Persisten bajos indicadores de lactancia materna en Cuba

Los centros hospitalarios fomentan y apoyan esta práctica, pero otros factores obstaculizan su desarrollo.

Las múltiples ventajas de la lactancia materna deberían impulsar a los gobiernos a establecer políticas y programas destinados a proteger esa práctica, insta Unicef.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 16 ago.- Aunque solo 33 por ciento de la población neonatal en Cuba recibe leche materna como alimento exclusivo durante los primeros seis meses de vida, las instituciones de salud promueven la lactancia y la población en general conoce las bondades de esa práctica.

Más sobre lactancia

De acuerdo con un reporte de la Unicef y la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel mundial la lactancia materna apenas llega a 40 por ciento de niños y niñas menores de seis meses, una situación que califican de preocupante.

Ese tipo de alimentación ayuda a prevenir la diarrea y la neumonía, dos de las causas de muerte infantil, mientras reduce los riesgos de algunos tipos de cáncer en las progenitoras, precisó el documento difundido el pasado 1 de agosto.

A juicio del director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, la lactancia materna garantiza el mejor comienzo posible en la vida, entre otros factores porque funciona como una primera vacuna que protege de padecimientos letales.

Los bebés alimentados exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida presentan un mayor desarrollo en zonas clave del cerebro y un progreso cognitivo superior, especialmente en el lenguaje, la capacidad motora y la percepción visual, destaca la OMS.

En tanto, el portal cubano Infomed señala que la lactancia materna juega un papel clave para la salud del binomio madre-bebé y en el enfrentamiento de enfermedades no transmisibles. También ayuda al crecimiento económico inclusivo y a la reducción de las desigualdades.

Dar el pecho se asocia también a una reducción de las muertes súbitas infantiles. Un niño que es amamantado por más tiempo, tiene un menor riesgo de tener sobrepeso u obesidad en su vida futura, indican investigaciones.

Ese dato de la Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados MICS4 de 2014, realizado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), repercutió en los medios nacionales con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, la primera de este mes de agosto.

Según el jefe del Programa Materno Infantil del Ministerio de Salud Pública, el doctor Roberto Álvarez Fumero, la promoción de la lactancia y la disponibilidad de bancos de leche humana en todo el país han contribuido a reducir la mortalidad de niños y niñas.

“Todavía no se logra una adherencia total a este importante alimento en los primeros meses de vida, lo cual está relacionado con las pautas culturales de las familias. Tal situación puede cambiarse con el apoyo de toda la sociedad, las instituciones y los medios de comunicación”, indicó al oficial diario Granma.

Annia Frade, una joven madre de Sancti Spíritus, estaba consciente de la importancia de la lactancia materna exclusiva y pretendía seguir esa práctica, pero como no contaba con leche suficiente recurrió al NAN, una leche maternizada que se comercializa en las tiendas minoristas a altos precios.

“La leche materna lo tiene todo, hasta la temperatura correcta. Ahora, cuando preparo las tomas adicionales es otra cosa, debo tener mucho cuidado, esterilizar todos los recipientes y utensilios, hervir bien el agua…”, dijo a la Redacción IPS Cuba.

Algo similar le sucedió a Anabel Redonet, que vive en el habanero municipio del Cerro. Como su hijo de dos meses no se llenaba solo con el pecho, consultó a la pediatra y ella le explicó que podía darle además leche en polvo fortificada, distribuida como parte de la canasta básica subsidiada.

“Durante el tiempo de embarazo, en las diferentes consultas hablan de la lactancia materna exclusiva y aunque una quisiera seguir esa recomendación al pie de la letra, inciden muchos factores, es necesario tener buenas condiciones de alimentación, reducir el estrés…”, expresó.

Cintia Galatas sí ha logrado seguir con la lactancia materna exclusiva, y su niño de dos meses presenta un peso y un tamaño considerablemente mayor al de otros bebés de su mismo tiempo.

“Por suerte tengo mucha leche, cada dos o tres horas doy el pecho, es a libre demanda, cada vez qué él quiera, tengo la suerte de que mi esposo y toda mi familia me apoya”, dijo Galatas.

Según la doctora Berta Lidia Castro, jefa nacional del Grupo de Pediatría, el apoyo de la familia a la mujer lactante resulta clave para lograr esa práctica tan saludable que protege a niños y niñas contra múltiples infecciones y alergias, mejora la respuesta inmunológica, reduce la anemia en la infancia y es una fuente ideal de nutrientes.

Para ayudar a aquellas madres que no tienen todas las condiciones para dar el pecho, existen en el país 10 bancos de leche humana. El diario Granma informó que dos por ciento de los niños y niñas nacidas en Cuba, en 2016, obtuvieron alimento gracias a las reservas de esos centros.

Otra de las políticas impulsadas dentro del sistema de salud es la certificación de hospitales maternos y otros centros con el calificativo de Amigos de la madre y el niño/a.

Para adquirir tal condición, las y los trabajadores del lugar deben estar capacitados transmitir a las madres las ventajas y beneficios de la lactancia materna y enseñarles la técnica adecuada de amamantar.

También es necesario garantizar que en la primera hora de vida, él o la recién nacida sean puestos en contacto piel con piel con su mamá.

La Semana Mundial de la Lactancia Materna se celebra cada año para resaltar la importancia de esa práctica y reflexionar sobre cómo es posible contribuir a ella.

Según Unicef, niñas y niños deben ser alimentados con la lactancia materna exclusiva a partir del nacimiento hasta los primeros seis meses de vida, y continuar esa práctica con la administración de alimentos complementarios hasta los dos años.

Además, la cartera sanitaria lidera varios programas para velar por la salud de la madre y la población neonatal. Por otra parte, los medios de comunicación no promueven los sucedáneos de la leche materna (2017).

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.