La mesa cubana continúa en espera

El congreso de la asociación nacional de productores privados y cooperativos alertó sobre limitaciones que arrastra la producción de alimentos en Cuba y juzgó medidas anunciadas por el gobierno.

El Congreso de la ANAP reconoció que las medidas implementadas para fortalecer al sector agropecuario no han provocado todavía un alza sustancial ni en la producción ni en los precios de los alimentos.

El Congreso de la ANAP reconoció que las medidas implementadas para fortalecer al sector agropecuario no han provocado todavía un alza sustancial ni en la producción ni en los precios de los alimentos.

Foto: Tomado de periódico Escambray

Los altos precios dominantes en el mercado agropecuario persisten entre las deudas pendientes de solución por el proceso de transformaciones que tiene lugar en Cuba. El dilema emergió, como era de esperar, en el XI Congreso de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), celebrado a mediados de mayo en La Habana. Para acelerar la producción de alimentos y moderar los precios, representantes del gobierno anunciaron la entrada en vigor de nuevas medidas, mientras los productores expresaron dudas sobre el efecto que podrían tener, según reportó la prensa local.

Ante unos 700 delegados y 150 invitados, el ministro de Agricultura, Gustavo Rodríguez Rollero, reflexionó acerca de las dificultades que continúan lastrando al sistema agropecuario, pese al paquete de 17 medidas adoptadas desde finales de 2013 para mejorar las regulaciones y el entorno de trabajo de las cooperativas, estructura fundamental en la producción de alimentos.

Rodríguez Rollero comentó, sin embargo, que los pasos emprendidos de 2014 a 2016 para perfeccionar el trabajo del sector agropecuario y forestal serán los más profundos y avanzados desde que triunfó la Revolución Cubana en 1959. El próximo año se deben generalizar y consolidar siete políticas ya aprobadas (), que abarcan desde el citado reglamento para fortalecer las formas cooperativas, la venta de insumos y equipamiento a los productores agropecuarios, la comercialización agraria, la entrega de tierras en usufructo y las ventas directas de los productores al sector turístico.

Para resolver uno de los problemas que más incomoda y frena a los campesinos, el Ministerio de Finanzas y Precios implementará un crédito de 1.080 millones de pesos para saldar deudas atrasadas en el pago de empresas de acopio a los productores.

El ministro de la Agricultura, Gustavo Rodríguez, presentó nuevas medidas para fortalecer al sistema de cooperativas, que constituyen la estructura principal en la producción agropecuaria.

El ministro de la Agricultura, Gustavo Rodríguez, presentó nuevas medidas para fortalecer al sistema de cooperativas, que constituyen la estructura principal en la producción agropecuaria.

En otro momento, el ministro de Economía y vicepresidente del Consejo de Ministros, Marino Murillo, reconoció la misión esencial de la agricultura para el desarrollo económico del país. Por la estrechez de sus producciones, Cuba se ve obligada a importar cada año alimentos por valor de unos 2.000 millones de dólares, pese a ser renglones que pueden producirse en tierras nacionales, como el arroz, la leche y la carne de pollo. De acuerdo con Murillo, Cuba podría reducir a la mitad las importaciones anuales de alimentos.

El titular de Economía informó que el primero de junio entrarán en vigor nuevos precios para la venta de insumos agrarios a los agricultores y ganaderos y para la comprarle sus producciones. Esta medida, favorecería los precios de acopio del arroz, la papa, el tomate, huevos de gallina, carne de res y cerdo, café, cacao y leche, mientras el frijol, otro alimento básico en la dieta cubana, se mantendría en su actual precio.

Algunos delegados del Congreso de la ANAP expresaron preocupación ante la política encaminada a estandarizar los precios de insumos y del acopio. Ángel Chaviano, presidente de la Cooperativa de Crédito y Servicios (CCS) 17 de Mayo, de la provincia central de Villa Clara, opinó que la solución no está en seguir subiendo el precio de compra, sino en una distribución oportuna de los recursos, que muchas veces llegan demasiado tarde para los cultivos.

Varias voces manifestaron temor de que esos ajustes de precios al productor provoquen una inflación en la oferta de alimentos. “Hoy los salarios del pueblo son los mismos y siguen aumentando los precios de las producciones”, advirtió Chaviano, según el periódico Granma.

Murillo, en cambio, estimó que la nueva política de precios garantiza el 30 por ciento de utilidades para los productores, con lo cual debe evitarse la inflación en la red minorista.

Mejor ánimo ha despertado entre los productores privados y cooperativos la decisión gubernamental, ratificada en el Congreso de la ANAP, de ampliar gastos para importar maquinaria, sistemas de riego y otro equipamiento. Esta medida podría resolver los fuertes déficit de los rendimientos y la productividad, uno de los problemas que más golpea a las producciones agropecuarias desde hace décadas (2015).

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.