Manipulación fotográfica: entre la ficción y la realidad

Las imágenes tienen el poder de situarnos en un lugar determinado, en un tiempo único. Su mensaje es directo. Pero, desde el nacimiento de la fotografía existe la manipulación.

Foto: Tomadad del sitio web del MET

“La sociedad parece aceptar que la fotografía es un fiel testimonio de la realidad, concediéndole más credibilidad que al propio fotógrafo. Yo intento socavar esa credulidad, ya que en todo caso la imagen es una construcción”.

Joan Fontcuberta, fotógrafo español, autor de la anterior idea, es uno de los tantos que nos acerca al mundo de la manipulación de la imagen y la construcción fotográfica, un fenómeno que no nace hoy, con las nuevas tecnologías sino que ha sido usado desde siempre, ya sea apelando a fines artísticos, políticos, sociales…

Un año después de la desmembración de la Unión Soviética, Fontcuberta tiene la idea de realizar un proyecto utilizando la información que se revelaría de la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética; así nació el proyecto Sputnik, que mezclaba hechos verídicos con elementos de ficción.manipulacion-fotog1

El fotógrafo manipula una fotografía a la que sucede una historia también falsa.

“Este retrato pertenece a este proyecto, que giraba en torno a la historia de un personaje de ficción que yo mismo inventé: el coronel Ivan Istochnikov. Este cosmonauta soviético habría pilotado la Soyuz 2 y habría desaparecido durante la operación de ensamblaje con la Soyuz 3, en 1968.

“En el libro que forma parte del proyecto se dice que Istochnikov es borrado de las fotografías oficiales, sus familiares deportados a Siberia y sus amigos y camaradas conminados a olvidar la muerte del cosmonauta. El falso informe, rescatado años después por un investigador, explica cómo el piloto de la Soyuz 3 asiste a la desaparición de Istochnikov y baraja las posibilidades del suicidio, un fallo técnico e incluso el sabotaje o la abducción”.

Pero en realidad se trataba de un autorretrato en el que el autor aparecía caracterizado como un cosmonauta soviético. El nombre del coronel era su propio nombre traducido al ruso, en una especie de guiño.

Cuenta Fontcuberta que “el proyecto ha dejado varias anécdotas, como una llamada de la embajada de Rusia quejándose de que la gente les llamaba preguntando si los familiares de Istochnikov aún estaban confinados en el “goulag” en Siberia. También en el programa Cuarto Milenio se hicieron eco del caso, presentándolo como uno más de sus misterios.”

No se trata de engañar, sino de proporcionar instrumentos para evitar el engaño. Si Fontcuberta ha sido capaz de crear esto, ¿qué no serán capaces de hacer las grandes agencias?5

Las imágenes tienen el poder de situarnos en un lugar determinado, en un tiempo único. Su mensaje es directo. Pero, desde el nacimiento de la fotografía existe la manipulación.

La manipulación fotográfica o fotomontaje, lleva históricamente más tiempo con nosotros de lo que podamos imaginar.

Recientemente el Metropolitan Museum de Nueva York (MET) estrenó una exposición de fotografías manipuladas durante la era analógica. Las técnicas eran muy variadas (fotomontajes, pinturas de negativos…), y se aplicaban bien por motivos artísticos o para sortear las limitaciones técnicas de la época (por ejemplo, añadiendo pigmentos a los retratos para aumentar su paleta monocroma).

Entre todas las fotografías de la exposición encontramos obras de Dora Maar, Grete Stern, Nerbert Bayer, Yves Klein, John Baldessari, Man Ray o Jerry Uelsmann. Todos ellos hicieron uso del retoque fotográfico mucho antes de la aparición del Photoshop.

Uno de los eternos debates de la fotografía digital suele ser el referido a los límites en el tratamiento de la imagen con programas de retoque. Pero antes de que hubiera versión alguna de Photoshop, ya se utilizaban técnicas que permitían manipular las imágenes tomadas por la cámara.

La técnica y las herramientas fueron mejorando poco a poco, hasta el punto de que ahora se consiguen a menudo instantáneas tan perfectas, que nos hacen dudar de su autenticidad.

Hoy es ya muy complicado dar con una fotografía sin manipular. Lo vemos en carteles publicitarios, campañas políticas, fotografías de prensa, imágenes de celebridades, incluso las fotografías que colgamos en las redes sociales también lo están.

Entonces ¿Cuál es la función de la fotografía en la construcción del mundo? ¿De qué manera, las imágenes han participado en la percepción de la realidad? ¿Cómo la imagen ha modificado la relación del ser humano con el mundo?

Cada vez más el arte de fotografiar ha modificado la relación entre el sujeto y el mundo que le envuelve. Las diferentes teorías que consideraban a la fotografía “la máquina de la verdad” han sido cuestionadas. Pero, es cierto, que no ha sido hasta la aparición de las tecnologías digitales cuando a nivel generalizado, de usuario, se ha descubierto la inevitable manipulación en el acto fotográfico.1

Para el teórico de la imagen Vilem Flusser las imágenes son intermediarios entre el mundo y los hombres, “el hombre ex-siste, es decir, no accede al mundo de forma inmediata, sino a través de las imágenes que le permiten imaginárselo”.

Según el autor, las imágenes son un obstáculo entre el hombre y el mundo, ya que estas, en lugar de representarlo, lo desfiguran. De esta manera los seres humanos empiezan a vivir en función de las imágenes que crean, “dejan de descifrar las imágenes para proyectarlas indescifradas al mundo de afuera”.

En definitiva: ¿Las imágenes nos hablan de su contenido o más bien influyen en la construcción del contenido?

La fotografía ya no es el testimonio de la realidad, literalmente hablando, pues la imagen construye la realidad, nos guía en la percepción del mundo.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.