El ingenioso de La Fe

En un lugar de Cuba, del que apenas se habla, habita un creador de maravillas.

Empotrada en un edificio de la localidad de La Fe, Isla de la Juventud, se levanta la casita de Guille, construida con materiales en desuso que fue recuperando y construyendo a su gusto y estilo.

Foto: Ana Gabriela Morante

Dicen que la necesidad es la madre de la inventiva. Así le pasó a Migue, tornero, soldador, mecánico, herrero, electricista, albañil, jardinero… Nunca imaginó qué tan bonita quedaría su casa “empotrada” en un edificio en La Fe, Isla de la Juventud, cuando comenzó a construirla con sus propias manos. Con mucha paciencia fue recuperando cosas viejas y en desuso hasta darle valor y belleza.

Gracias a su ingenio, sentido práctico y el apoyo de quienes, en un inicio lo tildaron de “loco” pero hoy se enorgullecen de lo que ha logrado, Migue ha podido convertir en realidad su sueño de tener una casita a su medida y gusto. Él y su compañera, que cumple misión en Venezuela, tienen un sitio donde vivir… pero carecen de documentos legales que aparen la construcción, hecha por medios propios. Los vecinos y gente de otros sitios de Cuba, incluso extranjeros de paso por el lugar, se preguntan si al no tener propiedad, la casita que Migue levantó durante años puede ser demolida. Esperemos que no sea así y que pueda legalizarse lo que con tanto sudor, esfuerzo e inventiva levantó sobre los muros de un edificio en La Fe, localidad de la Isla de la Juventud.

“La casita de los sueños”, le dicen los vecinos del pueblecito de La Fe, en la Isla de la Juventud.

Foto: Ana Gabriela Morante

Migue es un hombre multioficio que ha logrado convertir lo feo en belleza.

Foto: Ana Gabriela Morante

El uso racional de los espacios distingue esta casita.

Foto: Ana Gabriela Morante

Un minibar y una pecera, empotradas en la pared de la cocina-comedor.

Foto: Ana Gabriela Morante

Detalles de la pecera, empotrada en la pared.

Foto: Ana Gabriela Morante

La escalera que da paso al cuarto y la pequeña terraza del segundo piso, ahora está pintada pero estuvo tirada por mucho tiempo y Migue la rescató.

Foto: Ana Gabriela Morante

Esto era un filtro de aceite en desuso de un camión al que Migue pintó y adaptó como lámpara.

Foto: Ana Gabriela Morante

A Migue le gusta el orden y la higiene, por eso construyó este cesto para la basura, siempre con un toque de naturaleza.

Foto: Ana Gabriela Morante

Con esta chapeadora, construida con piezas y partes tiradas, Migue mantiene limpio el jardín de su casa y el de sus vecinos.

Foto: Ana Gabriela Morante

 

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.