Crecimiento discreto de la economía cubana

El PIB creció un 3,1 por ciento en Cuba en el 2012, por debajo del 3,4 por ciento que había planificado el gobierno.

Jorge Luis Baños - IPS

Los problemas de la actividad constructiva siguen lastrando el desempeño económico cubano

Por tercer año consecutivo, la economía cubana creció a menor ritmo que el programado pero aún así consiguió una discreta aceleración en relación con el corte anual precedente. El producto interno bruto (PIB) avanzó un 3,1 por ciento en el 2012, tres décimas menos que lo planificado, sobre todo por debilidades -también reiteradas- en la actividad de la construcción.

En reciente reunión ampliada del Consejo de Ministros, el titular cubano de Economía y Planificación, Adel Yzquierdo, lamentó los incumplimientos del plan en el sector de la construcción, que dejó de producir varios cientos de millones de pesos.

El ministro informó que los servicios sociales (Educación, Salud Pública, Asistencia Social, Cultura y Deporte) se mantienen en niveles similares a los del 2011 y dijo que, sin contar la actividad constructiva, “el resto de la economía crecerá en un 4,5 por ciento, lo cual es coherente con la política de incrementar la producción material y garantizar los niveles de servicios sociales con una mayor eficiencia”.

Los problemas del sector de la construcción lastran los resultados generales desde años anteriores. En el 2011 la economía nacional avanzó un 2,7 por ciento contra un 3 por ciento planificado a inicios de año. En esa oportunidad una de las caídas más sensible vino por la labor de construcción y montaje para inversiones, que incumplió el plan en un 12 por ciento.

El saldo del PIB en el actual año finalmente quedó más cerca del 3 por ciento que en junio le había pronosticado a Cuba la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). También está más próximo al 3,2 por ciento previsto por ese organismo para la región en 2012.

Días antes de someter al Parlamento el plan nacional de la economía y el presupuesto del Estado para el 2013, el gobierno informó que planea un crecimiento del 3,7 ciento del PIB ese año. Dicha expansión está en frecuencia con el moderado ritmo de aceleración iniciado en la economía cubana después de la conmoción causada en 2008 y 2009 por los huracanes y la crisis económica mundial. Sin embargo, se mantiene por debajo del 4 por ciento pronosticado por la CEPAL a América Latina y el Caribe para el 2013.

Producto Interno Bruto de Cuba

Otro de los anuncios de mayor repercusión en la citada reunión gubernamental corrió a cargo de Marino Murillo, jefe de la comisión encargada con la implementación de los Lineamientos de la Política Económica, aprobados por el VI Congreso del Partido. Entre las acciones previstas para el 2013, mencionó la reestructuración inicial del mercado mayorista, a fin de garantizar mayores aseguramientos para el país con participación de personas jurídicas y naturales.

Este último detalle empezaría a dar respuesta a un reclamo del sector privado cubano –microempresas, trabajadores por cuenta propia y campesinos independientes-. De acuerdo con la explicación de Murillo reportada por el periódico Granma, “a las empresas importadoras seleccionadas se les asignará una capacidad financiera para respaldar en el mercado la presencia de productos ampliamente solicitados”.

Murillo reiteró un principio de la actualización del modelo económico cubano que apunta a que los productores vendan a precios de oferta y demanda sus producciones y servicios excedentes luego de cumplir los compromisos previstos dentro del Plan.

Al evaluar transformaciones emprendidas en el segundo semestre de este año, el también vicepresidente del Consejo de Ministros reconoció que se habían visto obligados a rectificar insuficiencias surgidas en el proceso.

Una vez más, el Presidente cubano Raúl Castro reclamó a los reunidos planificar mejor. “Cada vez que hablemos de incumplimientos en los planes, hay que saber también los millones de dólares que por esa razón habrá que erogar de más”, dijo en alusión directa a bajas en las producciones agropecuarias. El mandatario informó que el próximo año Cuba elevará los gastos en importación de alimentos hasta 2.000 millones de dólares, unos 300 millones por encima del 2012.

A su vez, la ministra de Finanzas y Precios, Lina Pedraza, anunció que espera en el 2013 un aumento de los ingresos fiscales, por la vía de impuestos incluidos en la Ley Tributaria que entra en vigor a partir de enero próximo. A la par, informó que se ha presupuestado un incremento en los gastos por concepto de subsidios a familias de bajos ingresos que realizan acciones constructivas en sus viviendas. Esto último constituye una extensión de medidas implementadas este año (2012).

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.