Para tentar al capital extranjero en Cuba

Con nuevas normas legales a partir de septiembre, las autoridades se proponen limar trabas burocráticas en la negociación de proyectos foráneos.

Con las nuevas normas legales, Cuba aspira a agilizar la negociación y presentación de solicitudes de inversión foráneo.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

El gobierno cubano confía en que el ajuste legislativo aprobado a inicios de agosto acelere la entrada de inversiones extranjeras al país, aunque admite que no resolvería el problema que considera mayor para atraerlas: el bloqueo económico de Estados Unidos.

De manera frecuente y en los escenarios nacionales de mayor relieve político, las máximas autoridades han denunciando en los últimos tiempos los obstáculos burocráticos y de otro tipo, internos, que frenan la entrada del soñado capital.

La ha hecho el actual mandatario Miguel Díaz-Canel en reiterada y pública cadena de reuniones ministeriales y provinciales en los últimos tres meses, en línea con críticas que hizo el primer secretario del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro, en las principales citas de esa organización y del parlamento en la última década.

Para demostrar que van de las palabras a los hechos, publicaronel 2 de agosto

en la Gaceta Oficial Extraordinaria No. 38, cuatro nuevas normas legales que buscan abrir mejor la puerta a recursos externos que hoy consideran fundamentales para el desarrollo del país.

El Decreto 347 del Consejo de Ministros y un trío de resoluciones –dos del Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex) y otra del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS)-, modifican disposiciones complementarias a la Ley 118 de Inversión Extranjera, de 2014.

Pocos sectores económicos cubanos han conseguido una presencia tan fuerte como el turismo.

Foto: Excelencias Cuba

Varios medios de prensa, cubanos y de otros países, alabaron el paso, aunque la Directora General de Inversión Extranjera del Mincex, Déborah Rivas, declaró al periódico Granma que “las normas no constituyen, per se, la solución a problemas objetivos que limitan hoy el avance de las inversiones con capital foráneo, como el bloqueo económico que siembra la incertidumbre en el empresariado extranjero”.

El propio diario, sin embargo, identificó esta medida como respuesta frente al “ritmo lento de los procesos de presentación y evaluación de los negocios con capital extranjero”, el cual declaró “cuestionado con mayor o menor intensidad, a todos los niveles”.

Las nuevas normas, que entrarán en vigor el 1ro de septiembre, eliminan la exigencia previa de un estudio de factibilidad terminado, paso de gran complejidad técnica que demoraba la negociación, la aprobación y la entrada del capital. Deja esa condición, vinculada con la ingeniería básica del proyecto, para un momento posterior de la inversión. Anticipadamente solo pide un estudio de prefactibilidad.

También desecha como demanda previa la inclusión de un estudio de impacto ambiental y la compatibilización con los intereses de la defensa.

El expediente que se entrega al Mincex no establece ya ese requisito. Toma en cuenta que se exigen en otra fase del proceso por dos organismos competentes integrantes de la Comisión Evaluadora de Negocios: Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y Ministerio de las Fuerzas Armadas.

Mientras la Resolución 206 del Mincexreordena el funcionamiento de dicha Comisión, la Resolución 207propone bases metodológicas que intentan una orientación más práctica a los inversionistas cuando confeccionen el expediente para tentar la oportunidad de la inversión en Cuba.

Como novedad, tales basesexigenla definición previa de los aportes iniciales que los socios realizarán al capital social de la empresa mixta o asociación, así como las fechas en que ejecutarán el desembolso de los mismos. Según Déborah Rivas, este cronograma de entregas garantizará el rápido inicio del proceso inversionista.

¿Lograrán estas medidas un flujo más ágil en las negociaciones y en la entrada de capitales? ¿Crecerá el volumen del mismo? ¿Alcanzará Cuba la cifra de 2.500 millones de dólares a que aspira anualmente por ese concepto? Apenas rondabaunos 600 millones de dólaresejecutados en 2017. De lograrlo, daría respuesta a unaquejahabitual de los inversionistas y demostraría también cuál es el peso real de las trabas internas frente a nubarrones externos que, en buena ley, parecen aumentar incluso en el comercio internacional. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.