Activistas reclaman mayor visibilidad del problema racial

En el contexto regional existen diferentes modelos y experiencias para la inserción de las personas afrodescendientes.

Archivo IPS-Cuba

ARAC se propone acercar los debates sobre el tema racial a la población

La Habana, 23 ago.-  A seguir debatiendo sobre el problema racial en Cuba, visibilizar los debates relacionados con la discriminación por color de la piel, exigir medidas específicas para eliminar  las brechas y realizar acciones culturales  que lleven el tema a la agenda pública, llaman integrantes de la Articulación Regional Afrodescendiente (ARAC).

Convocado por esa naciente asociación,  un panel que  abordó varias aristas del tema de la racialidad estuvo integrado por Oilda Hevia, profesora de la Universidad de La Habana; Raúl Ramos, investigador del Archivo Nacional, y Dionisio Poey, de la Secretaría Especial de Políticas de Promoción de la Igualdad Racial (SEPPIR), de Brasil.

Pese a la igualdad de derechos decretada por el gobierno cubano desde su llegada al poder en 1959, que facilitó el acceso gratuito a la salud y la educación de todas las personas, el país arrastra prejuicios y conductas discriminatorias, heredadas del colonialismo y la pseudorrepública (1902-1958), destacó Tomás Fernández Robaina, activista e investigador.

El periodista René Hernández, destacó la invisibilidad del tema y de los debates que promueven agrupaciones como ARAC,  la Cofradía de la negritud y la Comisión Aponte sobre la discriminación por el color de la piel.

Tras recordar que en el IX congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC, que agrupa a los profesionales de los medios de difusión estatales),  el vicepresidente cubano Miguel Díaz-Canel llamó a la prensa a abordar asuntos problemáticos de la sociedad, cuestionó que a diferencia del tema de la diversidad sexual no hay conciertos ni festivales contra el racismo.

Al respecto, el investigador Tato Quiñones, propuso como tarea para el segundo año de funcionamiento de la asociación realizar el primer concierto contra la discriminación racial y el racismo en Cuba, en el anfiteatro del mun2icipio de Marianao, al oeste del centro de La Habana, rodeado de barrios pobres y marginales.

Asimismo, Quiñones consideró pertinente estudiar “con atención y rigor el proyecto de Código de Trabajo, y a partir del debate, serio, inteligente y riguroso, proponerle al gobierno las opiniones que tengamos de esa propuesta, como una manera de politización del tema y para hacer sentir nuestros reclamos”.

En el encuentro, Oilda Hevia, historiadora y profesora  de la Universidad de La Habana, disertó sobre las políticas del ya fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías  en relación con África, un asunto poco abordado en esta nación caribeña.

Dionisio Poey, de la SEPPIR, organización creada en Brasil para la lucha contra el racismo y la discriminación, se refirió a la historia de la lucha por la igualdad de los negros en Brasil durante diferentes etapas del siglo XX y la creación de espacios gubernamentales para el tratamiento del tema y la adopción de políticas públicas dirigidas a eliminar las inequidades existentes.

Pese a que la esclavitud en la nación sudamericana fue abolida en 1888, “la pobreza tiene rostro negro. Hoy el 70 por ciento de los pobres son negros y el 80 por ciento de los negros son pobres”, indicó Poey.

Investigaciones que incluyeron la variable de raza y género arrojaron que los indicadores de salud, empleo, salario, analfabetismo son peores en la población negra brasileña, mientras que las  mujeres negras tienen dos veces más posibilidades que morir por complicaciones durante el parto que las blancas, que llevó a la adopción de medida dirigidas a estos grupos, aunque todavía queda mucho por hacer, destacó.

A juicio de Fernández Robaina, la lucha por los derechos de las personas afrodescendientes no es algo exclusivo de Cuba.

“En América Latina hay una historia común porque todos venimos de la esclavitud y existen movimientos sociales planteando la defensa de los derechos de los negros. Lo particular es que el negro cubano se organizó políticamente primero que en otros países, con la creación a inicios del siglo XX, del Partido Independientes de Color (PIC)”, dijo.

“Desde hace años venimos planteando que hay un problema serio racista en nuestro país.  Hay que exigirle al gobierno que políticamente atienda el problema social para evitar que se convierta en un problema político, eso también nos lo enseñó el PIC”, insistió.

El estudioso Roberto Zurbano  indicó que deberían estudiarse los diferentes modelos aplicados en América Latina, ante lo que Quiñones sugirió “encontrar nuestras propias maneras de comprender e intentar la solución del problema”.

Para acercar los debates a la población, uno de los propósitos de ARAC desde el inicio de sus actividades, el próximo encuentro tendrá lugar en el barrio Balcón Arimao, en el municipio de La Lisa, también de alta concentración de población afrodescendiente, anunció la periodista Gisela Arandia, de ARAC. (2013)

Un comentario

  1. Helkaraxe

    No creo que en Cuba hay ningun tipo de discriminacion racial a nivel institucional… Ni diferencia de acceso a ninguno de los derechos que garantiza nuestra sociedad… Como en cualquier pais (en Cuba menos que en la mayoria) siempre hay prejuicios heredados que poco a poco van siendo superados… Esta insistencia de un grupito de personas en exaltar supuestos conflictos raciales no es compartida por la mayor parte de la sociedad en un pais donde la cultura negra y la blanca se han mezclado creando un “ajiaco” que todos sentimos como nuestro.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.