Diálogo y participación en la lucha contra la homofobia

Las jornadas cubanas contra la homofobia han ido articulando el Movimiento LGBTHI en el país, reconoció Mariela Castro.

Jorge Luis Baños-IPS/jlbimagenes@yahoo.es

Durante el intercambio con un estudiante universitario, Mariela Castro insistió en que hay que aprender y desarrollar el diálogo entre todas y todos.

La Habana, 14 may.- En Cuba también se incluyen en la lucha contra la homofobia a las personas heterosexuales  y las intersexuales , explicó Mariela Castro Espín, directora del estatal Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), durante una conferencia ofrecida en la Facultad de Biología de la Universidad de La Habana.

Al referirse a la educación sexual en los procesos de transformación social en este país, la sexóloga reflexionó: “el triunfo de la Revolución significó el comienzo de las transformaciones más profundas y radicales en la historia de la nación y su cultura, un acontecimiento de tal magnitud no podía sino modificar por entero las políticas de las mentalidades y de los cuerpos”.

Consideró que para comprender el proceso histórico de configuración del género,  aprendizajes de los estereotipos de género, y la manera de interpretar la sexualidad en las diferentes épocas, resulta necesario escudriñar en la cultura y la historia “cómo se fueron articulando estas ideas que actualmente reproducimos y tenemos fuertemente incorporadas en la vida cotidiana y en los matices de nuestras relaciones con otras personas y con nosotros mismos”.

Castro Espín habló este lunes ante  un auditorio  conformado por estudiantes y profesores universitarios, de Cuba y otros países,  representantes de grupos religiosos y organizaciones sociales no gubernamentales, convocados por la Cátedra de Antropología “Luis Montané” de la Universidad de La Habana.

La directora del Cenesex comentó que “el proceso revolucionario tuvo un recorrido particular por cada proceso discriminatorio que se vivía” y resaltó a propósito el trabajo de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), como organización de la sociedad civil, en aras de la inserción del enfoque de género en los estudios realizados a finales de los años 80.

Al respecto  destacó que la organización representativa de las féminas inició el proceso de educación sexual en Cuba con carácter institucional, a partir de la celebración en 1975 del primer congreso del Partido Comunista, cuando la educación sexual quedó establecida como política de Estado, en dos de las resoluciones aprobadas.

Además, refirió “la fuerte influencia” de la FMC en la distribución de políticas y leyes,  la creación del Cenesex y el legado de proponer cambios legislativos que permitan reconocer los derechos de las personas LGBTI (lesbianas, gay, bi, trans e intersexuales), quienes esperan la aceptación de las propuestas de modificaciones al Código de Familia aprobado en 1975.

Sobre los cambios legislativos impulsados por la organización que lideró hasta su muerte Vilma Espín Guillois (1930-2007),  madre de la directora del Cenesex, se encuentra el reconocimiento de los derechos a la paternidad en el referido código, aprobado por consenso popular y que planteaba “elementos muy avanzados” en cuanto a “la responsabilidad equitativa del hombre y la mujer ante la familia”, según apreció Mariela Castro.

Igualmente reiteró la idea expresada en otras ocasiones: “la ley por sí sola no garantiza derechos, no garantiza cambio cultural”, (el código) “sí es expresión de que existe voluntad política pero no es suficiente”, indicó.

Sin embargo, consideró que la celebración desde 2008 de las jornadas de lucha contra la homofobia “ha dado resultados, porque al menos hemos logrado poner en el debate de la sociedad cubana esta realidad, y además mirar la homofobia como algo inaceptable, que no está en coherencia con el proyecto revolucionario”.

“Un proyecto que lucha por la emancipación del ser humano, por la igualdad de oportunidades no puede seguir reproduciendo esas discriminaciones”, recalcó.

En otro momento de su intervención, la sexóloga aseguró que “la revolución cubana nació  homofóbica, como sucedía en todas las sociedades. Eso está sobredimensionado, quisiéramos que cada generación que ha participado en el proceso de construcción revolucionaria no hubiera cometido errores”.

“Me siento muy orgullosa como cubana y militante comunista”  de que en 2012, la Conferencia del Partido Comunista de Cuba aprobó finalmente un objetivo dirigido a luchar contra toda forma de discriminación, incluyendo la sexual, y con recomendaciones de incluir la identidad de género.”Nos costó trabajo pero se pudo”, declaró.

Enseguida acotó: “Las discusiones que se dieron dentro del partido para llegar a ese objetivo fueron complejas y siempre la máxima dirección estuvo apoyando el proceso, creo que gracias a mi mamá, quien trabajó por muchos años tratando de concientizar a sus compañeros de lucha”.

“Hay que hacer mucho en este campo y seguir avanzando, de un día para otro no se logra, lo importante es que participemos, discutamos y seamos transparentes y sinceros en nuestras dudas y cuestionamientos, porque justamente de ahí sacamos los más importantes aprendizajes para seguir haciendo nuestro trabajo”, concluyó la directora del Cenesex.

La VI Jornada Cubana contra la Homofobia se desarrollará hasta el próximo 31 de mayo y tendrá sus actividades principales el 17 de mayo, en la central provincia de Ciego de Ávila.(2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.