¿Volverá la toronja a Cuba?

La economía cubana ha emprendido un programa de recuperación de sembrados de cítricos que empieza a dar frutos y hectáreas.

La mayor empresa citrícola de Cuba, radicada en el municipio de Jagüey Grande, provincia de Matanzas, encabeza un programa de recuperación de los sembrados en el país.

Foto: Tomada de la ACN

Cuba continúa el rescate de sus plantaciones de cítricos, uno de los cultivos que más se ha deprimido en el país después de integrar hace unas décadas el grupo líder de producciones agrícolas. La mayor compañía citrícola del país, la Empresa Agroindustrial Victoria de Girón, ha informado planes para ampliar a buen paso las áreas sembradas, a pesar del castigo de las plagas.

Asentada en Jagüey Grande, provincia occidental de Matanzas, esta empresa se propone agregar este año unas 650 hectáreas de plantaciones a las más de 8 500 hectáreas nuevas con que cuenta ya, informó  al diario Granma el director de esta agroindustria, Armando Perdomo García.

El plan de la empresa es disponer en el año 2030 de 18.000 hectáreas de alto rendimiento, con capacidad para producir unas 300.000 toneladas de esos demandados frutos. La industria se ocuparía de moler y procesar alrededor de 80.000 toneladas.

Este año, la empresa cosechará 69.000 toneladas de cítricos como naranja y toronja, informó el Director de la Empresa, quien manifestó satisfacción en particular con la cosecha de limón, prevista en más de 2.000 toneladas. Pero también han recogido más de 14.000 toneladas de otros frutos, como parte de la estrategia adoptada años atrás para diversificar sus líneas de producción y crear alternativas ante el daño de enfermedades. Entre esas frutas, cultivan mango, guayaba, fruta bomba, piña y maracuyá.

Ante el castigo de las plagas a los cítricos, la industria ha incorporado el procesamiento de otros frutos, como el mango.

Foto: tomada de Cubadebate

Con los planes de recuperación de las áreas de cítricos, en que participan empresas de otras provincias –Contramaestre, en Santiago de Cuba, Ceiba en La Habana, La Troncoso, en Pinar del Río, Ceballos en Ciego de Ávila y Sola en Camagüey-, el país se propone dejar atrás la afectación de plagas como la llamada tristeza de los cítricos, que atacaron sucesivamente desde los años 90. Más recientemente el Huang Long Bing, reconocida internacionalmente como una de las más destructivas de ese cultivo, hizo acto de presencia en Cuba.

El programa de renovación de los sembrados incluye la incorporación desde los viveros de variedades resistentes, cultivadas con rigor fitosanitario. Perdomo García informó que se proponen incrementar en dos hectáreas las casas de tapado donde se producen las posturas de cítricos, lo cual permitirá desarrollar más semilleros y extender el programa de siembra hasta mil 200 hectáreas por año.

Después de alcanzar 801 mil toneladas de toronja y otros cítricos en 2004, la producción de Cuba cayó en picada por la combinación de plagas y la vejez de muchas plantaciones y llegó a 96 810 toneladas en el 2014, de acuerdo con la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI). El programa nacional de recuperación de los sembrados, iniciado antes, comenzó a enseñar beneficios moderados a partir de entonces. El año pasado el país produjo 119 494 toneladas, según la ONEI.

Los cítricos están incluidos en la Cartera de Negocios creada por el gobierno cubano como oportunidad para las inversiones extranjeras.

Con unas 120.000 hectáreas de esos cultivos en la década de 1980, Cuba estuvo en esos años entre los mayores productores de cítricos en el mundo. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.