Nacionales de Cuba invaden los hoteles

Turistas del patio adquieren cada vez mayor importancia para la industria del ocio, a juzgar por informes que registran casi millón y medio de vacacionistas cubanos en 2012.

Jorge Luis Baños-IPS/jlbimagenes@yahoo.es

En los meses de verano, cuando decae la recepción de turistas canadienses y europeos, el incremento tradicional de vacacionistas cubanos ofrece un oportuno alivio a la industria del ocio.

Los cubanos y cubanas están ocupando espacios que han dejado vacíos los visitantes extranjeros en hoteles del país. Mientras algunos mercados emisores externos, sobre todo de Europa, se contraen, el número de turistas nacionales muestra tendencia a crecer. La Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) reportó recientemente un aumento de 11,9 por ciento en el total de turistas cubanos, hasta casi un millón y medio, en 2012.

De acuerdo con el informe, 1.477.422 habitantes del país se alojaron el año pasado en hoteles, bases de campismo y en otras instalaciones de la industria del ocio en la Mayor de las Antillas. Esa cifra supera en más de 156.000 el registro de un año antes y equivale aproximadamente a la mitad de los turistas extranjeros que visitaron Cuba en el 2012: 2,8 millones.
La cantidad de visitantes foráneos creció un 4,5 por ciento en 2012, pero algunos mercados emisores europeos, como España, mostraron una marcada tendencia al decrecimiento. La baja de turistas extranjeros se ha extendido al primer bimestre del año actual, según indican otros reportes de la propia ONEI.
Los ingresos aportados por los huéspedes nativos en 2012 también crecieron pero con moderación: un 2 por ciento de forma general, hasta casi 418 millones de pesos y un 5,5 por ciento para los ingresos en divisas: 124 millones de pesos convertibles o CUC (1 CUC=1 dólar), monto muy inferior al aportado por los visitantes extranjeros (más de mil 800 millones, según la ONEI).
El turismo interno ha mostrado una expansión saludable y oportuna desde que el gobierno suprimió en 2008 la prohibición para que los residentes en la Isla se alojaran en hoteles. Esa medida fue adoptada en los momentos más crudos de la crisis económica de los años 90, conocida como Período Especial, y tenía como objetivo reservar para los visitantes extranjeros la limitada capacidad hotelera del país de entonces, cuando la industria turística era, además, el principal y casi único soporte de la economía cubana.El turismo ecológico, como el de playa, se encuentra entre las opciones más demandadas por los vacacionistas cubanos
De acuerdo con los datos de la ONEI, entre las alternativas más demandadas hoy por los cubanos se encuentran el turismo ecológico (incluye el campismo, más barato) y el de playa, aunque la hotelería de ciudad es la que mayores ingresos aporta.
La tradición insular de ir a las playas en los meses de verano (boreal) le viene de perillas a la industria del ocio. Los vacacionistas del patio cubren la baja habitual de visitantes de Canadá (primer mercado emisor hacia Cuba) y de los europeos, que sobreviene después de la Semana Santa y se acentúa en los meses más tórridos, julio y agosto.
El subdelegado del Ministerio de Turismo en la provincia de Matanzas, donde se encuentra la playa más famosa de Cuba, Varadero -con 1,3 millones de visitantes por año-, informó en 2012 que Canadá es el principal mercado de ese polo, con un 45 por ciento de los turistas, en tanto nacionales de Cuba ocupan el segundo lugar, con el 12 por ciento.
Entre los territorios turísticos que marchan a la cabeza por los montos en CUC a cuenta de los vacacionistas insulares se encuentran, por orden, según la ONEI, Varadero, la ciudad de Santiago de Cuba, Playas del Este (complejo hotelero al oriente de La Habana), la ciudad de Camagüey, la playa de Santa Lucía (Camagüey), Guardalavaca (Holguín), Viñales y la cayería norte de Pinar del Río y la playa de Baconao (Santiago de Cuba). (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.