La persistente humanidad del hierro

El lente de Claudia Rodríguez Herrera se acerca, esta vez, a objetos aparentemente “sin historia”. El escenario es el taller de un fabricante de sables de esgrima, un hombre que dedicó su vida a su trabajo, llegando a alcanzar grandes premios pero que con el tiempo fue relegado y echado al olvido. En analogía con los objetos que lo rodean, esta persona persiste en su labor, a
pesar del óxido y la desidia.

Foto: Claudia Rodríguez Herrera

Detrás de esta vieja casa se esconde un tesoro.

Detrás de esta vieja casa se esconde un tesoro.

Foto: Claudia Rodríguez Herrera

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El hierro persiste a la memoria

El hierro persiste a la memoria.

Foto: Claudia Rodríguez Herrera

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Viejos instrumentos que alguna vez sirvieron para construir sueños

Viejos instrumentos que alguna vez sirvieron para construir sueños.

Foto: Claudia Rodríguez Herrera

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La mole de hierro en espera de quien la “amase

La mole de hierro en espera de quien la “amase”.

Foto: Claudia Rodríguez Herrera

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un viejo molde para armar piezas se resiste al olvido.

Un viejo molde para armar piezas se resiste al olvido.

Foto: Claudia Rodríguez Herrera

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La espiral de metal enrollada en su horma.

La espiral de metal enrollada en su horma.

Foto: Claudia Rodríguez Herrera

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La luz que caprichosamente transfigura el hierro.

La luz que caprichosamente transfigura el hierro.

Foto: Claudia Rodríguez Herrera

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Cuántas ruedas han dado estas ruedas!

¡Cuántas ruedas han dado estas ruedas!

Foto: Claudia Rodríguez Herrera

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El banco para tensar los hierros que luego mutan en sables.

El banco para tensar los hierros que luego mutan en sables.

Foto: Claudia Rodríguez Herrera

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Siempre a mano, una escalera para los sueños…

Siempre a mano, una escalera para los sueños…

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.