Los latinoamericanos investigan actualmente sobre el tema Juventud

Desde el Rio Grande hasta la Patagonia – incluyendo el área caribeña- los temas investigativos, referidos a la juventud que vive en la América Nuestra, cada día atraen más a los estudiosos de temáticas actuales –no siempre abordadas adecuadamente– tanto a investigadores experimentados como a jóvenes que se inician en estas lides.

Son numerosos los investigadores  que se dedican  en América Latina  al análisis de los problemas que enfrenta la juventud en sus respectivos países, a la génesis de los mismos, así como sus posibles soluciones. Muchos de estos especialistas –sociólogos, psicólogos, historiadores- son jóvenes que se destacan por su talento y laboriosidad. En su mayoría, se han enfrentado a estas tareas recién egresados de sus respectivas facultades universitarias, entregándose a las mismas  con el apasionamiento propio de los “años mozos”, en que todo parece posible y ningún obstáculo es capaz de detenerles.

Desde el Rio Grande hasta la Patagonia – incluyendo el área caribeña- los temas investigativos, referidos a la juventud que vive en la América Nuestra, cada día atraen más a los estudiosos de temáticas actuales –no siempre abordadas adecuadamente– tanto a investigadores experimentados como a jóvenes que se inician  en estas lides.

Libros y revistas especializadas se presentan en la red de librerías existentes en los países hispanoamericanos,  que ponen al día  a los lectores sobre la importante temática antes mencionada. Sin embargo, más  que estos escritos y artículos que circulan en las páginas web, son los encuentros  entre especialistas –congresos, conferencias internacionales, talleres…- los que esencialmente contribuyen al intercambio de ideas, al debate abierto entre expertos, así como a medir lo que aún falta por resolver en este terreno a cada uno de los países del área.

Cuba, a través del  Centro de Estudios sobre la Juventud -que cuenta ya con más de 30 años de fructífera existencia- ha logrado experiencias y también reconocimiento a su sostenida labor en esta dirección, dentro y fuera de las fronteras cubanas. Los libros publicados por la mencionada institución científica así como su revista Estudio –muestra tangible de su sostenido quehacer investigativo- han permitido que se difundan, en nuestros predios académicos, resultados científicos de especialistas chilenos, argentinos, mexicanos y  de otros países latinoamericanos, interesados en el mundo juvenil contemporáneo, en las políticas de juventud y en otros problemas relacionados con el comportamiento de los jóvenes, así como sus perspectivas de trabajo dentro de un mundo globalizado.

El evento celebrado a mediados de 2013 en el Palacio de las Convenciones de La Habana -organizado  por la Institución anteriormente mencionada- contó con una presencia cubana numerosa, integrada por investigadores jóvenes, procedentes de casi todas las provincias del país, y por supuesto,  de las Instituciones más representativas en el ámbito docente-investigativo de la Isla.  A través de los simposios se evidenció, una vez más, el interés nacional por estos debatidos y polémicos temas, que hoy tienen prioridad en importantes foros internacionales.

Los delegados de Colombia se interesaron, particularmente, en el contexto de las políticas juveniles, destacándose el trabajo presentado por Laura Moreno y Nidia M. Cabezas, basado en una experiencia efectiva de garantía de derechos, donde se implicaban niños y adolescentes en los planes de desarrollo local. Por su parte, la delegada Diana M. Lozano, de la Universidad Pontificia Valle del Cauca, supo defender, con sólidas fundamentaciones, un tema que resultó polémico: la construcción de políticas públicas de juventud desde un enfoque de investigación y acción corporativa. Asimismo, la delegación colombiana dijo presente en el simposio relativo a las “experiencias de transformación e intervención social”,  así como en el de “formación de valores y sus retos”. En la última de estas de estas presentaciones, Tomás Sánchez Amaya –de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas-  argumentaba la posibilidad  de usar propuestas musicales de diversa índole, como instrumento pedagógico capaz de coadyuvar a la integralidad de los seres humanos e ir al rescate de las tradiciones de los pueblos de América Hispana. Asimismo, Sánchez supo destacar en su discurso, que la ” música popular podía ayudar en buena medida, a configurar un talante reflexivo, crítico, axiológico, político, ético y estético de los sujetos.

