Cuba pone en pausa legalización del matrimonio igualitario

El proyecto de nueva Constitución, que debe someterse a referendo en 2019, excluye la propuesta inicial de redefinir al matrimonio como la unión entre dos personas.

Activistas por los derechos LGBTI marchan en La Habana como parte de la conga por la diversidad durante la sexta Jornada contra la homofobia y transfobia. El proyecto de Constitución mantiene dentro del principio de igualdad la obligación de no discriminar por orientación sexual e identidad de género.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 20 dic.- Contrariedad, enojo e incertidumbre, aunque también optimismo, se mezclaron en las innumerables reacciones de cubanas y cubanos en redes sociales, tras anunciarse la eliminación del polémico artículo 68 del proyecto de Constitución, lo que posterga más las uniones legales entre personas del mismo sexo.

No obstante, aún existen posibilidades para que futuras leyes amparen el matrimonio igualitario o al menos la unión legal entre dos personas sin importar su sexo o género, en este país caribeño de 11,2 millones de habitantes.

La víspera, el secretario del Consejo de Estado, Homero Acosta, presentó ante la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP, parlamento unicameral) los resultados del proceso de consulta ciudadana del proyecto de Constitución de la República, efectuado del 13 de agosto al 15 de noviembre, en el cual participaron 8.945.521 personas.

De acuerdo con Acosta, el artículo 68, que definía el matrimonio como “la unión voluntariamente concertada entre dos personas con aptitud legal para ello”, recibió 192.408 opiniones (no precisó cuántas a favor y en contra), casi un 25 por ciento de las vertidas durante toda la consulta y fue mencionado en 88.066 reuniones (el 66 por ciento).

Activistas y proyectos sociales atribuyen a la homofobia y al machismo imperante en la sociedad cubana la persistencia de una normativa considerada una de las más conservadoras de Latinoamérica.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

 

La mayoría, dijo, propuso sustituir dicha redacción y dejarla como aparece en la actual Carta Magna que data de 1976: entre un hombre y una mujer.

Según el secretario del Consejo de Estado, se decidió diferir el concepto de matrimonio del proyecto constitucional y dejar su definición en futuras leyes.

En su cuenta de la red social Twitter, la ANPP precisó que el nuevo Código de Familia deberá establecer quiénes pueden ser sujetos del matrimonio.

Y agregó que “se realizará #ConsultaPopular y Referéndum, en un plazo de dos años a partir de una propuesta de disposición transitoria recogida en el propio proyecto”.

Algunos seguidores de dicha cuenta, como el usuario denominado El Catalejo, se mostraron inconformes con la decisión al subrayar que “los derechos de las minorías no se deciden en referéndum”.

“¿Te imaginas como hubieran sido esas votaciones por los derechos civiles de los afroamericanos en los estados del sur de Estados Unidos, o como hubieran sido en la Alemania nazi por los derechos de los judíos?”, cuestionó.

Un capítulo para las familias

El nuevo borrador constitucional incorpora un capítulo solo para las familias, donde se reconocen los vínculos jurídicos y de hecho, y el derecho de cada ciudadano de fundar una, sin distinción de su naturaleza.

Asimismo un nuevo artículo, ahora número 82, define al matrimonio como “una de las formas de organización de las familias. Se funda en el libre consentimiento y en la igualdad de derechos, obligaciones y capacidad legal de los cónyuges. La ley determina la forma en que se constituye y sus efectos”.

Este artículo reconoce también las uniones de hecho.

El futuro Código de Familia que será sometido a consulta popular y referendo definirá la forma de constituir el matrimonio.

Foto: Tomada de Cubahora

 

Como decisión transitoria No.13, el texto otorga a la ANPP un plazo de hasta dos años a partir de que entre en vigencia la nueva Carta Magna, para iniciar el proceso de consulta popular y referendo del proyecto de Código de Familia, en el que debe figurar la forma de constituir el matrimonio.

El artículo 40 del proyecto ahora será el número 42, y mantiene dentro del principio de igualdad la obligación de no discriminar por orientación sexual e identidad de género, entre otros motivos.

