Permacultures

En el oriente cubano el Centro Cristiano de Servicio y Capacitación Bartolomé G. Lavastida, de Santiago de Cuba, promueve la permacultura.

Producir para el autoconsumo, en armonía con la naturaleza, es uno de los principios de la permacultura

 Ricardo Frómeta Núñez, de 65 años, trabaja en uno de los semilleros de la finca La Revelación, en las afueras de la ciudad de Santiago de Cuba, donde se siguen los principios de la permacultura

Las capacitaciones ofrecidas entre comunidades rurales del oriente cubano por el no gubernamental y ecuménico Centro Cristiano de Servicio y Capacitación Bartolomé G. Lavastida (CCSC-Lavastida) han extendido las técnicas de permacultura en la zona.

Omar Navarro, dueño de la finca La Revelación, cambió sus percepciones sobre agricultura y diversificó los cultivos.

Arquímides Barroso, de 65 años, asegura que en los cultivos de su finca La República, a la salida de Santiago de Cuba, no se utilizan fertilizantes químicos

Los diseños de permacultura semejan estructuras de la naturaleza

Fidel Pérez es uno de los que ha sembrado cada pedacito de la tierra que bordea su casa, en un céntrico barrio de Santiago de Cuba.

Entre las paredes de su casa, Mayelín Aguilar Almaguer tiene macetas con plantas de condimentos

La familia se integra a este sistema de cultivo que garantiza una alimentación más variada

Esta metodología apuesta también por la soberanía de las semillas

Los diseños de permacultura modifican el habitat humano

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.