Búsqueda de petróleo concluye sin éxito

Tras hurgar el lecho submarino de Cuba, la plataforma de exploración Scarabeo 9 se retira sin encontrar hidrocarburos.

Jorge Luis Baños - IPS

Cuba suspende, al menos por ahora, la búsqueda de petróleo en aguas profundas.

Con el mismo escueto estilo de las notas oficiales anteriores, Cubapetróleo (CUPET) anunció a fines de octubre la culminación de actividades de la plataforma de exploración petrolera Scarabeo 9, en un bloque controlado por la compañía Petróleos de Venezuela (PDVSA), en la Zona Económica Exclusiva de Cuba en el Golfo de México. Era el tercer fracaso sucesivo de esa instalación de búsqueda; y su último intento en esos mares, al menos por el momento.

Dos semanas después, el 13 de noviembre, el Ministerio de la Industria Básica (MINBAS) confirmó –brevemente también- el fin de labores de la costosa Scarabeo en el área: “saldrá próximamente de Cuba”, comunicó. Lo hizo el 15 de noviembre.

La plataforma semisumergible, fabricada en China y Singapur por 750 millones de dólares, arribó a los mares al noroeste de la Isla de Cuba a inicios del actual año, para hurgar el lecho submarino en aguas profundas.

Alquilada por 500.000 dólares diarios, emprendió primero la perforación del pozo denominado Jagüey 1X, a cargo de las compañías Repsol, de España, Statoil, de Noruega y ONGC, de la India. Esa primera experiencia concluyó sin éxito en junio después de alcanzar 4.548 metros desde el nivel medio del mar, en una región en que el lecho marino se encontraba a 1.778 metros de profundidad.

CUPET dijo que “su falta de resultados de ninguna forma anula las perspectivas de esta zona, que abarca un área de 112.000 kilómetros cuadrados en el Golfo de México (…), con alta potencialidad para el descubrimiento de nuevas reservas de hidrocarburos, de acuerdo con los estudios geológicos realizados”.

Desde allí, la Scarabeo 9 se movió hacia otros bloques de la zona para perforar sucesivamente el pozo Catoche 1X, operado por las empresas PC Gulf, de Malasia, y Gazpromneft, de Rusia, y el pozo Cabo de San Antonio 1X, a cargo de PDVSA. Tampoco encontró petróleo con posibilidades de explotación comercial.

Sobre el Catoche 1X, CUPET manifestó que “el complejo de registros geofísicos del pozo demuestra la existencia de un sistema petrolero activo, que pudiera extenderse a otras zonas de los cuatro bloques contratados por PC Gulf y Gazpromneft, e incluso más allá de sus límites”. Pero la señal hallada en esta oportunidad, a 4.666 metros de profundidad, y bajo una lámina de agua de 2.158 metros, “no se puede calificar como un descubrimiento comercial”, admitió la empresa cubana.

A juzgar por el comunicado, las compañías malaya y rusa no se retiran aún y continuarán investigando otros bloques contratados en Cuba.

La tercera nota, en cambio, resultó mucho más parca. Informó la conclusión del pozo el 26 de octubre pasado, sin brindar detalles técnicos o la profundidad del pozo Cabo de San Antonio 1X. Comunicó, sin embargo, “la decisión de PDVSA de continuar su participación en la campaña exploratoria en aguas cubanas.”

En aguas del Golfo de México, Cuba dispone de una Zona Económica Exclusiva dividida en 59 bloques, de los cuales 22 están contratados para la búsqueda de hidrocarburos por varias petroleras extranjeras.

Las estimaciones geológicas sobre reservas de petróleo del área oscilan entre 20.000 millones de barriles, por los cubanos, y 5.000 o 9.000 millones, por el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Debido a las reglas del bloqueo económico estadounidense a Cuba, a la isla antillana se le dificulta la exploración: solo puede emplear plataformas como la Scarabeo 9, que tengan menos de un 10 por ciento de componentes de EEUU. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.