Migraciones: ¿Cómo se mueve la isla?

Mujeres y personas jóvenes protagonizan los movimientos migratorios dentro de Cuba.

Jorge Luis Baños - IPS

Las investigaciones confirman las tendencias migratorias del oriente al occidente de Cuba, usando las provincias centrales como un trampolín.

La Habana, 6 sep.- Cuando cubanas y cubanos se desplazan dentro de la isla viajan, generalmente, del oriente hacia el occidente, pasando por una región central bastante estable en materia de emigrantes e inmigrantes, que se ha convertido en una suerte de trampolín o sitio de tránsito.

Así lo confirma el estudio monográfico “Migraciones Internas en Cuba según el Censo del Año 2002”, publicado en 2010 como resultado de un análisis conjunto del Centro de Estudios de Población y Desarrollo (CEPDE), de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) y el Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de La Habana (CEDEM).

Según esa investigación, que como su nombre indica es fruto del análisis de las estadísticas conseguidas durante el último levantamiento censal en Cuba en septiembre de 2002, las provincias con saldos negativos más pronunciados son las orientales Granma, Santiago de Cuba, Guantánamo y Holguín, las provincias que necesitan de mayor impulso en las inversiones en función de fomentar opciones de empleo y desarrollo.

Estos cuatro territorios emiten el 54 por ciento de toda la emigración de la isla.

En el occidente cubano, en tanto, sólo Pinar del Río, en el extremo occidental del país, es una provincia emisora de viajantes.

En Cuba son múltiples las fuentes de información que se emplean para estudiar la variable de las migraciones. Todos los censos desarrollados desde 1953 hasta la actualidad incorporaron

una o más preguntas para estudiar la migración. El primero solo incluyó la pregunta “Lugar de Nacimiento”, pero en el de 2002 se agregaron además las interrogantes “Lugar de Residencia Anterior” y “Duración de la Residencia”.

Al cruzar las respuestas al conjunto de preguntas, la última investigación permitió elaborar un panorama de las migraciones internas bastante completo, que se complementa con los datos obtenidos de los registros continuos que recogen los traslados por cambios de domicilio dentro del país.

A este esfuerzo se suman encuestas específicas para estudiar esta variable. Entre las más relevantes, aparece la Encuesta Nacional de Migración Interna de 1995 – dirigida por Blanca Morejón Seijas, especialista del CEDEM-, que abarcó una muestra de 20.000 hogares en 99 de los 169 municipios del país.

Así, el procesamiento de datos diversos también posibilitó al equipo de autores del estudio publicado en 2010 por el CEPDE y el CEDEM afirmar que, al menos hasta 2002, habían crecido las mujeres y las personas jóvenes con mayor nivel escolar dentro del panorama de las migraciones internas en Cuba.

“A lo largo de casi dos décadas (la comparación se establece con el censo de 1981), se ha incrementado discretamente la participación de la mujer en la migración”, asegura el texto.

Asimismo, añade, “ha disminuido la presencia de población migrante de color de la piel blanco entre ellos, han aumentado los porcentajes de población más escolarizada entre los migrantes y de manera significativa, se aprecia una mayor participación relativa de migrantes residentes en las áreas de destino, que se clasifican como dirigentes, profesionales y técnicos”. (2011)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.