Llegan las lluvias de primavera

Las precipitaciones traen un mensaje de alivio, después de un primer trimestre seco en todo el país.

Baldrich - IPS

En los dos primeros meses del año solo había caído el 52 por ciento de la media histórica de precipitaciones en el país para ese periodo.

La Habana, 2 may.- La primavera abre sus puertas en Cuba con la noticia, incómoda para transeúntes, pero agradable para la economía, de las lluvias. La contracción de las aguas en los primeros meses del año comenzaba a generar preocupación en un país que guarda en la memoria el recuerdo de intensas sequías.

Sobre todo en el centro y en el oriente del país ha llovido con pasión en la última semana de abril, después de una arrancada de año más bien seca.

Aunque es pronto para sentir alivio, los aguaceros refrescan el ambiente, tras un primer trimestre más escaso de precipitaciones de lo habitual. De acuerdo con reportes del Instituto de Meteorología, el 70 por ciento del territorio nacional mostró déficit en los acumulados de lluvias en esos meses.

En lugares como la capital, comenzaba a hablarse de la posibilidad de adoptar medidas especiales como las aplicadas el año pasado para enfrentar la baja disponibilidad de aguas en sus fuentes de abasto. Directivos de la Empresa Aguas de La Habana hicieron en abril reiterados reclamos en la prensa para intensificar el ahorro.

Varios de los embalses que proveen de agua al este capitalino disponían de menos del 30 por ciento de su capacidad, mientras las cuencas subterráneas que abastecen al centro y el oeste de La Habana comenzaban a inquietar a los expertos, cuando llegó la buena nueva de las lluvias primaverales.

Según el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, al cierre de febrero ya evidenciaban fuertes limitaciones las presas de las provincias de La Habana (al 19 por ciento de su capacidad), Mayabeque (al 21 por ciento), Matanzas (al 33 por ciento), Sancti Spiritus (al 39 por ciento) y Holguín (al 46 por ciento).

En general, los 240 embalses del país almacenaban cerca de 5,6 millones de metros cúbicos de agua, equivalentes al 56,5 por ciento de la capacidad total utilizable.

En los dos primeros meses solo había caído el 52 por ciento de la media histórica de precipitaciones en el país en esa época del año.

Aunque los cubanos temen más a los fatales huracanes, en el recuerdo persisten los severos daños causados a la agricultura nacional y a otros sectores por la sequía de 2004-2005, estimados por especialistas del país en alrededor de tres mil millones de pesos, superiores a los que ha provocado más de un ciclón.

Por eso, las sombrillas y paraguas, bien mirados, no molestan tanto. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.