Por un mapa cubano de la migración interna

Estudios comparativos sobre el tema podrán ser emprendidos a partir de los resultados recabados en el censo sobre Población y Viviendas.

Jorge Luis Baños - IPS

Las provincias orientales aportan alrededor del 30 por ciento de los migrantes internos en Cuba.

La Habana, 27 sep.- Aunque en Cuba el desplazamiento de la población hacia zonas urbanas con predominio hacia la capital del país repercute significativamente en la realidad social, económica y cultural de las diferentes regiones, la variable demográfica “migraciones internas” ha sido una de las menos estudiadas en los últimos años.

El Censo de Población y Viviendas celebrado del 15 al 24 de septiembre debe arrojar resultados que actualizarían las investigaciones realizadas a partir de datos del conteo nacional anterior, desarrollado en 2002, y las Estadísticas Continuas de Migraciones Internas hasta 2007.

Alrededor de un 15 por ciento de la población cubana reside en una provincia distinta a la de su nacimiento, según una monografía publicada en 2010 por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) a través de su Centro de Estudios de Población y Desarrollo (CEPDE) y el Centro de Estudios Demográficos (CEDEM) de la Universidad de La Habana.

Hasta esa fecha, se registró la disminución de migrantes interprovinciales (entre territorios limítrofes), pero aumentó en la última década el flujo de personas hacia la capital del país, a pesar de la existencia del Decreto Ley 217 (modificado en 2011), que buscaba la contracción de las corrientes con destino a La Habana.

Entre los parámetros que incluye el cuestionario del censo de este año se encuentran el lugar de nacimiento, el tiempo de residencia y las relaciones de parentesco de las personas en el domicilio actual.

Mapa tomado del documento “Estudio de las Migraciones Internas”, publicado en el portal de la Onei.También, se miden sus ocupaciones y edades, detalles que servirán a estudios futuros para determinar las características y condiciones de vida de los migrantes de cara a las reformas económicas y sociales impulsadas en Cuba desde 2007.

El estímulo al desarrollo local y la ampliación de los poderes de gestión de los gobiernos territoriales, líneas comprendidas en los documentos rectores de las transformaciones en la isla, podrían tener un impacto directo en el comportamiento de los flujos migratorios, estiman especialistas.

Del mismo modo, expertos cubanos han notado que la entrega de tierras ociosas y el interés prioritario concedido a la producción de alimentos deberán contener en cierta medida el desplazamiento de personas del campo a la ciudad.

La legalización de la compra-venta de viviendas y, por otro lado, los permisos expedidos a algunos trabajadores por cuenta propia para operar fuera de sus provincias, se cuentan, sin embargo, entre los cambios aprobados en el último año que pudieran estar influyendo en la decisión de emigrar.

En la actualidad, las políticas de compensación territorial y otras medidas para favorecer a las localidades en desventaja se recolocan en los primeros planos de la reforma económica. Este tema quedó preterido tras la crisis económica iniciada en los años 90 del siglo XX, un fenómeno que produjo cambios drásticos en las tendencias y dirección de las corrientes de la migración interna en el país.

Por primera vez, este tipo de estudio en el país registrará cuestiones vinculadas al abasto de agua y la recolección de desechos. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.