La Habana, sus reflejos

Los pequeños charcos de la ciudad son espejo de su gente.

Foto: Randy Rodríguez Pagés

 

 

Esto que amo intensamente/ en cada minuto de cruzarla a diario/ es la ciudad. Heridas/ simulan ser las calles que penetran/ su hermosa piel de asfalto./ Va conmigo/ en la pasión y el llanto/ Como lámparas, cuelgan/ de sus múltples manos vegetales/ oscuras tempestades interiores de todo el que la habita./ A polvo y grito la despierta el alba./ Triste a veces, en medio de sus voces/ transcurre/ como una cosa más. Prendido/ en su interior, el tedio/ a todos ya desconocido va realizando/ una labor de siglos. Ella/ en silencio espera y duerme/ sobre sus propios ruidos.

“La ciudad”, Georgina Herrera 

 

 

 

 

DSC_6410

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.