Pepe Agraz: alquimista del lente

La Fototeca de Cuba expone la obra de uno de los más destacados fotorreporteros cubanos del pasado siglo XX.

Creador y sagaz fotorreportero, dejó una obra sólida en la vertiente de la fotografía documental cubana.

Foto: Cortesía de la Fototeca de Cuba

Abierta por vez primera al público, la retrospectiva de la obra de este reconocido fotógrafo cubano —bajo el sugerente título de “El Ojo Mágico de Pepe Agraz”— es un loable empeño de la Fototeca de Cuba por mostrar y reconocer el quehacer de profesionales del lente que hicieron historia, desde la vertiente documental y reporteril, en el pasado siglo XX.

Ubicada en la Plaza Vieja del centro histórico de La Habana, la institución cultural tiene el empeño de llegar a cualquier tipo de público pero, con esta exposición, pretende que las más jóvenes generaciones de cubanos se acerquen al talento de José “Pepe” Agraz (La Habana 1909-1982), un singular e irreverente artista, quien se destacó no solo como cronista de acontecimientos trascendentes para Cuba, como la entrada de los barbudos a la capital de la isla en enero de 1959, o las estremecedoras instantáneas del sabotaje al barco francés La Coubre, sino también dar a conocer su espíritu creativo e innovador, valores que lo ubican de forma sobresaliente en el panorama de la fotografía cubana y universal.

Agraz fue cronista de los más diversos acontecimientos de su época.

Agraz fue cronista de los más diversos acontecimientos de su época.

Foto: Cortesía de la Fototeca de Cuba.

Unas cincuenta imágenes captadas por Pepe Agraz entre las décadas de los años 30 y 80 del pasado siglo XX contemplan la muestra.

A juicio de la curadora Lisette Ríos, especialista de la Fototeca de Cuba, las imágenes ofrecen una visión más integral de la obra de Agraz, pues no solo incluyen aquellas más conocidas sobre eventos deportivos o momentos históricos en los que participó como fotorreportero, sino otras con las que obtuvo premios en diversos concursos de fotografía.

Quienes conocieron a Pepe Agraz destacan su sagacidad e instinto para captar la imagen precisa en el momento oportuno pero, sobre todo, su afán infatigable por explorar, crear, innovar con la “mecánica” de la cámara al punto de que en los ya lejanos años 30 del pasado siglo, logra hacer la primera cámara de secuencia de que se tenga noticias a partir de una adaptación que consigue hacerle a una de aquellas viejas máquinas de fotos que se empleaban para el cine.

En la fotografía deportiva, por así decir, fue pionero en captar acciones en disciplinas como el boxeo o retratar peleas con la sola luz del cuadrilátero.

El ojo mágico de Pepe Agraz
 Como fotorreportero, trabajó en diversas publicaciones, entre ellas El Diario de la Marina, Información, Bohemia, El País, Avance, Carteles, Selecta, Revolución, Granma y el Instituto Nacional de Educación Física y Recreación (INDER). También fundó y dirigió la revista Fotos.
 Participó en varias exposiciones colectivas y obtuvo numerosos premios, entre ellos el Mergenthaler, de Estados Unidos, y los del Salón Nacional de Fotografía “26 de Julio” en los años 1971, 1972 y 1980.

Agraz consigue con su peculiar talante una obra realmente sólida en la vertiente de la fotografía documental de corte histórico. En esta oportunidad, el público puede apreciar algunas de las imágenes tomadas por él cuando la celebración del Gran Premio Cuba de Automovilismo, en 1958, ocasión en que el Movimiento 26 de Julio secuestró al astro argentino Juan Manuel Fangio para llamar la atención internacional sobre la lucha clandestina que se desarrollaba en las ciudades cubanas contra la dictadura de Fulgencio Batista.

Aplaudimos esta iniciativa de la Fototeca de Cuba y esperamos que siga contribuyendo a promover el patrimonio fotográfico y la labor de sus profesionales, en especial, aquellos que como Pepe Agraz siguen dando evidencias con sus “ojos mágicos”.

Un comentario

  1. Jany

    Me alegra que un maestro de la fotografía cubana sea reverenciado en esta exposición y que los jóvenes se acerquen para conocer su obra. Gracias por la publicación de este trabajo.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.