Receta cubana para ensaladas

Casi cien millones de dólares, se propone invertir Cuba en la agricultura orgánica e intensiva de hortalizas y otros alimentos frescos, para reducir la dependencia de importaciones.

La alternativa de los organopónicos vuelve a cobrar vigor en los planes cubanos de desarrollo.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Con la programación de inversiones a mediano plazo en la agricultura urbana y suburbana, Cuba confirmó en abril que mantiene la producción de alimentos entre sus objetivos estratégicos de desarrollo. Mediante la expansión del sistema de pequeños espacios de agricultura orgánica e intensiva, el país busca respuesta a conflictos económicos y sociales que golpean tanto a la actividad agropecuaria como al comercio exterior y la demanda interna.

El país se propone invertir más de 96 millones de dólares, el grueso proveniente de proyectos internacionales, para ampliar las áreas dedicadas al cultivo de hortalizas, frutas, condimentos y otros alimentos. El 80 por ciento lo financiarán proyectos internacionales y un 20 por ciento corre a cuenta de un crédito estatal.

La información la ofreció el secretario ejecutivo del Programa Nacional de Agricultura Urbana en el país, Nelson Campanioni, en el III Congreso Internacional de Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar, que sesionó en La Habana con participación de más de 40 instituciones de 15 países.

Con ese financiamiento, Cuba ampliará las capacidades de riego, la producción de semillas y de abonos orgánicos, además de fomentar el manejo agroecológico y el uso de energía renovable, agregó Campanioni.

El Ministerio de Agricultura tiene el propósito de reimpulsar este año el programa de organopónicos, iniciado hace tres décadas, para expandir sus áreas hasta disponer de una hectárea por cada mil habitantes. La nación antillana dedica en la actualidad 8.578 hectáreas a organopónicos, huertos intensivos e instalaciones de cultivos semiprotegidos, y aspira a completar las 10.000 hectáreas con esos fines en los próximos dos años, de acuerdo con información ofrecida por el ministro de esa actividad, Gustavo Rodríguez, hace un mes.

Campanioni informó que este programa se ha propuesto cosechar en 2019 un millón 200 mil toneladas de hortalizas, frutas y condimentos en esas 10.000 hectáreas.

El acercamiento de los puntos de producción a las ciudades debe beneficiar el suministro también a los mercados mercadosagropecuarios.

Al ampliar esta alternativa de producción agrícola en ciudades y zonas aledañas, el programa responde a una de las mayores debilidades de la actividad agropecuaria en Cuba desde hace años: la reducción de fuerza de trabajo en territorios rurales por migración hacia las ciudades. Acerca, además, estas producciones a los núcleos poblacionales donde se concentra la demanda de los consumidores.

De acuerdo con reportes recientes, ese programa aportó 326.000 toneladas de hortalizas, frutas y condimentos frescos en el primer trimestre. En 2016, cosechó más de un millón de toneladas.

Para fortalecer la producción nacional de simiente de alta calidad, una debilidad de la agricultura cubana, que obliga a gastos elevados por importación, en 2016 el programa incorporó 48 cámaras de frío de conservación de semillas a las 26 existentes en el 2015. Este año, las autoridades planifican instalar otras 75 cámaras, además de especializar un grupo de organopónicos en su producción, dijo Campanioni.

Alina Beltrán Castillo, directora de desarrollo del Grupo Empresarial Agrícola, explicó que este subprograma, en que participan más de 170 fincas de semillas hortícolas, permitirá importantes ahorros al país por sustitución de importaciones. En estos momentos, dijo, el país produce ya el 70 por ciento de la simiente de lechuga, el 80 por ciento de la de acelga china y el 40 por ciento de la de rábano.

Cuba gasta anualmente más de 2.000 millones de dólares para comprar en el exterior alrededor del 80 por ciento de los alimentos que consume y, según reportes del Ministerio de la Agricultura, casi dos tercios de esos víveres se podrían producir en Cuba. (2017).

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.