Asoman dos poderosos ministerios

En las actividades gubernamentales de cierre del año figuran reajustes ministeriales y una nueva estructura biotecnológica y farmacéutica.

Archivo IPS Cuba

Con la nueva agrupación biotecnológica y farmacéutica, el gobierno cubano intenta darle estabilidad y fortaleza a una industria que adquiere intensa fuerza en el país

Nuevos ministros y ministerios asomaron públicamente antes de concluir 2012. Primero, en la reunión del Consejo de Ministros que anticipó resultados económicos del año, y luego, en la sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular que amplió y discutió la marcha de la economía y de las transformaciones emprendidas en Cuba.

Alfredo López Valdés, hasta fecha previa ministro de la poderosa Industria Básica (MINBAS), asumió oficialmente en noviembre el puesto de titular del Ministerio de Energía y Minas, creado por el Decreto-ley 301 del Consejo de Estado en el presente año. El nuevo organismo hereda áreas claves de la economía. Atenderá las uniones o grupos empresariales Cubapetróleo (CUPET), Eléctrica (UNE), del Níquel (Cubaníquel) y Geominero-Salinero (Geominsal).

A la par, Salvador Pardo Cruz dejó las riendas del Ministerio de la Industria Sideromecánica, extinguido como organismo central, y las tomó al frente del Ministerio de Industrias, fundado antes mediante el Decreto-ley 299. Bajo esta cartera se agrupan, además del sector siderúrgico y la industria mecánica, la industria ligera, que estaba bajo un ministerio, también suprimido ahora, y la industria química, que funcionaba antes a la sombra del MINBAS.

Las reestructuraciones no solo apuntan a reducir organismos gubernamentales y concentrar rectoría sobre áreas claves de la economía y propiciar un mayor respeto a la ley y las reglas de la institucionalidad. De acuerdo con una de las notas oficiales de ocasión, los cambios también se proponen “separar las funciones estatales de las empresariales” y dotar al país de “una estructura gubernamental más racional”.

En la cuerda de las transformaciones estructurales, a fines de igual mes el Consejo de Ministros anunció la creación de una institución que aglutina, y se propone reordenar, a un sector de creciente relevancia en la economía cubana: el Grupo de las Industrias Biotecnológica y Farmacéuticas, BioCubaFarma.

El gobierno designó al frente de dicha agrupación a un veterano del llamado Polo Científico del Oeste de la capital, Carlos Gutiérrez Calzado, hasta ahora director del Centro de Investigación Científicas (CENIC).

Las autoridades confirmaron en esta oportunidad su esperanza en uno de los principios recogidos en los Lineamientos de la Política Económica y Social aprobados por el pasado Congreso del Partido Comunista: “Consolidar la Industria Farmacéutica y Biotecnológica como una de las actividades de mayor capacidad exportadora de la economía e incorporar nuevos productos al mercado nacional para sustituir importaciones”.

Los medicamentos biotecnológicos y genéricos y los equipos médicos se han introducido en la lista de bienes más exportados de Cuba, junto a productos tradicionales o materias primas, como el níquel, el tabaco y el azúcar crudo.

Con los cambios más recientes, las autoridades remataron un año de intensa actividad en el reordenamiento de las estructuras gubernamentales, incluidos movimientos de dirigentes de numerosos ministerios y los experimentos iniciados en las provincias occidentales de Artemisa y Mayabeque, para innovar y hacer más eficiente el funcionamiento de los gobiernos y asambleas locales (2012).

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.