Especialistas instan a dialogar sobre diversidad sexual

El acoso escolar causado por la homofobia y la intersexualidad son temas de los que se habla poco en la sociedad cubana.

El acoso escolar causado por la homofobia y la intersexualidad son temas de los que se habla poco en la sociedad cubana.

La Habana, 7 jun.- Especialistas de Cuba instan a ampliar el diálogo en la sociedad cubana sobre la diversidad sexual y problemas asociados a la discriminación que viven las personas LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros e intersexuales), como el bulling homofóbico (abuso escolar).

Varios investigadores cubanos “se están refiriendo de forma más reiterada al abuso escolar. Existe el bulling homofóbico”, afirmó Rita María Pereira, en su ponencia “Una reflexión sobre los estereotipos heteronormativos y su incidencia en la igualdad de oportunidades de niñas y niños de ejercer el derecho a la Educación en Cuba”.

“No hay una conciencia de la complejidad de este conflicto”, lamentó la experta. También recordó la necesidad de condenar todas las formas de violencia relacionadas con la sexualidad, en virtud de lo planteado por las Naciones Unidas en las metas de salud sexual para el milenio.

“Mientras que la salud sexual de estos niños y niñas no se respete ni se proteja, ellos dejan de disfrutar en la práctica del derecho a la educación, garantizado en Cuba con igualdad de oportunidades”, concluyó, al presentar ese trabajo en la última sesión científica de la Sociedad Cubana Multidisciplinaria para el Estudio de la Sexualidad (Socumes).

Por su parte, la psicóloga Adriana Agramonte abogó por visualizar más los problemas de las personas intersexuales, que viven una realidad “controversial, sujeta a dilemas y retos”. A su juicio, “desde la institución médica y el campo de la salud, se puede hacer mucho para cambiar la realidad de la intersexualidad”.

“Estamos tratando de que las niñas y niños intersexuales tomen más decisiones y participen de los asuntos que tienen que ver con sus propios cuerpos”, aseguró la doctora.

Además, compartió la historia de un paciente atendido por ella con el auditorio, conformado sobre todo por estudiantes de Medicina, que asistió a la cita, titulada “Diversidad sexual. Diálogo, reflexión y participación” y desarrollada el pasado 31 de mayo.

Esta persona, diagnosticada con una hiperplasia renal congénita y con genitales indefinidos, decidió quedarse como varón después de 10 años de consultas, narró Agramonte.

Más adelante, la psiquiatra Ada Alfonso Rodríguez compartió las conclusiones extraídas del “Diálogo entre profesionales de la salud y mujeres lesbianas. Encuentros, desencuentros y desafíos”, un análisis demostrativo de problemas que afectan a este grupo.

Estas mujeres enfrentan dificultades para contratarse laboralmente, sufren de discriminación por parte de la familia y en los servicios de salud, específicamente los ginecobstetras.

“El acceso a la salud es un derecho humano. Si no se cambian las normas culturales y las relaciones en las comunidades, familias y ámbitos de trabajo con respecto a las mujeres que aman a otras mujeres, será muy difícil que ellas disfruten plenamente de estos servicios”, apreció.

“Tenemos que desaprender la violencia y llegar a una emancipación plena a través del diálogo y la participación real”, conminó el doctor Alberto Roque, en su ponencia “Ciudadanía sexual, participación social y emancipación dentro de la Revolución”.
Por su parte, el activista Yasmany Díaz Figueroa presentó detalles de la experiencia del estatal Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) en el trabajo con jóvenes.

El psicólogo explicó que el Cenesex rescató esta labor a partir de 2009, cuando se implicaron jóvenes interesados en el respeto a la diversidad sexual, sobre todo del ámbito universitario.

En cambio, continuó, ahora cuentan con “una red de juventudes”, que integra desde estudiantes universitarios hasta trabajadores por cuenta propia y personas sin vínculo estudiantil o laboral, que residen en La Habana, Sancti Spíritus, Cienfuegos, Santiago de Cuba y Ciego de Ávila.

“Trabajar con los jóvenes en los temas de sexualidad es invertir en el futuro”, expuso. Además, Díaz recalcó la idea de “que los jóvenes no deben ser el objeto, sino los sujetos del cambio social”.

Las sesiones científicas de la Socumes se realizan cada dos meses en la Casa del Alba, en La Habana. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.