Crece el autoempleo en Cuba

El trabajo por cuenta propia continúa en expansión, pero datos recientes dejan entrever una incorporación menos entusiasta de la población.

Jorge Luis Baños - IPS

La gastronomía pasó este año al primer lugar entre las actividades con mayor cantidad de trabajadores por cuenta propia.

El sector privado continúa en expansión en Cuba aunque muestra ya ciertas variaciones en las tendencias y hasta algún síntoma de desaceleración, al menos en relación con las expectativas oficiales.

Al cierre del mes de mayo, 387.275 personas se ganaban la vida como trabajadores por cuenta propia, según un reporte reciente del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social divulgado por el diario Granma.

La cifra sobrepasa ampliamente a los 157.371 que estaban registrados en octubre del 2010, momento en que el gobierno cubano decidió ampliar y flexibilizar esa opción de empleo.

A lo largo del año pasado, se duplicó el número de quienes apostaron por el autoempleo. No fueron pocos los entusiastas que se sumaron de inmediato, apenas el gobierno anunció la expansión. Desde el relanzamiento de esa alternativa laboral hasta abril del 2011, el Estado otorgó 221.839 nuevas licencias. Diciembre concluyó finalmente con un total de 362.355 cuentapropistas, una cifra muy superior a la más alta de años atrás.

Sin embargo, en el avance asoman cambios. El transporte de cargas y de pasajeros cedió el lugar máximo que ocupaba hasta el cierre del 2011, entre las 181 actividades autorizadas. Transcurridos los primeros cinco meses del actual año, subieron al trono los trabajadores contratados, con el 16 por ciento de las licencias entregadas.

En una contracción significativa, los transportistas disminuyeron de 56.000l a 40.000, mientras los contratados por otros trabajadores por cuenta propia aumentaron en 20.000. También mostró un fuerte crecimiento la gastronomía –elaboración y venta de alimentos-, a la cual se sumaron casi 5.000 personas, según el parte del Ministerio de Trabajo. A esas tres les siguen entre las actividades con mayor demanda de licencias, por orden, la venta ambulatoria de productos agrícolas, el arriendo de viviendas, la producción y venta de artículos para el hogar y los mensajeros.

La distribución por provincias no muestra variación: La Habana, Matanzas, Villa Clara, Holguín y Santiago de Cuba agrupan al 65 por ciento de las personas que han optado por esta forma de empleo.

El horizonte deja ver algunas brumas o señales de cambio en otra dirección.

De acuerdo con el informe del Ministerio de Trabajo, el número de cuentapropistas aumentó en 24.920 en los primeros cinco meses del actual año. De mantener ese ritmo, menos de 5.000 por mes, el país quedará muy por debajo de los 500.000 trabajadores por cuenta propia con que las autoridades han previsto terminar este año. Incluso, en mayo solo se sumaron 1.500 personas.

Dicha tendencia amenaza las esperanzas, ya enredadas, de que el autoempleo se convierta en alternativa o refugio para los miles de trabajadores estatales cuyas plazas el gobierno se propone cerrar este año.

Al presentar en diciembre ante el Parlamento el Plan del actual año, el ministro de Economía, Adel Yzquierdo, anunció “una disminución de 170.000 empleados en entidades estatales y el aumento de 240.000 en otras formas no estatales”. La diferencia entre ambas cifras deja un incremento de la ocupación de 70.000. Pero tal expectativa quedaría contra la pared, si se confirma la pérdida del impulso inicial del cuentapropismo.

Otro detalle significativo es que la mayoría de las personas que se han lanzado a esas aguas no proviene de puestos estatales a juzgar por el informe estadístico oficial. El 68 por ciento de quienes recibieron luz verde para el autoempleo manifestó que no tenía vínculo laboral anterior, mientras el 15 por ciento eran jubilados. Solo el 17 por ciento eran trabajadores estatales que buscaban una forma de pluriempleo para mejorar sus ingresos (2012).

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.