Contra la amenaza de estancamiento

Tras alcanzar el más bajo incremento del PIB de los últimos seis años, el gobierno se propone impulsar un crecimiento de la economía superior a un 4 por ciento en 2015.

Las esperanzas de un crecimiento más sólido de la economía en 2015, el gobierno las deposita sobre la reanimación de la actividad de inversiones.

La economía cubana se sacude el polvo de un trienio en franca desaceleración y se propone recuperar un ritmo de crecimiento más sólido, mediante la inyección de una fuerte actividad inversionista, entre otros factores.

El vicepresidente del gobierno y ministro de Economía, Marino Murillo, informó esta semana ante el resto de los ministros y altos ejecutivos del país, que “para el 2015 se proyecta un incremento del PIB (producto interno bruto) ligeramente superior al 4 por ciento, con lo cual se revierten las moderadas tasas anteriores”. En el año en vías de conclusión, la economía cerraría con un ascenso de 1,3 por ciento, una décima menos que la previsión anunciada al concluir el primer semestre, cuando quedó prácticamente estancada ¬-un 0,6 por ciento. El dato anual, sin embargo, quedó casi un punto porcentual por debajo del plan anunciado hace un año.

El avance del PIB en 2014 es el más bajo de los últimos seis años, período en que ese indicador redondeó un promedio de crecimiento de 2,3 por ciento.

El reporte oficial de la reciente reunión del Consejo de Ministros no presentó causas del declive anual, pero a mediados años las autoridades habían informado acerca de decrecimientos notorios en la industria manufacturera, ingresos externos menores a los previstos, condiciones climáticas adversas e “insuficiencias internas que continúa enfrentando nuestra economía”. Incumplió en particular la actividad inversionista, por la tradicional entrega tardía de obras, el déficit de fuerza de trabajo, su baja productividad, la incultura en materia de contrataciones y la incapacidad para ejecutar con eficiencia financiamientos externos.

Sin embargo, una de las áreas donde el gobierno proyecta ahora reacciones más fuertes es justamente en las inversiones. Murillo informó planes de alcanzar un monto de 7.159 millones de pesos en esa actividad, superior en 1.595 millones al estimado de ejecución del 2014. “Las inversiones productivas alcanzan un 57,1 por ciento y las de infraestructura 17,7 por ciento”, dijo el ministro de Economía en referencia a los planes.El próximo año el gobierno volverá a gastar más de 2.000 millones de dólares en importación de alimentos, pese a mayores cosechas de arroz, frijol y maíz.

Aunque el informe no alude a inversiones foráneas y acuerdos gubernamentales con otros países, un antecedente importante para las expectativas del 2015 en este campo es la aprobación a inicios de este año de un nueva Ley de Inversión Extranjera. A la norma legal se suman la activa gestión emprendida por la Zona Especial de Desarrollo del Mariel para atraer capital externo y la adopción por el gobierno de una política que otorga mayor importancia a la participación de firmas extranjeras para el desarrollo nacional.

El plan también prevé una reanimación de la industria manufacturera, mientras se propone “mantener los servicios sociales básicos en niveles similares a los últimos años”. Otros sectores de los cuales espera un dinamismo más sólido en 2015 son la construcción, el comercio, la actividad forestal, la agricultura y la ganadería.

Las cosechas mayores que pronostica en los cultivos de arroz, frijol y maíz, básicos en la dieta cubana, contribuirían a reducir las compras de esos alimentos en el mercado internacional. Pero, en contraste, el gobierno planifica mayores importaciones de harina y frijol de soya, trigo y papa para semilla. Como balance, prevé gastar el próximo año 2.194 millones de dólares para adquirir alimentos en mercados externos, lo que representa 137 millones de dólares más que en el 2014.

medicos-cub h DB00837En la política laboral, siempre sensible y sometida a importantes transformaciones desde hace unos años, el ministro de Economía informó que 2014 concluyó con un 2 por ciento de ocupación por encima de lo planificado, fundamentalmente por la expansión del sector no estatal. Similar rumbo mantendría el próximo año con un 2,6 por ciento de reducción del empleo estatal y un crecimiento de 7,4 por ciento en la ocupación no estatal, a cuenta del desarrollo de nuevas formas de gestión en la gastronomía y los servicios.

Entretanto, el salario medio creció un 9,1 por ciento, tendencia que el funcionario achacó a los aumentos salariales aplicados en los sectores de Salud y Deportes, así como en la inversión extranjera durante el último trimestre del año. El gobierno no divulgó pronósticos en materia de sueldos, pero dejó abierta una puerta y numerosas interrogantes por la adopción a mediados del 2014 de una norma, la Resolución 17 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, para implementar con mayor flexibilidad el pago por resultados en el ámbito empresarial.

La reunión de los ministros también evaluó el comportamiento del Presupuesto del Estado en el 2014 y la propuesta para el próximo año que presentará en próximos días ante la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Los diputados también tendrán oportunidad de analizar la marcha del proceso de transformaciones económicas. Al anticipar el tema ante el ejecutivo, Murillo ratificó que “la tarea más importante del período ha sido la preparación de condiciones para la eliminación de la dualidad monetaria”, uno de las medidas que más expectativas y hasta inquietud genera hoy entre la población cubana.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.