Durante los últimos 20 años, voces ciudadanas han reclamado la aprobación de un nuevo Código de Familia que sustituya el actual que data de 1975, lo cual valoran como un paso necesario para ampliar y proteger los derechos de grupos históricamente discriminados, como las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e interesexuales y queer (LGBTIQ).

Más reacciones:

Código de Familia: entre el referéndum y la consulta

¿Qué pasó con el matrimonio en el proyecto de Constitución?

Carta abierta al Diputado Raúl Alejandro Palmero Fernández

Activistas y proyectos sociales atribuyen a la homofobia y al machismo imperante en la sociedad cubana la persistencia de una normativa considerada una de las más conservadoras de Latinoamérica.

El artículo 68, que suscitó numerosas expectativas en la comunidad LGBTI local por su carácter revolucionario y de restitución de derechos, fue objeto de una gran polémica durante la discusión popular del anteproyecto constitucional.

Algunas iglesias evangélicas y la Iglesia Católica rechazaron abiertamente al artículo 68 y hasta realizaron acciones masivas en espacios religiosos, que se desbordaron a zonas públicas, para hacer valer sus posturas.

A continuación, la Redacción IPS Cuba compila algunas de las reacciones que generó la modificación del artículo 68:

Mariela Castro (diputada): “La variación en la nueva propuesta estriba en la sustitución de “personas” por “cónyuges”, cuestión que mantiene la posibilidad de que todas las personas podamos acceder a la institución matrimonial. Además, coloca como elemento novedoso las uniones de hecho, sin atarlas a género alguno. No hay retroceso, la esencia del artículo 68 se mantiene, la lucha continúa, ahora démosle el SÍ a la Constitución y luego cerremos filas para lograr un Código de Familia tan avanzado como el nuevo texto constitucional”.

Yamila González (jurista): “Comparto el criterio de Mariela y me parece excelente la convocatoria que nos hace. Considero que debemos esperar a que se publique el proyecto de Constitución con las nuevas modificaciones para opinar y debatir en consecuencia. Estoy segura, que como ella nos dice la voluntad política de eliminar todas las discriminaciones se mantiene intacta”.

Francisco Rodríguez Cruz (periodista): “Será esa concepción, estudio y discusión de la ley (nuevo Código de Familia) otro proceso que nos permitirá mantener el tema de los derechos de las personas LGBTI en el centro del debate ciudadano, y continuar en la conquista de espacios de comunicación social que nos permitan afianzar el respeto a la diversidad sexual como un valor definitivo de nuestra sociedad socialista”.

Soledad Cruz (periodista): “Qué pena saber que se mantienen tantos prejuicios y qué rabia comprobar la mala influencia de las iglesias ante un artículo tan democrático y humano”.

Luis Alberto García (actor): “Quitaron del borrador del proyecto de Constitución el párrafo relacionado con el matrimonio entre dos personas. ¿Y? ¿Finalmente ganaron los de las familias originales? ¿Son más votos los de ellos? ¿Esto se trata de votos o de justicia?”.

Isbel Díaz Torres (activista): “Como bien vimos en el pasado Censo (de Población y Viviendas, 2012), los cónyuges tienen que ser de sexos diferentes. Así escribieron con bolígrafo, y se burlaron de todo lo demás. No habrá manera de invocar la Constitución en ese sentido si la Constitución no es explícita. Y si el Código de Familia no dijera de manera explícita que dos personas del mismo sexo pueden casarse, pues eso será todo”.

Lázaro Javier Chirino (bloguero): “Dos años para que las personas del mismo sexo puedan casarse en Cuba. Dos años para defender el derecho de una minoría excluida social y políticamente. Pero dos años también para que la Iglesia siga llenando la ciudad de carteles, para que saque a la calle sus cultos y reverendos con pandereta (…) No quiero esperar dos años. Porque en dos años pasan muchas cosas y esta asignatura pendiente con las minorías sexuales de Cuba tiene casi 60 años y ni un solo perdón”. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.