A la caza de hortalizas y de la productividad

Resoluciones de tres ministerios flexibilizan aún más, a partir del octubre, el comercio directo de productores agrícolas independientes con las empresas e instalaciones del turismo.

Los agricultores cubanos no han respondido de la manera esperada a la posibilidad de vender directamente sus producciones a las instalaciones turísticas, legalizada en diciembre de 2011.

Las autoridades cubanas anunciaron medidas para continuar destrabando las ventas directas de los productores agrícolas a entidades turísticas. Las partes vinculadas con ese nicho mercantil, incluidos los propios organismos gubernamentales, habían expresado insatisfacción con su evolución, desde que recibió luz verde hace casi dos años. Ante la contrariedad, el gobierno decidió abrir más la puerta a partir del próximo mes de octubre.

El primer paso lo dio en diciembre de 2011, fecha en que autorizó dichos negocios entre agricultores y la industria del ocio, sin intermediación de otras empresas. La medida tenía como objetivo favorecer el abastecimiento de frutas, verduras y otros alimentos frescos, muchas veces importados, a pesar de ser factible su cosecha en los campos cubanos.

Sin embargo, los campesinos no se acercaron a los hoteles con el entusiasmo esperado, según reconocieron funcionarios de varios organismos. “Las ventas ejecutadas son inferiores a las potencialidades existentes. Al mismo tiempo, las instalaciones del sector turístico demandan la incorporación de otros productos”, declaró al periódico Granma Roberto Pérez Pérez, jefe del grupo agroindustrial de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo de los Lineamientos de la Política Económica y Social.

Al cierre del 2012, un año después de entrar en vigor las resoluciones que legalizaron las ventas directas de campesinos a la industria del ocio, se habían firmado solo 396 contratos entre 236 instalaciones turísticas (124 hoteleras y 112 extrahoteleras) y 199 formas productivas del agro, la mayoría (151) cooperativas de crédito y servicios (CCS), informó a la prensa el director de Comercialización del Ministerio de Agricultura (MINAGRI), José Puente Nápoles.

Frutas Selectas y otras empresas estatales de acopio siguen dominando ese mercado.
Los agricultores vendieron menos hortalizas y otros productos que lo previsto: aunque algunos medios de prensa declaran un incremento del 8 por ciento en el abasto agrícola nacional al sector turístico, las cifras reportadas no satisfacen: más de 12 millones y medio de pesos (CUP) vendidos directamente por los productores al Ministerio de Turismo (MINTUR), la cadena hotelera Gaviota, el Grupo Palco y Habaguanex.

Puente Nápoles cita incumplimientos y afectaciones entre agosto y diciembre del 2012. El país acudió a las importaciones, por no disponer en cantidad suficiente de remolacha, zanahoria y cebolla en el segundo semestre. Igual ocurrió con el limón hasta el mes de mayo. “Son productos que pueden desarrollarse perfectamente en el país, teniendo en cuenta la disponibilidad de tecnología, abundantes tierras y técnicos para lograrlo”, dijo a Granma.

Los campesinos se quejan, entretanto, por los enredos burocráticos que se derivan del sistema de contrataciones y otras limitaciones. Pero la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) admitió que no aprovechaba al máximo la nueva oportunidad. En los primeros ocho meses, solo 45 cooperativas mantenían un nexo comercial estable con los nuevos clientes del turismo.El gobierno ha adoptado nuevas medidas para facilitar el contacto comercial directo entre productores independientes y la industria del ocio, a fin de reducir importaciones y abaratar el suministro de hortalizas, frutas y otros alimentos fresco

La mala presentación de los productos, la demora o indefinición de plazos de entregas, dificultades con el transporte, carencia de cajas y otros envases y la lejanía de muchos centros obstaculizan el vínculo directo, según reconocen ambas partes. El empleo por las cooperativas de viejos camiones sin cubierta para el traslado de su oferta, muchas veces de una provincia a otra, pone a productos como las hortalizas de hojas bajo el castigo del viento y del sol. Por consiguiente, pierden los estándares de calidad exigidos por el restaurante de un hotel.

Entidades del turismo, como el emblemático hotel Habana Libre, agradecen la posibilidad de un acercamiento más fluido con las fuentes de alimentos frescos. Pero “tuvimos que insistir mucho en el tema calidad y presentación de los productos”, dijo el jefe de compras de ese hotel, Ramón Ramos Ballester. Aún así, aprecia “el considerable ahorro de divisas”. El empleo de productos nacionales, “nos ha permitido hacer pedidos variados, sin grandes cantidades, lo que asegura frutas, viandas y hortalizas más frescas, y eso es calidad en la atención al turista”.

Ante las evidentes ventajas y las también reconocidas lagunas de esa fórmula de abastecimiento, tres organismos gubernamentales (MINAGRI, MINTUR y Ministerio de Finanzas y Precios) recién publicaron en la Gaceta Oficial Extraordinaria no. 24 un grupo de resoluciones para permitir a los agricultores pequeños, incluidos los que trabajan tierras recibidas en usufructo, vender productos directamente a una entidad turística, alternativa a la que tenían acceso antes solo a través de una cooperativa de crédito y servicios.

La lista de productos autorizados en 2011 también crece, al añadirse flores y arreglos florales, plantas ornamentales, especias y condimentos secos, huevos de gallina y codorniz y servicios de jardinería.

Para garantizar el vínculo directo entre entidades turísticas y los agricultores pequeños, de acuerdo con lo legislado por el Banco Central de Cuba, estos podrán abrir cuentas corrientes en pesos cubanos (CUP) en los bancos comerciales. Aunque con cautela, las autoridades se han propuesto normalizar cada vez más las relaciones mercantiles entre empresas, estatales o no, y el emergente sector privado. Andan a la caza de hortalizas y frutas cubanas y de las claves para abonar una mayor productividad. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.