Consigue Cuba su mayor reestructuración de deuda

La Duma rusa ratificó el acuerdo para condonarle a Cuba el 90 por ciento de la voluminosa deuda arrastrada desde los tiempos de la Unión Soviética.

La Habana y Moscú dieron un importante paso hacia el acercamiento económico y político, tras ratificar la Duma la condonación del 90 por ciento de la deuda cubana con Rusia.

La Duma rusa ratificó finalmente la condonación casi completa de la vieja deuda de Cuba con el gigante euroasiático. La decisión no podía ser más oportuna. La Cámara Baja de la Federación Rusa adoptó el acuerdo el viernes 4 de julio, exactamente una semana antes de la visita del Presidente de aquel país, Vladimir Putin, a la mayor de las Antillas, primera parada en un recorrido por Latinoamérica que lo llevará a una reunión del Grupo BRICS en Brasil, el 16 de julio.

Los pasos más recientes amplían maniobras iniciadas por La Habana y Moscú para rescatar o relanzar los nexos comerciales que alguna vez cultivaron como aliados políticos.

La primera noticia sobre el pacto financiero corrió en diciembre del 2013, con el reporte de un acuerdo firmado poco antes por ambos gobiernos para condonar el 90 por ciento de una deuda arrastrada desde los tiempos de la Unión Soviética. Las bases se sellaron en octubre del año pasado, a puertas cerradas, durante una reunión en la capital rusa de la Comisión Intergubernamental para la cooperación económico-comercial y científico-técnica.

Las informaciones divulgadas en diciembre ubicaban en 32.000 millones de dólares el monto total de las viejas obligaciones financieras. Pero los informes actuales acerca de la decisión del legislativo ruso estiman la deuda total en 35.200 millones de dólares y en torno a 32.000 millones la cantidad perdonada.

La Habana, por tanto, solo tendrá que pagar 3.520 millones de dólares, el 10 por ciento. Y contará con un plazo de 10 años para hacerlo mediante pagos semestrales iguales, de acuerdo con el documento aprobado por la Duma. El primer reembolso se efectuaría en octubre del 2014 y el último sería en abril del 2024.

La condonación casi total de la deuda con Rusia es la operación de mayor volumen de dinero implicado entre una serie de maniobras similares emprendidas por Cuba con acreedores de varias banderas. En un intento por poner orden en sus finanzas externas, en los últimos años también ha negociado la reestructuración de obligaciones con otros países. En 2010, pactó con China el reajuste de pagos de un débito de casi 6.000 millones de dólares, y dos años después logró la condonación del 80 por ciento de la deuda con Japón (unos 1.400 millones de dólares). En noviembre del 2013, México le perdonó a Cuba el 70 por ciento de una deuda de 500 millones de dólares contraída hace 15 años.La actividad petrolera y energética también se ha colocado entre las prioridades de los negocios de Rusia con Cuba.

El acuerdo financiero con Rusia incorpora otras oportunidades y alternativas que amplían los beneficios para Cuba y evidencian el alcance del entendimiento entre ambos países. Moscú prometió reinvertir esos pagos en la nación caribeña, según anunció el ministro de Relaciones Exteriores Serguei Lavrov durante su visita a La Habana en el pasado mes de abril. El canciller ruso dijo que su gobierno había decidido invertir en la economía cubana la décima parte de la deuda contraída por Cuba con la otrora Unión Soviética.

Después de la desaparición de la URSS en 1991, la Federación Rusa se convirtió en el acreedor legal de la deuda de Cuba.

Para conducir esta operación financiera, el Vneshekonombank (Banco de Actividad Económica Extranjera) abrió una cuenta especial en el Banco Nacional de Cuba, donde ingresarán los pagos de La Habana a Moscú, para financiar luego proyectos de inversión de empresas rusas en este país antillano.

Uno de los objetivos que ha atraído la atención de empresarios de Rusia es la Zona Especial de Desarrollo Mariel, enclave considerado por el gobierno de Raúl Castro como su mayor operación inversionista en las últimas décadas.

El reacercamiento económico ruso-cubano ha cobrado impulso en el último par de años. La firma a fines de mayo pasado de importantes acuerdos entre Cuba Petróleo (Cupet) y dos grandes corporaciones petroleras de Rusia, Rosneft y Zarubezhneft, amplió los nexos bilaterales en el terreno energético, uno de los ejes principales de la alianza de Cuba con la desaparecida Unión Soviética.

Sin embargo, el intercambio bilateral de mercancías se mantiene, sin despegar, en torno a 300 millones de dólares anualmente (292 millones en 2011, según el Anuario de Estadísticas de Cuba). Ese monto coloca a Rusia en el lugar 12 entre los socios externos de Cuba, muy distantes de los primeros lugares, Venezuela y China.

Las muestras de acercamiento trascienden el terreno económico y tiene alcances visibles ya en la arena política. Mientras Lavrov tachó en abril como “absolutamente inadmisible” el bloqueo económico estadounidense a la nación caribeña, el gobierno cubano reiteró el apoyo a la posición de Moscú frente a la crisis de Ucrania y su oposición a los intentos“ de extender la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) a las fronteras rusas”, según dijo  entonces el canciller Bruno Rodríguez cuando recibió a su homólogo ruso.

A juzgar por las maniobras bilaterales más recientes, ambos gobiernos han reconsiderado mutua y geopolíticamente conveniente la recuperación de los nexos comerciales y financieros que los convirtieron en dos íntimos aliados alguna vez.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.