Las mujeres marcan pauta en la isla

Las cubanas son mayoría entre los profesionales y técnicos del país y crece su presencia al frente de los hogares.

Jorge Luis Baños - IPS

Las mujeres han avanzado en el difícil camino hacia la equidad de derechos y oportunidades

La Habana, 7 sep.- Las mujeres son mayoría dentro del total de técnicos y profesionales en Cuba. El dato, aunque venía perfilándose en investigaciones diversas, y como resultado del seguimiento de las estadísticas continuas del sector educacional, fue uno de los que corroboró la última investigación censal en el país, realizada en septiembre de 2002.

Entonces, hace casi una década, ellas sumaban el 61,3 por ciento de los trabajadores que en la isla eran profesionales y técnicos.

En general, el último Censo Nacional de Población y Viviendas reportó un alto nivel educacional para los habitantes del archipiélago, con casi 6,5 millones de personas con nivel medio o universitario vencido. El 85,42 por ciento de la población ocupada del país -cuya edad promedio rondaba los 40 años- tenía nivel medio superior terminado en 2002.

Aquella investigación censal también reveló otras cifras que confirmaron los pasos ganados por las mujeres en la isla en el difícil camino hacia la equidad de derechos y oportunidades.

Con relación a la jefatura femenina de los hogares, por ejemplo, reveló un nivel de 32 por ciento, una cifra “sin precedente en el país”, según las doctoras Sonia Catasús, del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de La Habana, y María del Carmen Franco, del Centro de Estudios de Población y Desarrollo de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información.

Según las expertas “en Cuba, al igual que en la generalidad de los países, el reconocimiento de la mujer como jefa de hogar ha estado en ascenso en los últimos años, y ha alcanzado niveles que la distinguen de otros contextos latinoamericanos”, precisaron en el estudio “La jefatura de hogar en Cuba y América Latina: Un acercamiento a las desigualdades regionales y de género”, publicado como parte de la serie Cuadernos de Estudio de Población y Desarrollo, editada por el CEPDE.

Así, la tasa de jefatura femenina pasó de 9,6 por ciento en 1953 a 13,3 por ciento en 1970. Luego alcanzó 19,7 por ciento en 1981 y 27,2 por ciento en 1995, hasta llegar a la citada cifra registrada por el Censo de 2002.

Tomando como referencia los datos obtenidos hace diez años, el país también presentaba una alta tendencia a las uniones consensuales (42 por ciento del total de casados y unidos), a la baja fecundidad, al incremento de los nacimientos fuera del matrimonio y a las altas tasas de divorcio, por encima de las 60 separaciones por cada 1.000 matrimonios en el año.

Especialistas coinciden en que datos como éstos resultan evidencia de tabúes machistas que van quedando atrás.

Pero, igualmente, defienden la necesidad de que junto a indagaciones estadísticas como los censos de población y viviendas, se emprendan otras investigaciones, quizás más cualitativas, que muestren también aquellas inequidades que todavía persisten, sobre todo en el complejo terreno de las relaciones de género, marcado por años de herencia patriarcal. (2011)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.