Vuelven amarres energéticos entre Rusia y Cuba

Acuerdos de la Unión Cuba Petróleo con importantes compañías petroleras rusas prometen profundizar una nueva etapa en las relaciones económicas entre ambos países.

La presencia del Presidente ruso Vladimir Putin otorgó notoriedad a la firma, en la ciudad de San Petersburgo, de importantes acuerdos de cooperación de dos grandes corporaciones petroleras de su país, Rosneft y Zarubezhneft, con la Unión Cuba Petróleo (Cupet). Los documentos, suscritos a fines de mayo, apuntan a desarrollar una alianza energética iniciada desde hace unos años.

Según reportes de agencias, los textos proponen ampliar proyectos de exploración de crudo en territorio cubano y crear una base logística de la compañía Rosneft en la Zona Especial de Desarrollo Mariel. Este último enclave, unos 45 kilómetros al oeste de La Habana, lo inauguró Cuba a inicios de este año para promover relaciones con el capital extranjero.

En declaraciones a la televisión, el viceministro de Energía y Minas, Rubén Cid reconoció la “significación estratégica” de los acuerdos, por renovar la colaboración petrolera entre ambos países y permitir la continuidad de la búsqueda y producción de hidrocarburos tanto en tierra firme como en territorio marítimo de Cuba.

Los documentos los firmó por Cupet su Director General, Juan Torres, quien explicó que las corporaciones rusas van a cooperar en la realización de estudios sobre los yacimientos de petróleo que actualmente operan en Cuba, así como del potencial de producción de hidrocarburos en las aguas de la plataforma insular.

Las investigaciones geológicas –cubanas y de instituciones estadounidenses- cifran en el subsuelo marino las mayores expectativas de hallar nuevos yacimientos, sobre todo en el triángulo cubano del Golfo de México. Con Putin como testigo, firman un acuerdo de cooperación energética los máximos directivos de las compañías Rosneft, de Rusia, y Cuba Petróleo.

En nombre de las compañías rusas, suscribieron los acuerdos el Presidente de Rosneft, Igor Sechin, y el Director General de Zarubezhneft, Serguei Kudriachov. El mandatario ruso validó como testigo el alcance que puede tener el reacercamiento de ambos países en un terreno tan sensible como el energético.

Del impacto previsible de estos pasos habla el hecho de que Rosneft se convirtió en la mayor petrolera del mundo por número de barriles de crudo extraídos –superando a la estadounidense Exxon Mobil-, tras comprar en 2013 la compañía TNK-BP a la británica BP y al consorcio ruso AAR.

Con el Estado como principal accionista, Rosneft bombea alrededor del 40 por ciento de los 10,6 millones de barriles por día que se extraen en Rusia y ha pactado importantes acuerdos también con Venezuela, para desarrollar la producción de crudo en la zona del Orinoco.
Zarubezhneft, en cambio, es una petrolera totalmente del Estado, pero participa igualmente en proyectos para la búsqueda y extracción de petróleo en otros países.

Los recientes acuerdos no son los primeros pasos de ese par de compañías en suelo cubano. Sechin visitó La Habana en noviembre del año pasado y sostuvo conversaciones con el Presidente cubano, Raúl Castro, en persona. En el encuentro trataron sobre las posibilidades de profundizar negocios bilaterales en energía, salud y turismo, incluida la formación de técnicos y especialistas en la rama petrolera. Igualmente hablaron acerca de las transformaciones del modelo económico cubano.La empresa rusa Zarubezhneft detuvo el año pasado la exploración en el subsuelo marino cubano con la plataforma semisumergible Songa Mercur, pero prometió reiniciar la búsqueda en el 2014.

Zarubezhneft, entretanto, suscribió con Cupet desde el 2011 sus primeros contratos para la exploración petrolera en cuatro bloques, dos en tierra y dos en el mar. Estos documentos fueron definidos como los primeros acuerdos de largo plazo firmados, en materia energética, entre Cuba y Rusia desde hacía dos décadas.

Al año siguiente, esa empresa empezó a perforar un pozo de exploración al norte de la provincia central de Ciego de Ávila. Lo hizo desde la plataforma semisumergible Songa Mercur. Un año después, en mayo del 2013, detuvo sin éxitos la búsqueda, pero anunció, de común acuerdo con Cupet, la división del trabajo en dos etapas y prometió retomarlo en el actual 2014.

Con tales antecedentes, los contratos más recientes confirman que el reacercamiento económico entre Moscú y La Habana volverá a tener en la energía uno de los lazos más importantes, pero con una diferencia: cuando existía la Unión Soviética, Cuba era un pasivo importador de casi todo el petróleo que necesitaba y ahora extrae anualmente alrededor de cuatro millones de toneladas de su subsuelo –la mitad de su consumo-, con expectativas sembradas de tropezar con algún nuevo yacimiento. ¿El anuncio se hará simultáneamente en idiomas español y ruso? (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.