, un ensayo sobre todos los duendes, gnomos y enanos en la literatura infantil hasta hoy. Es un libro muy ambicioso. Lo va a publicar la Editorial Gente Nueva. Habla de duendes que existían desde la remota China, la Antigua Grecia. Todos los grandes imperios, las grandes culturas de la humanidad, han tenido duendes o alguna otra figura mágica. La Editorial Gente Nueva lo tiene en el plan editorial del 2015.

Usted tiene una treintena de libros publicados, ha recibido innumerables premios, entre ellos el segundo más famoso del mundo de la literatura infantil (el primero es el Hans Christian Andersen). ¿Cuál es en su opinión la clave de su éxito?

Ser un ser humano de buenos sentimientos, y no hacer daño a nada vivo.

10 comentarios

  1. Mariam Dieguez y Raul

    Gracias por este artículo. se le da muy poca promoción a los planes que hay para niños en cuanto a traducción. exitos a julia calzadilla, que siga asi.

  2. Alfonso de la Rosa

    Muy interesante. Esperemos que pronto lleguen esos Gnomos y duendes y toda la peña de la fantasía aquí a España. Un saludos desde Madrid.

  3. Jonay Ramirez Perez

    Felicidades por el premio bien merecido. Un amigo de las islas Canarias que estuvo en cuba me regalo un ejemplar suyo. Lo conservo con mucho cariño. Me ha alegrado mucho leer esta entrevista. Un abrazo desde Canarias.

  4. Orlando Martinez

    Maravillosa entrevista, aunque este lejos nunca pierdo de vista a mi querida cultura. Un niño no debe de ser herido nunca, para que al crecer lo haga pleno y libre, sin huella de maltrato. ” los niños hablan cuando las gallinas mean” Esa frase me la dijeron mucho cuando pequeño; y recuerdo cuanta vergüenza sentía siendo un niño de 5 o 6 años. Saludos y espero leer pronto entrevistas tan interesantes como esta.

  5. Annia

    si… recuerdo esa frase y no me gustaba escucharla. por suerte hay personas como esta escritora, traductora y promotora cultural, y sitios como este, donde se habla de ella

  6. Idalia Gimenez

    mis respetos a esos escritores que a pasar de las limitaciones, se crecen ante las dificultades para escribirle a los niños, es algo maravillozo, escribir y darle el valor tan
    grande que tienen esos pequeños, que como bien dice :Julia Calzadilla, antiguamente nos
    decian ” los niños hablan cuando las gallinas hacen pi” y como eso nunca sucede, quiere decir
    que no deben hablar nunca, y ustedes en sus escrituras demustran que hay que oir a los niños, pues auque no lo crean, mucho nos pueden enseñar

  7. Pamela

    Muy buen artículo. Nos abre la puerta a una gran escritora cuya trayectoria ha sido consistente.las preguntas me parecen muy acertadas debido a que llevan una línea precisa sobre el tema.

  8. emiliocf

    Felicidades a Julia Calzadilla. Gran idea la de estimular a profesionales destacados de la traducción literaria. Es una actividad sumamente complicada y con frecuencia menospreciada.

  9. ss

    Verdad que suelen haber traducciones a las que se les ve la “costura” del idioma de origen. Nada más hay que ver subtítulos de cualquier película. Pero también hay giros poco menos que intraducibles. Loable faena la de traductores como la Calzadilla.

  10. Yane

    Me apasiona el tema de los duendes y gnomos. A esperar el libro.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.