Gobierno cubano regula precios de mercados agropecuarios

Nuevas medidas para mejorar la capacidad de compra del consumidor en una de las áreas más tensas del comercio en Cuba: la compra de alimentos frescos en los mercados.

El gobierno centralizó los precios máximos de un grupo de rubros en los mercados agropecuarios.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Para ampliar las acciones destinadas a beneficiar al consumidor, el gobierno cubano anunció a inicios de esta semana un grupo de medidas para regular los precios de productos agrícolas. Con las resoluciones 157 y 162 del actual año, el Ministerio de Finanzas y Precios (MFP) puso en vigor a partir del 3 de mayo límites máximos en los precios minoristas de más de veinte alimentos cultivados por los productores agropecuarios del país, entre otras normas.

De acuerdo con la nota oficial del Ministerio, la decisión da “continuidad al conjunto de medidas encaminadas, entre otros propósitos, a aumentar de manera gradual la capacidad de compra del peso cubano”. Alude a las rebajas de precios de venta en las cadenas de tiendas que fueron implementadas unas dos semanas antes.

Las nuevas disposiciones del MFP regulan los precios minoristas y las tarifas mayoristas “para incrementar el acopio de productos agropecuarios de alta demanda y su comercialización a la población”. Intenta dar respuesta a uno de los conflictos que más ha inquietado a los consumidores, que se enfrentan desde el año pasado a un alza de precios en los mercados agropecuarios combinada con la inestabilidad de la oferta o la contracción de la oferta.

La Resolución 157, publicada en la Gaceta Oficial establece precios máximos para los productos de primera calidad y les aplica un descuento del 20 por ciento a los de segunda calidad y una rebaja del 40 por ciento a los de tercera. Considera también las etapas del año de mayor y menor oferta en cada caso.

“Los precios tienen en consideración las épocas de cada cultivo”, explica la nota oficial en alusión a los meses en que los rendimientos son superiores, aumenta la oferta y habitualmente bajan los precios, y el momento en que disminuyen los rendimientos, la presencia en los mercados y consecuentemente tienden a subir los precios.

En la lista de alimentos regulados, el gobierno incluyó tubérculos, plátanos, hortalizas y frutas.

La norma alcanza a entidades estatales y no estatales que operan en mercados que nacieron años atrás bajo el sistema de precios topados y otras regulaciones que abandonaron con el tiempo. Pero exceptúa a los llamados mercados de Oferta y Demanda y los espacios comerciales arrendados en La Habana por trabajadores por cuenta propia.

En el caso de los productos que no tienen fijados precios de acopio por el MFP, ese organismo orienta con la Resolución 162 una “tasa de margen comercial máxima del cuarenta por ciento sobre los precios de adquisición”, que incluye los gastos y ganancias de la comercialización mayorista y minorista, desde el campo hasta su venta a la población.

Las resoluciones recientes del Ministerio de Finanzas y Precios también regulan los precios de la comercialización mayorista de productos agrícolas.

Las resoluciones recientes del Ministerio de Finanzas y Precios también regulan los precios de la comercialización mayorista de productos agrícolas.

La Resolución 157 también aprueba precios máximos de compra o de acopio de los productos agrícolas contratados a los campesinos por entidades estatales acopiadoras y los precios máximos de venta de esas entidades a la Empresa Provincial de Mercados Agropecuarios de La Habana, entre otras operaciones habituales en el comercio mayorista. Estas disposiciones responden a insatisfacciones y críticas de la población al encarecimiento de los productos del agro achacados a los intermediarios mayoristas.

Las regulaciones tienen en cuenta otras operaciones comunes del comercio mayorista entre provincias y deja la puerta abierta para la fijación de precios por acuerdo entre las partes, empresas estatales comercializadoras y productores agrícolas, para los rubros sin precios de acopio centralizados, entre otras variantes.

En cualquier caso, alerta contra “la solicitud de subsidios por la diferencia entre los precios acordados y los de venta minoristas”.

“Los precios minoristas de los productos agrícolas no pueden requerir subsidios del Presupuesto del Estado, ni provocar pérdidas a las empresas comercializadoras”, dictamina la Resolución 157, aunque reitera la existencia de un Fondo de Desarrollo, para facilitar el acceso de los productores agropecuarios a créditos bancarios.

Estas medidas eran esperadas en Cuba desde que motivaron en la sesión de la Asamblea Nacional de Poder Popular, en diciembre pasado, un debate en que intervinieron las autoridades cubanas, diputados y productores agrícolas. El Presidente Raúl Castro declaró en esa oportunidad sobre la necesidad de tomar medidas aunque fuesen como alivio momentáneo. La posición oficial cubana es que la solución definitiva de los precios llegará cuando se solucionen problemas como la dualidad monetaria y cambiaria y aumente la producción y abastecimiento de los mercados agropecuarios. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.