La fotoblogosfera cubana: el pollo del arroz con pollo

En la isla el despegue de estas plataformas visuales pasa por la necesidad de mejores condiciones de conectividad, a pesar de eso la creatividad sigue siendo la esencia para compartir los contenidos.

Para los fotorreporteros, fotógrafos de arte o sencillamente para quienes se acercan a la fotografía como afición, los fotoblog constituyen una manera de colocar sus experiencias en un espacio virtual que les permite comunicarse con las audiencias de modo más instantáneo y directo.

Al propio tiempo, les provoca un nuevo desafío profesional: pensar/concebir la imagen como lenguaje en sí mismo, ya que la función principal de este tipo de plataforma no solo consiste en “subir” y compartir información, sino en generarla de manera creativa.

Crear contenidos nuevos, cada vez más atractivos y sugerentes, sigue siendo el “pollo del arroz con pollo” si a esto se le añade que la era de Internet ha revolucionado el universo de las prácticas profesionales de numerosos fotógrafos, agencias de prensa y diarios de todo el mundo. En 1980, por ejemplo, se necesitaban 30 minutos para escanear y transmitir una sola fotografía en color desde una locación remota a una sala de prensa para ser impresa, ahora —equipado con una cámara digital, un teléfono móvil y un ordenador portátil—, un fotoperiodista puede enviar una imagen de alta calidad en minutos, e incluso en segundos, casi de manera simultánea al hecho noticioso.setenta-x-70_-fotoblogosfera-cubana01

A estas cuestiones habría que sumarle un elemento que, a fuer de controversial, singulariza en la actualidad la profesión de fotorreportero o reportero gráfico. Se trata de que cada vez más personas en el mundo, y también en Cuba, disponen de cámaras digitales, teléfonos móviles, iPhone, tablets y computadoras portátiles para hacer sus propias fotos, editarlas, subirlas a Internet y compartirlas en las redes sociales.

La llamada “democratización” en el uso de las tecnologías digitales —bien sabemos que responde a las leyes del mercado, es decir, quien tenga dinero puede comprarse cualquier artefacto y quien no disponga, tiene que emplearlo en cubrir primero sus necesidades más perentorias— ha puesto a pensar a no pocos fotógrafos, preocupados por el modo en que está cambiando su profesión como resultado del impacto tecnológico sobre la manera de captar una imagen y reproducirla.

La nota que marcó el inicio de una nueva era para el fotoperiodismo en este siglo ocurrió cuando el desplome de las torres gemelas en Nueva York, el 11 de septiembre de 2001 y, tres años más tarde, con el tsunamí producido en el océano Índico. Quienes produjeron e hicieron circular el material fotográfico de manera inmediata no fueron las grandes estrellas del periodismo internacional, sino los aficionados. Los grandes y medianos medios de comunicación gráfica y visual echaron manos a las primeras imágenes hechas por personas comunes que las tomaron en el mismo lugar de los hechos y de manera casi instantánea.

Vivimos en un mundo interconectado y de la misma manera que la producción fotográfica se convirtió en oficio accesible a todos, el nuevo control de edición de la fotografía y el video queda en manos de las cada vez más amplias comunidades que se forman alrededor de las redes sociales como Wikimedia Commons, Flickr y Fotolog.com, entre otros. Sin embargo, esas plataformas virtuales se preocupan más por las licencias de publicación que por la calidad misma de los archivos que los usuarios suben al sistema.

¿Y en Cuba, qué?setenta-x-70_-fotoblogosfera-cubana02

Convertidos en un espacio donde la comunicación visual y la fotografía son protagonistas, los fotoblogs ocupan un espectro nada despreciable en la blogosfera cubana y empiezan a despegar en la era de Internet, si bien sus posibilidades como nuevo lenguaje multimedia podrían ser mejor aprovechadas si la conectividad a la red de redes en la isla tuviera mayor capacidad (ancho de banda),  más estabilidad y, por supuesto, velocidad.

La variedad temática y la sutileza para contar la realidad de la isla distinguen a la mayoría de los fotoblog cubanos. Sus autores son reconocidos fotógrafos de prensa que extienden sus perfiles en la fotoblogosfera más allá de las agendas de los medios de información donde trabajan para hacer más personalizados sus post, insertarles comentarios y datos a sus imágenes o tratar de hacerlos más “cronicados”. Si bien, en algunos casos, no logran desprenderse del “ritmo” demasiado noticioso de las imágenes que seleccionan en sus entradas, y aún están lejos de aprovechar todas las posibilidades de este tipo de plataforma donde se admiten no solo imágenes sino también videos, música y  animaciones.

Otra modalidad de fotoblog es la que desde diversos universos, en especial los culturales, arquitectónicos, de costumbres, exploran la isla y su gente. Un excelente ejemplo es la bitácora Cuba en mi Lente de Antonio Pons Beato, reportero gráfico de la centenaria revista Bohemia.

En otra cuerda, el fotoblog FotoCuba del también fotorreportero Reno Massola tiene la peculiaridad de combinar de modo eficaz la imagen y el texto, escrito por el propio fotógrafo, cuya intención es complementar cada imagen seleccionada con datos históricos, culturales, sociales pero desde una mirada bien subjetiva para dar una idea más abarcadora y profunda sobre cualquier tema de la realidad en Cuba.

En los nuevos escenarios donde la comunicación mediática está imponiendo sus reglas de juego, defender los espacios, apropiarse y compartir las herramientas y soportes digitales —con independencia de las limitaciones económicas y tecnológicas que aún impiden el despegue de este tipo de plataforma virtual en Cuba—  compartir contenidos —imágenes— con creatividad es el verdadero “pollo del arroz con pollo” para la fotoglobosfera cubana. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.