El Gobierno frena precios de taxis privados

Las acciones de control las adoptó el gobierno de la capital, como respuesta al alza ocurrida en los precios del transporte privado a principios de julio.

Los taxis privados soportan una parte del transporte público en La Habana, pero en magnitud menor a los ómnibus.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Tensiones de precios y servicios han afectado el transporte privado en La Habana después de adoptar el gobierno medidas para regular el consumo de energía. A inicios de julio, el Consejo de Ministros recortó el programa del gasto de electricidad y la asignación de combustible a entidades del Estado para el segundo semestre. Una primera reacción fue el incremento de precios de los taxis conocidos como boteros o almendrones.

El alza de los taxistas privados constituyó una señal clara de que se abastecían en el mercado negro, a su vez alimentado ilegalmente por la distribución de combustibles a entidades estatales. En contraste, los precios se mantuvieron estables en las cadenas de gasolineras públicas, mientras los choferes reconocieron abiertamente ante la televisión que se habían encarecido la gasolina y el diésel al que ellos accedían.

La respuesta del mercado irritó a muchos consumidores, a juzgar por los reportajes de los medios de prensa.

Los precios de la red de gasolineras se mantuvieron estables, a diferencia de lo perceptible en el mercado negro.

Los precios de la red de gasolineras se mantuvieron estables, a diferencia de lo perceptible en el mercado negro.

La Dirección Provincial de Transporte en La Habana notificó, de inmediato, a todos los transportistas registrados como trabajadores por cuenta propia y a sus ayudantes, la prohibición de poner precios mayores a los existentes en el mercado al cierre del mes de junio del actual año, o sea, antes del anuncio de las medidas.

En conferencia de prensa, el director provincial, José Conesa González, también comunicó que se les retiraría la licencia operativa, y hasta se les cancelería definitivamente, a los conductores que violaran tal tarifa. Como control, el gobierno propuso un número telefónico para la denuncia por la población de cualquier infracción de lo establecido.

Además de publicar los precios topados de acuerdo con los existentes al cierre de junio, representantes del gobierno insistieron en no aceptar una reacción del mercado del transporte opuesta a la política de rebajar precios en redes de tiendas, implementada este año con el fin explícito de mejorar la capacidad adquisitiva del peso cubano.

La Vicepresidenta del Consejo de la Administración Provincial que se ocupa de la fiscalización y control, Isabel Hamze Ruíz, insistió ante la prensa en la decisión de adoptar medidas severas ante cualquier violación. Argumentó que no han cambiado las condiciones para que se eleven los precios del transporte de pasajeros, en tanto se mantienen estables los precios en las gasolineras y los impuestos que pagan los trabajadores por cuenta propia.

La Dirección Provincial de Transporte en La Habana informó del inicio de operativos, a la altura del 18 de julio, para detectar infracciones y dijo que, como resultado, había ocupado el primer día seis licencias de operación del transporte, las cuales serían canceladas definitivamente. También reportó 12 licencias ocupadas por otras actividades ilegales.

Algunos taxistas han improvisado otras alternativas para evadir las restricciones, como ofrecer viajes por distancias más cortas y evitar los recorridos con precios a los que se resisten. A la población le queda la opción del transporte público por ómnibus y comentar la evolución del mercado de boteros en un verano ya de por sí caliente. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.