Hereros en Cuba: Poesía de los ancestros

El lente del reconocido fotógrafo brasileño Sergio Guerra rescata la vida de seres humanos cuya historia y cultura han sobrevivido al vasallaje de la colonización occidental.

Además de en La Habana, la muestra fue presentada, con anterioridad, en Italia, España, Portugal, Angola y Brasil.

Foto: Sergio Guerra

Los rostros de los hereros hablan por sí mismos de una cultura que, muy a pesar de las complejas y centenarias transculturaciones, permanece viva en el suroeste de Angola. ¿Quién nos la devuelve?: la mirada atenta y perspicaz del fotógrafo brasileño Sergio Guerra, quien luego de vivir varios años con los hereros, decidió organizar la exposición Hereros, Pastores Ancestrales de Angola, compuesta por unas sesenta instantáneas con las cuales muestra al mundo no solo la belleza de las tradiciones de ese grupo humano —radicado en África, que durante años sufrió el vasallaje del colonialismo europeo—sino lo que él mismo aprehendió de su modo de vida.

Exhibida hasta este 29 de agosto en la Fototeca de Cuba, en el centro histórico de la Habana Vieja, las 30 imágenes — de las 60 a gran formato, en blanco y negro y a color que Guerra decidió donar a esa institución habanera— evidencian el sentido de responsabilidad de la mirada fotográfica de esta suerte de ensayo sobre la vida de los hereros de Angola, los kuvales, en especial, el pueblo integrante del grupo lingüístico bantú, originario de los grandes lagos del África Oriental.

Treinta, de las sesenta imágenes que componen la muestra, fueron donadas por el artista brasileño a la Fototeca de Cuba.

Treinta, de las sesenta imágenes que componen la muestra, fueron donadas por el artista brasileño a la Fototeca de Cuba.

Foto: Sergio Guerra

La experiencia profesional de Sergio Guerra como fotógrafo que escruta en temáticas etnográficas, es evidente en los encuadres, el equilibrio, el contraste de colores y el tratamiento cuidadoso e inteligente entre los primeros planos y los fondos para revelar el contexto de la existencia de estos seres humanos y sus realidades de vida, poco conocidas incluso, para sus coterráneos angolanos.

Cada imagen puede ser observada como objeto individual y, al propio tiempo, como parte de un conjunto, donde prima la belleza en el manejo de los colores, la expresión de los rostros y la naturalidad con que el artista se imbrica a la vida cotidiana de los hereros —un grupo de pastores de los más antiguos de África— que según confiesa el propio Guerra aceptaron el reto de la sobrevivencia mediante la conservación de sus raíces, tradiciones y costumbres ancestrales.

Una de las motivaciones que le impulsaron a emprender este proyecto —según asegura Guerra— fue lo que él mismo iba descubriendo en el proceso de acercamiento a los hereros y que iba más allá de su atracción por ese pueblo, hasta concretarse en su deseo de que muchas otras personas en el mundo supieran de la tremenda hazaña de estos hombres y mujeres que no han podido ser “devorados” por el acelerado proceso de “modernización” occidental que experimentan numerosos países africanos.

Tal vez, explica Guerra, en su capacidad de resistencia esté la verdadera esencia de los hereros, su fuerza y el misterio que los unifica y que les ha permitido vivir en comunidad, compartir lo que producen de manera solidaria, venerar a sus ancestros, practicar la justicia, desarrollar una economía racional y sostenible para el bien colectivo y preservar la sabiduría cotidiana: el sentido común, quizás, el bien más preciado que los ha mantenido vivos y llenos de esperanzas.

La muestra fue presentada, con anterioridad, en Italia, España, Portugal, Angola y Brasil.

Un comentario

  1. juan pedro

    `Vi esta expo en Madrid y me alegra muchísimo que la hayan exhibido en La Habana, ciudad que amo entrañablemente. Imágenes conmovedoras de seres humanos que ni siquiera uno imagina que existen. ¡En horabuena por Setenta X 70!

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.