Cuba ratifica apuesta a empresa estatal

Comenzarán próximamente experimentos para expandir las cooperativas y darle más autonomía a las empresas estatales.

Jorge Luis Baños - IPS

El ministro de Economía y Planificación, Adel Yzquierdo, informó a los diputados resultados más bien discretos de la economía cubana

Las autoridades de Cuba acordaron dar en los próximos meses pasos que implicarían una aceleración de las transformaciones del modelo económico nacional. Ante el parlamento, el presidente del país, Raúl Castro, comentó el lunes 23 la introducción de cooperativas en la actividad no agropecuaria y experimentos para cambiar reglas del juego en el sector empresarial estatal, entre otras medidas analizadas previamente por los diputados.

En la clausura de una sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular que también aprobó una nueva ley tributaria y conoció de los resultados de la economía en el primer semestre, el mandatario cubano afirmó que el proceso de cambios ha entrado “en una fase cualitativamente superior”.

Castro aludía a la aprobación de una Proyección Estratégica para implementar en el período 2012-2015 los Lineamientos de la Política Económica, definidos por el VI Congreso del Partido Comunista en abril de 2011.

La proyección, presentada poco antes a los parlamentarios por el vicepresidente del gobierno Marino Murillo, jefe de la comisión que capitanea la aplicación de dichos lineamientos, propone dar luz verde antes de que termine el año a varias de las medidas más esperadas por la población cubana.

Uno de esos pasos es la expansión de las cooperativas, presentes hasta ahora solo en el sector agropecuario de la economía. En el último trimestre del 2012, el gobierno planea iniciar el experimento con 222 entidades del comercio y de otras actividades económicas no agrarias. Mediante el arrendamiento, entrega en usufructo u otras fórmulas, los futuros cooperativistas recibirán un patrimonio que seguirá siendo de propiedad estatal. De esta manera, quedaría establecida una diferenciación entre la gestión, que sería de tipo cooperativo, y propiedad, que seguiría siendo estatal.

Las autoridades informaron que estudian actualmente una ley general que establezca las bases para el fortalecimiento de las cooperativas tanto en el sector agropecuario como en las áreas económicas donde aún no existe.

Con este movimiento, la economía cubana avanza hacia uno de los objetivos planteados en la “actualización del modelo económico”: la descentralización.

Raúl Castro reconoció ante los diputados, que el Estado busca “desentenderse de la administración de un conjunto de producciones y servicios de carácter secundario, para concentrarse en el perfeccionamiento de la gestión de los medios fundamentales de producción”, que seguirán, dijo, como propiedad del Estado.

Aunque hasta ahora los cambios han propiciado una expansión más fuerte del sector privado –los trabajadores por cuenta propia suman ya cerca de 400.000-, Marino Murillo confirmó poco antes que “lo más importante de nuestra economía va a ser siempre la empresa estatal socialista”. Sin renunciar a ese principio, anunció el inicio a partir del primero de enero de 2013 de experimentos en las empresas estatales, en busca de una nueva manera de planificación y gestión empresarial que les garantice más autonomía económica y financiera a esas entidades.

Como parte del procedimiento de informar periódicamente a los diputados sobre la marcha de los cambios, Marino Murillo analizó ampliamente los pasos dados y las proyecciones hasta 2015. Raúl Castro, en persona, mencionó ajustes para flexibilizar la entrega de tierras en usufructo, a fin de ampliar la producción de alimentos.

En relación con una de las teclas más sensibles dentro del país, el presidente cubano anticipó que “también se han estudiado los principios fundamentales de la nueva política monetaria, todo lo cual sienta las bases para ejecutar las transformaciones más sustanciales del sistema económico de la nación”.

Durante las sesiones del parlamento, las autoridades reiteraron el concepto de gradualidad en los cambios propuestos al modelo económico a partir del debate popular y aprobación de los Lineamientos Económicos. Pero el presidente advirtió, una vez más, su voluntad personal de “no permitir que decisiones trascendentales para el futuro de la nación se conviertan una vez más en letra muerta”.

Previamente, el ministro de Economía y Planificación, Adel Yzquierdo, informó a los diputados resultados más bien discretos de la economía cubana. El producto interno bruto (PIB) creció un 2,1 por ciento en el primer semestre. Superó en dos décimas al crecimiento de los primeros seis meses del año 2011, pero quedó por debajo del 3,4 por ciento planificado por el gobierno como cierre del PIB en el 2012.

Sin embargo, Raúl manifestó que “comenzamos a apreciar los primeros síntomas positivos”, aunque alertó que “es muy largo y laborioso el camino a recorrer”. En un llamado inusual, el mandatario cubano pidió a sus compatriotas que “dejemos de pensar solo en la supervivencia y pasemos a proyectar con racionalidad, profundidad y optimismo las principales líneas del desarrollo sostenible de la economía”. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.