Mascotas que roban corazones

Los animales afectivos tienen derecho a ser cuidados y protegidos.

Pequeños felinos que nos encantan la vida.

Foto: Ana Gabriela Morante

Dicen que las mascotas se parecen a sus dueños, y es cierto. Es que no se puede cuestionar el inmenso cariño, la empatía, la fidelidad, el apego que estos animales sienten por el ser humano que los cobija y que, de alguna manera, hace posible que humanos y animales se entiendan y se comuniquen sin palabras de por medio.

Cada especie con sus particularidades e inteligencias desarrolladas es capaz de adaptarse y hacer suyo el espacio hogareño; son capaces también de robar nuestros corazones e integrarse como un miembro más a la familia.

Las investigaciones más recientes avalan la importancia de adoptar animales afectivos. Así, por ejemplo, los dueños de perros tienen menos riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. A ello se suma que al disfrutar con estas u otras mascotas se libera oxitocina, conocida por algunos como la hormona de la felicidad ya que se asocia al placer. Se asegura también, que las personas con animales de compañía son menos propensas a los estados de depresión y aislamiento, son más agradables, extrovertidas y menos neuróticas que aquellas que no los tienen.

Diversos estudios científicos han confirmado que los bebés que conviven con perros sufren un 30% menos de enfermedades respiratorias y un 50% menos de infecciones de oído por contar con un sistema inmunitario más fuerte. Científicos del Instituto Médico de Georgia cuando intentaban demostrar experimentalmente que los niños que convivían con mascotas desarrollaban más alergias chocaron con el resultado contrario: los menores con perros o gatos sufrían un 50% menos de alergias y un 45% menos de asma que aquellos que no tenían animales en casa.

Las mascotas también son muy buenas como compañeras de personas con discapacidad, en especial, niños y niñas. Por lo general son excelentes guías para muchos ancianos, sobre todo si viven solos.

En Cuba, por ejemplo, existen varias clínicas veterinarias que se dedican al cuidado de las mascotas. Del mismo modo, la Asociación Cubana de Protección a Animales y Plantas, creada en 1987, se destaca por sensibilizar a personas e instituciones y, en los últimos años, ha venido impulsando un marco legal para sancionar el maltrato de los animales y  las especies que se encuentran en peligro de extinción.

Pero mientras se espera por la aprobación de una ley o decreto para la protección de animales, muchas personas se han unido, de forma espontánea, en el grupo Protección de Animales de la Ciudad (PAC). Ellos y, sobre todo ellas, realizan una verdadera proeza al recoger, curar, alimentar y llenar de amor a animales callejeros, para luego darlos en adopción, buscarles una nueva familia y protegerlos. Los activistas de PAC iniciaron una campaña, usando las redes sociales y otras tradicionales, que permita reunir las 10 mil firmas requeridas para presentar una propuesta legal, ante la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos del Parlamento cubano, que combata el maltrato hacia las mascotas y apoye a quienes lo evitan.

Tener animales afectivos bajo nuestro cuidado requiere responsabilidad, pues al no estar en su hábitat natural dependen de nosotros para su alimentación, aseo y cuidados médicos.

Si adoptamos mascotas, debemos propiciarles una vida en condiciones saludables, ya sea en su entorno natural o en la casa. La manera en que tratamos a los animales refleja, en gran medida, cómo somos capaces de tratar a nuestros congéneres.

Como  compañeros y seres vivos que habitan el planeta, ellos también tienen derecho a tener una existencia sana y protegida.

Suki, la perrita que derrite a la pequeña Hany.

Foto: Ana Gabriela Morante

Coqui, un chihuahua con un especial temperamento pero muy fiel a sus dueños.

Foto: Ana Gabriela Morante

Para su dueño, el abuelo Pedro, Cuqui, es el “niño de la casa”.

Foto: Ana Gabriela Morante

La pequeña Marilú se presta para cualquier travesura con tal de presumir.

Foto: Ana Gabriela Morante

Callejeros durmiendo a piernas sueltas. Ellos necesitan de nosotros.

Foto: Ana Gabriela Morante

A estos se les puede encontrar en los sitios más insospechados: un hotel 5 estrellas o en un solar.

Foto: Ana Gabriela Morante

¿Mascotas turísticas o dueños que venden los encantos de sus animales afectivos como mercancía?

Foto: Ana Gabriela Morante

 

 

 

 

5 comentarios

  1. Wendoline

    Ya es hora que se proteja la vida animal

  2. Ana Yansi

    Preciosas fotos de Ana Gabriela que nos dicen cómo nos acompañan estos animalitos la vida y cómo muchas veces no somos capaces de protegerlos. Estoy a favor de la ley, que se cumpla ya.

  3. Pedro Soto

    Es cierto que muchas personas inescrupulosas usan a los perritos para que los turistas les dejen propinas y se pasean con ellos bajo sol y lluvia por la Habana Vieja. ¿Y qué se hace con estas personas?

  4. Mayra Lorenzo

    Soy amante de los animales pero sobre todo de los perros, cómo puedo hacer para formar parte de Aniplan? Me ayudan? Gracias por publicar estas lindas fotos.

  5. redavispas

    Somos un grupo de personas que como lo dice nuestro nombre, recogemos animales callejeros, sobre todo perros y gatos y le buscamos cobija. Lo hacemos de modo desinteresado y en nuestro tiempo libre. Somos de Cienfuegos. Lo de la ley está bueno, pero hay que pensar en acciones educativas y comunitarias. Agradecemos que este sitio publique sobre el cuidado de los animales con fotos tan sencillas y hermosas.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.