Para financiar la seguridad nacional

La banca cubana revisa la actividad crediticia destinada a los productores agropecuarios estatales y no estatales.

Los préstamos del Banco de Crédito y Comercio (Bandec) tienen su destino en cinco producciones agropecuarias fundamentales: granos, tabaco, caña de azúcar, carne y leche.

Foto: Archivo IPS-Cuba

La banca cubana ratificó su objetivo de afianzar o ampliar ofertas al sector agropecuario, donde se concentra el sector no estatal de la economía con que mejor ha negociado hasta el momento. Las principales instituciones bancarias promueven tasas de interés atractivas y otras opciones para expandir la actividad crediticia y respaldar la producción de alimentos en el país, definida por el gobierno como un asunto de seguridad nacional.

El Banco de Crédito y Comercio (Bandec) se ha propuesto expandir sus nexos con los productores agropecuarios, tanto de cooperativas como campesinos privados, de acuerdo con declaraciones recientes hechas por sus directivos a medios de prensa del país. La banca agropecuaria del Bandec, institución que lidera el financiamiento del sector agropecuario, cuenta con unos 52.000 clientes entre entidades estatales, formas cooperativas, propietarios privados de tierras y productores con tierras estatales en usufructo.

El director de Banca Agropecuaria del Bandec, Manuel Tejeda Díaz, informó a los diarios Juventud Rebelde, Granma y otros medios de prensa que sus créditos benefician a las producciones de granos, carne y leche, tres líneas de alimentos que los agricultores priorizan actualmente y las autoridades respaldan con mejores precios a los productores y gastos en recursos técnicos.

La actividad crediticia de este banco también tiene un destino tradicional en dos producciones presentes en la lista cubana de exportaciones: tabaco y caña de azúcar.

Los préstamos para sostener esos cinco rubros ocupan el 81 por ciento de la cartera agropecuaria total del Bandec.

Con más de 200 sucursales a lo largo de Cuba, el Bandec aplica tasas de interés del 5 por ciento anual a los créditos para capital de trabajo, y del 7 por ciento en los préstamos para inversiones. En ambos casos prevé la posibilidad de bonificaciones del 2 por ciento, como respuesta al incremento de precios de algunos insumos, incluido el combustible.

Los productores agrícolas estatales y no estatales suelen acudir a la oferta crediticia de la banca cubana.

Los productores agrícolas estatales y no estatales suelen acudir a la oferta crediticia de la banca cubana.

Este banco ofrece tasas de interés aún más bajas, del 3 por ciento, a los productores que han recibido tierras en usufructo, una política promovida por el país desde el año 2008 para emplear terrenos estatales que permanecían ociosos. Después de los dos primeros años de la contratación de esas tierras, el banco aplica las tasas previstas para el resto del sector campesino y cooperativo, aunque si el cliente firma el crédito inicial para cinco años, el Bandec mantiene la tasa de interés del 3 por ciento.

Mientras el Bandec se muestra tradicionalmente más reacio para informar el monto total de sus préstamos a productores agropecuarios, otro banco con participación activa en el financiamiento de campesinos y cooperativas agrarias, el Banco Popular de Ahorro (BPA) informó que hasta octubre dispuso una línea de 1.429 millones de pesos con ese objetivo, suma que representa el 23 por ciento de su cartera total.

Como indicador de la expansión de esa actividad, la directora de Banca Corporativa del BPA, Martha Gómez, informó a la prensa que en 2014 el financiamiento de las producciones agropecuarias solo movilizó 506 millones de pesos cubanos en un año. La comparación con el monto ejecutado hasta octubre pasado indica un crecimiento de 280 por ciento, dijo Gómez.

Entre los principales clientes del BPA en el sector agropecuario se encuentran la empresa Cítricos Victoria de Girón, la Empresa Agroindustrial Ceballos, la Empresa para la Protección de la Flora y la Fauna, y el Grupo Empresarial Logístico de la Agricultura (Gelma), además de varias empresas ganaderas.

Estos bancos han comenzado a desarrollar nuevas alternativas para acercar sus servicios a los clientes, como la apertura de otras sucursales, y facilitar tarjetas magnéticas asociadas a las cuentas corrientes, para el pago en los mercados de insumos.

Clientes desde hace décadas, las cooperativas y campesinos han reaccionado tradicionalmente con mayor interés que el sector privado emergente no agropecuario ante las ofertas crediticias de la banca cubana (2015).

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.