Retrospectiva de Wifredo Lam

Este 8 de diciembre el más universal de los artistas de la plástica cubana, cuya variada herencia multicultural se aprecia en lienzos como La Jungla, estará cumpliendo 113 años.

El Centro Pompidou de París exhibe, por primera vez, hasta el 5 de febrero de 2016, la mayor retrospectiva que se ha hecho de Lam desde su muerte, a principios de la década de los ochenta, comisariada por Catherine David, directora adjunta del Centre Pompidou, que luego será mostrada en el Museo Reina Sofía de Madrid y en la Tate Modern de Londres.

El corpus artístico del artista cubano Wifredo Lam (Sagua la Grande, 1902-París, 1982), reconocido y presente a partir de los años 1940 en las colecciones privadas y museísticas a nivel internacional, se ha convertido de unos pocos años en nuevo foco de interés y estudio, generando con ello distintas exposiciones retrospectivas que centran su interés en recoger aspectos nuevos o menos conocidos de su innovadora e irrepetible obra.

Tras una reciente retrospectiva itinerante en los Estados Unidos, por el McMullen Museum de la Universidad de Boston y el High Museum of Art en Atlanta, se ha organizado una nueva retrospectiva itinerante, aún mayor, que se podrá ver en tres de los principales museos europeos.

El recorrido por casi trescientas obras entre pinturas, dibujos, grabados, cerámicas, así como archivos, documentos y fotografías incluye desde sus primeras obras —cuando vivió en España de 1923 a 1938, un periodo poco representado en los estudios sobre Lam, donde los temas de esos años son clásicos, retratos por encargo, paisajes y naturalezas muertas— hasta las piezas de Gris, Miró y Picasso, a quienes Lam descubre en Madrid en marzo de 1929, al mismo tiempo que las imágenes de los cuadros de Gauguin, de los expresionistas alemanes y de Matisse, todo ello sin hablar de obras postcubistas como La Jungla, 1943, expuesta en la segunda muestra dedicada a Lam por la Pierre Matisse Gallery de Nueva York en junio de 1944, y más tarde, comprada por James Johnson Sweeney para el MoMA de Nueva York.

Coincidentemente, se exhibe en el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam de La Habana otra interesante exposición de artista cubano, con piezas pertenecientes a la colección del Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana, que establecen un diálogo con las de otro de los ilustres creadores del surrealismo, el francés André Masón, con quien coincidió en un largo viaje de Francia a Martinica, y entabló una cordial relación en una corta estancia en esa isla caribeña.

La muestra “Masson-Lam: diálogos imaginarios” presenta piezas que corresponden a las disciplinas de la impresión gráfica tanto litografías, aguafuertes y punta seca, entre otras, y cuenta con el comisariado del cubano José Manuel Noceda, miembro del equipo curatorial del Instituto Wifredo Lam de La Habana, y de Gilbert Brownstone, ex-galerista, coleccionista y filántropo estadounidense, que preside la Fundación Bronwstone.

Por otro lado, recientemente, se acaba de clausurar la muestra “Wifredo Lam: O espírito da criação”, en el Museu Oscar Niemeyer-MON, de Curitiba (Brasil), curada por el cubano Roberto Cobas Amate, especialista de la obra del artista. La colección exhibida consta de 80 obras, entre pinturas y grabados, inéditas en Brasil, pertenecientes a los fondos del Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana.

Nuevos proyectos sobre la obra de este afamado autor se avizoran: el Museo Kreeger, en Washington, también prepara una exposición retrospectiva sobre la obra de Lam para el 2016, comisariada por Elizabeth T. Goizueta, especialista del McMullen Museum, en Boston.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.