¿Despega la economía cubana?

Aunque en el primer semestre de 2015 se reiteran dificultades en actividades claves como el transporte, daños por la sequía e importaciones mayores, por primera vez en varios años el PIB ha crecido en la proporción planificada por el gobierno.

Las fallas del transporte de carga y el almacenamiento afectaron en el primer semestre la actividad de inversiones y gastos mayores en dos millones de dólares por estadía de buques y contenedores.

Foto: Archivo IPS-Cuba

La economía cubana se anotó como punto principal en el primer semestre un crecimiento en torno a la cifra prevista por el gobierno para el 2015. Después de varios años consecutivos con resultados inferiores a los planificados, el producto interno bruto (PIB) avanzó más de un 4 por ciento al cierre de junio, según el informe presentado por el ministro de Economía y Planificación, Marino Murillo, ante una reunión del Consejo de Ministros. En su opinión, el país está en condiciones para terminar bien el año, “pero tenemos que seguir trabajando duro”.

Las mejores noticias llegaron desde la industria manufacturera, la construcción, el comercio y la agroindustria azucarera. Aunque el parte reconoce crecimientos en todos los sectores de la economía en comparación con similar etapa del año anterior, el ministro achacó incumplimientos a las actividades del transporte, almacenamiento y comunicaciones.

Las menciones positivas del informe confirman el buen paso con que concluyó días atrás la zafra azucarera 2014-2015: creció un 18 por ciento. Aunque quedó cuatro dígitos por debajo de lo planificado, es el avance más sólido y la mayor producción de azúcar de los últimos 11 años. Llegó a 1,9 millones de toneladas, según cálculos comentados por el economista José Luis Rodríguez durante el Taller Nacional Desafíos de la Economía Cubana, celebrado en La Habana, a inicios de mes.

Demoras en el abastecimiento de piezas de repuesto y otros suministros lastraron las producciones de esta industria y le impidieron llegar a dos millones de toneladas. Similar conflicto asomó en otros sectores. Las inversiones han tropezado persistentemente desde años anteriores por la entrada tardía de recursos.

Ante el Consejo de Ministros Murillo anticipó que el programa inversionista del actual año podría incumplirse en un 7,7 por ciento al concluir diciembre. Prácticamente se pierden los primeros meses esperando el arribo de recursos al país. Como en otros años, la ejecución de inversiones se concentraría en el segundo semestre. De reiterarse esa tendencia, entonces podría ocurrir de nuevo que el avance del PIB sea mayor en los meses finales del 2015. Pero también podrían aumentar gastos no previstos inicialmente.

El ministro de Economía y Planificación, Marino Murillo, dijo que el PIB creció en el primer semestre más de un 4 por ciento, con avances en todas las áreas de la economía.

El ministro de Economía y Planificación, Marino Murillo, dijo que el PIB creció en el primer semestre más de un 4 por ciento, con avances en todas las áreas de la economía.

En la reunión, el ministro de economía volvió a mencionar limitaciones financieras externas. Cuba se ha visto obligada a realizar gastos extras para enfrentar la ausencia o inestabilidad de varios productos en el mercado interno en divisas, incluidos alimentos. Por producciones inferiores a las planificadas, el país destinará adicionalmente 40 millones de dólares para importar mercancías y solucionar el déficit interno de surtidos como queso, pollo, embutidos, picadillos y salchichas.

A las tensiones por fallas e incumplimientos en actividades básicas como el transporte de cargas, se unen contingencias medioambientales como la sequía. “Los embalses almacenaban al cierre de mayo 3.363 millones de metros cúbicos (37 por ciento de su capacidad), que representan 1.347 millones de metros cúbicos menos que en igual período del año pasado”, dijo el ministro de Economía. Llamó a ahorrar el agua no solo en los territorios más dañados, como Santiago de Cuba (34 por ciento), Guantánamo (36 por ciento) y Pinar del Río (55 por ciento).

Otros indicadores vinculados con el empleo se mantienen estables. El salario medio crece por incrementos fundamentalmente en el sector de la Salud en el segundo semestre del 2014, pero Murillo señaló una correlación favorable entre productividad y salario medio en el sistema empresarial, y pronosticó utilidades mayores a las planificadas cuando cierre el actual año.

El gobierno espera concluir 2015 con un déficit fiscal de 4,2 por ciento del PIB, inferior al de 6,2 por ciento que se había propuesto en la Ley del Presupuesto.

De cumplirse las previsiones más recientes, 2015 pudiera enviar las primeras señales de estabilidad que necesita la economía para iniciar el despegue después de años de franca desaceleración. (2015).

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.