La participación de este delegado favoreció múltiples intervenciones y las reflexiones estuvieron encaminadas a subrayar el importante rol que puede jugar la música popular de un país en la formación de valores en niños y jóvenes –siempre que esta labor esté debidamente orientada respaldada por políticas adecuadas–, encaminadas a evitar que se mixtifique la auténtica música popular que es la que, en primera y última instancia, identifica a cada pueblo.

México es otra de las naciones  que estuvo marcadamente representada  en el evento que se analiza. Tanto Evangelina Tapia como Lidia Sánchez,  pertenecientes a la Universidad de Aguas Calientes –una de las más sobresalientes del país azteca-,  centraron su atención en la marcada tendencia  de algunos jóvenes a ser tolerantes con la corrupción que a diario les rodea y que muchas veces es aceptada por la propia familia a la que pertenecen. El trabajo revelaba las frecuentes conductas observadas en el ámbito estudiantil -copiar, hacer regalos a los profesores con vistas a mejorar sus calificaciones, etc.- y en la vida social de estos jóvenes estudiantes –ofrecer dinero para agilizar un trámite o evitar multas de tráfico-, situaciones que son impropias y están relacionadas con la corrupción.

Argentina y Brasil también participaron activamente en este evento.  Varias universidades brasileñas aceptaron la invitación. La Universidad Federal de Minas Gerais estuvo representada por Juárez Tarcisio Dayrell, quien sometió a la consideración de los delegados presentes en el Congreso, un trabajo directamente vinculado  con las nuevas tecnologías de la información y su influencia en el quehacer diario de los jóvenes brasileños. La actualidad de la  esta temática generó múltiples inquietudes. Las reflexiones contribuyeron a que se comprendiesen las analogías y diferencias que existen entre unos y otros países, en cuanto a la aplicación de las referidas tecnologías, así como hasta qué grado influyen en los jóvenes latinoamericanos, entre los que, lógicamente, incluimos a los nacidos en Cuba.

Argentina levantó su voz con el aplomo y dominio discursivo que siempre ha caracterizado  a esos jóvenes que han visto la luz en el cono sur. Olga Niremberg, del Centro de Apoyo al Desarrollo Social Argentino, tuvo una destacada participación en la Mesa Redonda celebrada dentro del Simposio relativo a los Escenarios de Participación de la Juventud, donde se estableció un dialogo político-social muy interesante, que tomaba en cuenta  contextos locales bien diferentes: los de Europa y América Latina.

En el caso de Cuba, tema que dejaré pendiente para un análisis más detallado, también están presentes muchas de las problemáticas de los jóvenes  de otros países latinoamericanos y caribeños. Cuba es una sociedad que reconoce un envejecimiento acelerado y desproporcional y por tanto los temas relacionados con la juventud son prioridad en la política del estado cubano. Por otro lado, el análisis de las variantes de acceso a la tecnología digital, también es un punto importante para comprender cómo se relacionan los jóvenes cubanos desde su propio país y con el mundo, así como las propuestas y formas de consumo cultural, incluidas manifestaciones artísticas específicas como la música  y su “fenómeno reguetón”, tendencia musical  que impera en el gusto de niños y adolescentes en Cuba. Particularmente, el simposio “La formación de valores y sus retos” presentó estudios de casos en distintos espacios de La Habana, que resultaron polémicos y novedosos, pero aún quedó mucho por reflexionar sobre este tema que también tiene gran incidencia en la juventud de la Cuba de hoy.

Tomando en consideración el exitoso balance del referido Congreso y la experiencia acumulada en este tipo de eventos académicos, ya se dan pasos firmes para garantizar un nuevo encuentro de investigadores sobre el mundo juvenil que nos rodea. Ese mundo que tanto precisa del estudio y acertada reflexión de todos cuantos miran con interés, hacia un futuro mejor, que sí es posible. Confío en que nuevamente la América Nuestra, tan querida por José Martí, Simón Bolívar -y por todos los próceres latinoamericanos-  dirá presente en ese útil intercambio científico promovido por el Centro de Estudios de la Juventud, con sede en La Habana.  Un centro científico integrado  por jóvenes talentosos, que siempre se han caracterizado por seguir los pasos de los forjadores de la nación cubana.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.