Turismo apuesta al golf

Con la aprobación de la primera inversión para hacer un campo de golf, la industria cubana del turismo busca un nuevo valor agregado y competitividad.

Archivo IPS Cuba

La hotelería cubana está apostando a enriquecer su oferta con deportes náuticos, golf y otros atractivos.

Con un sentido pragmático que les hace rechinar dientes a los críticos de la derecha de Miami, el gobierno de Raúl Castro está ampliando las cartas que juega para fortalecer uno de los sectores líderes de la economía: el turismo. En días recientes, la compañía británica Esencia Hotels and Resorts y la cubana Palmarés pactaron la creación de una empresa mixta, Habana Resort, para el desarrollo de campos de golf, a fin de enriquecer las opciones de la industria del ocio en el archipiélago cubano. El anuncio forma parte de un programa de inversiones muchos más vasto para sembrar de hoteles y otros atractivos los cayos.

De acuerdo con planes divulgados durante la reciente Feria Internacional de Turismo, las autoridades del sector tienen en cartera 16 proyectos para construir en el corto plazo enclaves de turismo de lujo, campos de golf, viviendas, marinas y otros múltiples servicios.
Con esos planes, hacia 2020 el gobierno cubano se propone ampliar a 85.000 habitaciones la capacidad hotelera del país, que es de 60.500 actualmente, en línea con la estrategia nacional de fortalecer la industria del ocio como locomotora de la economía.

En 2013, Cuba inaugurará cuatro nuevos hoteles en Cayo Santa María y Cayo Coco, en Varadero y en Trinidad. También prevén aumentar la capacidad de alojamiento de ciudades como La Habana; en su casco histórico proyectan abrir tres nuevos hoteles próximamente, así como la reapertura este mismo año del emblemático Capri, en el barrio del Vedado, entre otros proyectos. A esta red se suma el emergente sector privado de la isla, donde existen ya 6.115 habitaciones y 950 viviendas de particulares con licencia para alquiler, así como 2.242 restaurantes no estatales.

Hotel Capri, una de las instalaciones previstas para reabrir este año.Pero desde el punto de vista de los atractivos ofrecidos a los turistas, la novedad de más repercusión parece la entrada en escena de los campos de golf.  El Club Carbonera, de 18 hoyos, en Varadero, propuesto por Esencia por un valor de 350 millones de dólares, es presentado como el primero de otras iniciativas similares.

“Será un complemento importante a la oferta turística del balneario de Varadero y el inicio de toda una nueva política para aumentar la presencia del golf en Cuba”, observó el ministro de Turismo, Manuel Marrero, durante una visita a Varadero.

El embajador del Reino Unido en Cuba, Tim Cole, también aprobó el proyecto. En una nota divulgada a la prensa en La Habana, Cole dijo que se trata de “la mayor inversión británica en la isla en más de una década y de un gran paso de avance” para la relación comercial entre ambos países.

“Hemos estado trabajando en esto durante siete años, paso a paso, así que estamos muy emocionados de que por fin se concretará”, dijo el director ejecutivo de Esencia, Andrew McDonald, en una gira por el sitio seleccionado para levantar el campo de golf. McDonald expresó que espera que las obras comiencen el próximo año sobre un diseño que transformará el área.

Junto al club de golf, los planos incluyen la construcción de una comunidad exclusiva de 650 apartamentos y villas. También habrá un hotel y un club de campo, con canchas de tenis, spa y club náutico.

“Cuba tiene todas las condiciones para ser una opción para ellos: seguridad, naturaleza, cultura. ¿Por qué no venir acá?”, pregunta McDonald.

Los inversionistas prevén construir el Club Carbonera a unos 15 kilómetros de Varadero, se extenderá a lo largo de 170 hectáreas e incluye el desarrollo de un campo de golf de 18 hoyos, un hotel de lujo y una comunidad de unos 650 apartamentos, 200 residencias, un centro comercial y un club con campo de tenis, spa y una asociación de yates.

“Este es el primero de varios proyectos similares que podrían seguirse teniendo en cuenta el interés del Gobierno cubano de darle al golf un lugar prominente en la industria turística del país”, apuntó el diplomático británico.

Decidido a desarrollar un segmento de turismo de lujo, asociado a la práctica del golf, el gobierno de Cuba ultima una legislación para iniciar la comercialización y construcción de proyectos inmobiliarios asociados a campos de ese deporte, una de las apuestas de la isla para potenciar y diversificar su oferta turística. Como parte de las nuevas disposiciones en Cuba para el desarrollo de un turismo inmobiliario asociado al golf, ciudadanos extranjeros podrán adquirir propiedades en estos desarrollos.

Declaraciones del Mintur indican que las autoridades planifican al menos 11 desarrollos inmobiliarios asociados al turismo de golf en toda la isla. Además del Club Carbonera, se espera para fines de año la aprobación de otro con capital chino y también se negocian otros proyectos similares con inversiones de España, Vietnam y Rusia.

En estos proyectos confían los ejecutivos locales del turismo para relanzar un sector de creciente peso en la balanza de pago externa del país. Además de recaudar alrededor de 2.600 millones de dólares, la industria turística es fuente de empleo e importante sostén de demanda para otros sectores de la producción y los servicios. De ahí, la prioridad otorgada a las inversiones para fortalecer la industria del ocio en Cuba.

La isla caribeña recibió en 2012 a más de 2,8 millones de turistas extranjeros, un 4,5 por ciento más que en 2011, y espera superar este año los 3 millones de visitantes internacionales.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.