Inyección exclusiva para la Salud

El gobierno acordó elevar sustancialmente el salario de más de 440.000 trabajadores del sector médico, medida que incrementará en miles de millones de pesos los gastos del Presupuesto estatal.

El gobierno acordó como excepción el aumento salarial para los trabajadores de la Salud, pero el alza resultó notoria.

No por esperada, la noticia dejó de causar sorpresa. El gobierno cubano aprobó en marzo un alza del salario para el sector de la salud pública, dando cumplimiento al anuncio hecho un mes atrás. La medida constituye una excepción en la política de vincular cualquier incremento salarial a una mejoría de la productividad y la producción de riquezas. La adoptó justo cuando la economía atraviesa uno de sus momentos más difíciles desde que comenzó la reforma identificada como Actualización del modelo económico cubano.

Este año, las autoridades prevén un crecimiento de 2,2 por ciento en el producto interno bruto, lo que significaría un agravamiento de la desaceleración de años anteriores.

Otro ángulo sorpresivo es que el aumento superó las expectativas generales de la sociedad y del personal médico en particular. La última vez que decidió un ajuste de ingresos para los trabajadores de la salud pública lo hizo de manera tan exigua –unos pocos pesos para horarios de guardia y otras condiciones anormales- que causó más encono que alegría. No faltaron temores a un incremento mediocre nuevamente. El gobierno, sin embargo, prácticamente triplicó esta vez los sueldos de médicos y estomatólogos y casi duplicó el de las enfermeras.

Un médico con una especialidad de segundo grado, por ejemplo, recibirá 1.600 pesos al mes, contra 627 que está cobrando. Si le suma el pago extra por guardias nocturnas –como promedio estos profesionales suelen hacer unas cuatro cada mes-, el ingreso ascendería a cerca de 1.800 pesos. Una enfermera especialista, en tanto, pasará de 562 pesos a 940 como ingreso básico mensual. Esos montos superan ampliamente el salario medio en Cuba, que según la Oficina Nacional de Estadísticas e Información, llegó en el 2012 a 466 pesos por mes.

En una economía con dualidad monetaria y de tasas de cambio y una complicada segmentación del sistema de precios –con altos subsidios estatales para la cartilla de racionamiento, servicios básicos gratuitos y a la par precios astronómicos en la red de tiendas en divisas- resulta imposible calcular con precisión el poder adquisitivo real de cualquiera de las dos monedas en circulación y, por tanto, el de la nueva escala salarial de los médicos. La tasa de cambio oficial iguala el valor del peso cubano (CUP), el peso cubano convertible (CUC) y el dólar, mientras la tasa vigente en la red de casas de cambio CADECA es de un CUC por 24 CUP.

De cualquier manera es evidente que en Cuba “el salario no satisface todas las necesidades del trabajador y su familia”, como admitió el Presidente Raúl Castro a fines de febrero, ante los delegados del XX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba. Dicha situación –agregó- “genera desmotivación y apatía hacia el trabajo, influye negativamente en la disciplina e incentiva el éxodo de personal calificado hacia actividades mejor remuneradas con independencia del nivel profesional requerido”.Los pagos en CUC a los colaboradores médicos en Venezuela se duplicarán, para reducir gradualmente diferencias que existen con misiones cubanas en otros países.
 
Una vez más, sin embargo, el mandatario descartó ese día “un aumento generalizado de los salarios en el sector estatal”, bajo el criterio de que causaría “una espiral inflacionaria”, de no estar debidamente respaldado por un incremento de la oferta de bienes y servicios.

“En este tema –comunicó- dejo aparte los servicios médicos, que sí se les aumentará el salario próximamente, por cuanto el ingreso fundamental del país en estos momentos obedece al trabajo de miles de médicos prestando servicios en el exterior”.

El Jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, Marino Murillo, confirmó ese dato en la reunión del Consejo de Ministros que finalmente aprobó, el 21 de marzo, el beneficio salarial: los ingresos por la exportación de servicios de salud deben subir en 2014 a más de 8.200 millones de CUC, el 64 por ciento de todas las ventas de servicios. El resto, cerca de tres mil millones de dólares, lo proporciona fundamentalmente el turismo, otro sector líder en la economía cubana.

Los servicios aportan alrededor del 70 por ciento de los ingresos cubanos en moneda dura, según estudios de economistas en años anteriores. Esa proporción pudiera crecer.

El envío de personal de salud ha experimentado una expansión sostenida desde hace años hacia países de varios continentes, aunque Venezuela absorbe la mayor cantidad. Pero desde finales del 2013, Brasil se ha incorporado con fuerza a la demanda de médicos cubanos, bajo la sombrilla de acuerdos gubernamentales bilaterales.

Para ordenar el sistema salarial, sujeto a una enrevesada suma de pagos adicionales, las autoridades solo mantendrán retribuciones extras por funciones docentes, condiciones especiales de trabajo y años de labor de enfermeras, trabajadores de servicio y operarios. También decidieron incrementar estipendios, salarios o pagos al personal médico que trabaja en el exterior, a fin de reducir gradualmente diferencias que existen hoy entre las misiones de un país y otro. Los más beneficiados podrían ser los colaboradores en Venezuela, cuyos ingresos en CUC se duplicarán, además de mantener otros beneficios.

El ajuste representará una erogación importante para el Estado cubano. La salud pública es tradicionalmente uno de los sectores que más gastos fiscales atrae en este país. Ahora, a juzgar por la media de los aumentos salariales aprobados para un sector de más de 440.000 trabajadores –no es poco en un país con una fuerza laboral en torno a cinco millones-, el Presupuesto Estatal podría enfrentar una elevación anual del gasto de miles de millones de pesos.

Como respaldo o compensación para asumir tal desembolso, Murillo informó en la reunión del Consejo de Ministros que el reordenamiento realizado en el sistema de salud durante el período 2010-2013, conllevó a una reducción de 109.000 trabajadores en ese sector, y un recorte de alrededor de 2 .000l millones de pesos en los gastos del Presupuesto del Estado.

El golpe lo sentirá el fisco a partir del primero junio, fecha acordada por el Consejo de Ministros como arrancada para implementar la medida, con la paga correspondiente a lo trabajado en el mes de mayo. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.