Acciones por la no violencia conquistan nuevos espacios en Matanzas

El CCRD, en una ciudad a 150 kilómetros al este de La Habana, trabaja desde hace más de 10 años el problema de la violencia de género.

El programa, con motivo a los 16 días mundiales de activismo, incluyó también una capacitación sobre la prevención de la violencia de género y el abuso sexual infantil, en espacios eclesiales de comunidades rurales, y talleres de sensibilización a profesionales en primera línea de ayuda.

Foto: Cortesía del CCRD-Cuba

Cárdenas, Cuba, 29 nov.- Los días de noviembre son intensos para el no gubernamental Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo-Cuba (CCRD), en esta ciudad de la occidental provincia de Matanzas, porque magnifica el trabajo que despliega durante todo el año en respuesta a la violencia contra las mujeres y las niñas.

Este mes, en la ciudad y comunidades vecinas, el equipo del CCRD desarrolló charlas, cine-debates, escuelas de padres y madres, sesiones grupales con adolescentes e intercambios con mujeres sobrevivientes a episodios de violencia, destacó Valia Solís, coordinadora del programa de atención psicopastor al del centro.

Una de las primeras acciones, indicó a la Redacción IPS Cuba, consistió en la socialización de materiales a oficiales de atención a menores del Ministerio del Interior en Cárdenas y Varadero, así como a representantes cooperantes del Ministerio de Educación, para que puedan profundizar en las situaciones que atienden a diario.

Por otra parte, está abierta al público la exposición Evidencias, donde la pintora cardenense Yanet Martín muestra en obras de gran formado las distintas formas de violencias que sufren mujeres y niñas, tanto desde lo físico como lo psicológico.

El programa, con motivo a los 16 días mundiales de activismo comprendidos del 25 de noviembre al 10 de diciembre, incluyó también una capacitación sobre la prevención de la violencia de género y el abuso sexual infantil, en espacios eclesiales de comunidades rurales, y talleres de sensibilización a profesionales en primera línea de ayuda.

Esas actividades, precisó Solís, forman parte de la campaña ¡Brinda tu mano!, que desde hace tres años realiza el CCRD en su ciudad sede, otras localidades de Matanzas como Jovellanos, Pedro Betancourt, Perico y Carlos Rojas; y Los Palos, en la provincia vecina de Mayabeque.

Como facilitadores, participa un grupo de especialistas sensibilizados y capacitados por el centro: psicólogos, juristas y pedagogos, quienes durante años han colaborado en alianzas de trabajo para abordar el flagelo, así como líderes eclesiales y comunitarios.

Esas actividades forman parte de la campaña ¡Brinda tu mano!, que desde hace tres años realiza el CCRD en su ciudad sede.

Foto: Cortesía del CCRD-Cuba

Alianzas

De acuerdo con Patricia de la Paz, coordinadora del programa pastoral para la reflexión y el diálogo, trabajan en articulación con el psicopastoral en la campaña ¡Brinda tu mano! y para abordar el problema de la violencia en 16 comunidades rurales.

“Hemos aprovechado los espacios abiertos allí con otros temas, identificando a profesionales de la psicología, la pedagogía y otros que nos puedan ayudar a trabajar en todas las comunidades”, destacó.

A su juicio, en ocasiones existe cierta resistencia en los espacios eclesiales a que se trate el tema de la violencia.

Sin embargo, precisó, “cuando se comienza a dialogar acerca de las situaciones problemáticas familiares, este tópico cae por su propio peso”.

Como facilitadores, participa un grupo de especialistas sensibilizados y capacitados por el centro: psicólogos, juristas, pedagogos, líderes eclesiales y comunitarios.

Foto: Cortesía del CCRD-Cuba

Más de una década de acción

La seriedad, constancia, confidencialidad de los servicios y elevada preparación de los profesionales que atienden el problema, les han ganado reconocimiento al CCRD de las instituciones de educación, salud, orden interior y de gobierno locales.

“En los inicios, se hacía un servicio de consulta pastoral se hacía de manera personal, que devino atención psicológica especializada. En la actualidad, abordamos la violencia desde varios programas, el de atención psicopastoral y el programa académico, en Cárdenas y en las comunidades”, declaró Solís.

“Además de mantener la atención directa a las mujeres víctimas de violencia, estamos conformando un grupo de trabajo terapéutico, que incluye una psiquiatra, para lograr la rehabilitación completa de las que llevan varios años asistiendo a consejería”, agregó.

“El servicio especializado de atención individual y personalizada a cada una de estas mujeres  puede extenderse a familiares e incluso, a los victimarios, que han asistido en busca de ayuda y orientación”, detalló.

Otra arista de la labor del CCRD consiste en la atención a las menores víctimas de abuso sexual, en coordinación con la Oficina de Atención a Menores y el acompañamiento al proyecto titulado Horizontes de esperanza.

“Participamos durante la exploración para garantizar que se respeten la dignidad y la intimidad de estas niñas y evitar la victimización secundaria, además de acompañarlas durante el proceso legal y orientar a los familiares”, precisó.

El centro colabora también con la Federación de Mujeres Cubanas en la Casa de Orientación a la Mujer y la Familia y los tribunales de familia, dijo Solís.

“A veces pensamos que en nuestra sociedad, donde la mujer ha alcanzado un determinado nivel y lugar en el espacio público, ya no existe este tipo de expresiones de violencia. En estos momentos no es la física la de mayor recurrencia, pero sí mucho maltrato psicológico”, destacó Solís.

En no pocas ocasiones, refiere, encuentran adolescentes que se sienten culpables, luego de vivenciar situaciones de violencia extrema y muchas veces, a espaldas de sus padres.

A su juicio, “esto tiene que ver con determinadas condiciones que en lo económico se están hiperbolizando, la función económica ha alcanzado un nivel que ha suplantado y desplazado las funciones afectivas y educativas de la familia y determinadas instituciones educacionales”. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.