Censo mostrará otros retos de las cubanas

La realidad de las trabajadoras del hogar resulta poco estudiada, en un país donde la mayoría de las mujeres participa en la vida pública.

Jorge Luis Baños - IPS

Preguntas sobre el abasto de agua y las condiciones para cocinar resultan vitales para conocer la situación de las cubanas.

La Habana, 18 sep.- La situación de las mujeres, sobre todo de las amas de casa y jefas de hogar, podrá conocerse con mayor profundidad cuando finalice el procesamiento de los datos que arrojará el Censo de Población y Viviendas, que se desarrolla hasta el 24 de este mes.

Ellas estaban en 2002 al frente de 40,6 por ciento de los hogares de la isla caribeña; y tenían una tasa de desocupación mayor que la masculina -de 3,5 por mil trabajadores- al cierre de marzo de 2011, según las últimas cifras aportadas por la estatal Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), rectora del conteo nacional.

Las cubanas que se encargan solas de sus hogares, el cuidado de los hijos y padres y madres ancianas, suelen vivir en condiciones de pobreza, según investigaciones. Por otra parte, especialistas alertan que el proceso de reformas económicas iniciadas en 2007 pudiera provocar un descenso en la participación femenina en la actividad económica del país.

Hogar

El actual estudio nacional identificará por edad y color de la piel a las cubanas que fungen como “cabezas de familia”, a la vez que examinará la figura de “ayudante familiar no remunerado”, que aparece en la ficha al mismo nivel del empleo estatal o privado en la categoría de Ocupación.

De esta manera, visibilizará la labor y situación de quienes cuidan a niños y personas enfermas, rol que ocupan en su mayoría las mujeres. Estos datos servirán de base para investigaciones de género, así como para trazar políticas diferenciadas de apoyo a este grupo social vulnerable.

Desde sus primeras preguntas, el cuestionario censal persigue recoger información sobre las condiciones constructivas y de higiene de cada domicilio, dato revelador de la calidad de vida en los hogares y de la población femenina, que carga sobre sus espaldas el grueso de las labores domésticas por la persistencia del sexismo en el país.

La octava pregunta del cuestionario censal -de un total de 39-, se refiere a la disponibilidad de locales para cocinar en la vivienda. Seguidamente, se indaga sobre el tipo de energía utilizada en la cocción de los alimentos, una actividad casi exclusiva de las mujeres.

Espacio público

Aunque las cubanas constituyeron el 62,8 de los graduados en la educación superior en el 2011, ellas aún enfrentan dificultades para continuar superándose y ocupar puestos decisivos en el mundo profesional y académico, según investigaciones de la psicóloga Lourdes Fernández Rius, recogidas en el libro “Género y Ciencia o ¿la apoteosis del egoísmo?”.

En ese sentido, el censo en curso aportará detalles sobre los niveles posteriores a la licenciatura alcanzado por las mujeres, ya que por vez primera incorpora preguntas sobre los grados científicos de posgrado, máster y doctorado, alcanzados por las personas en Cuba.

Además, el censo será el primero en medir, entre otras cosas, el impacto en ellas del proceso de actualización del modelo económico cubano, que ofrece más posibilidades de empleo en sectores tradicionalmente masculinos como la construcción y la agricultura, promueve el trabajo privado –donde son minoría- y reduce los puestos laborales en el sector estatal.

En específico, el conteo nacional actualizará datos sobre la población femenina en las zonas rurales, donde suelen tener una menor incorporación al trabajo remunerado. Mientras que en 2002, cuando se realizó el último censo, las mujeres rurales tenían una tasa de participación económica de 22 por ciento, las urbanas ostentaban 38 por ciento. Según la ONEI, ese indicador se elevó en 2009 entre las pobladoras del campo a 33 por ciento, y en las urbanas, a 45 por ciento.

Para el actual Censo de Población y Viviendas, iniciado el 15 de septiembre, se perfeccionaron los mecanismos de captación de información y se han convocado a más de cien mil personas a lo largo del país. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.