Problemas en la conducción limitan abasto de agua en Cuba

El estado de los embalses de agua es favorable en general pero no siempre la disponibilidad acuífera garantiza mejoras en el suministro.

Jorge Luis Baños - IPS

Solo por el mal estado de las redes interiores, se pierden alrededor del 22 por ciento del agua bombeada al sector domiciliario en Cuba.

La Habana, 19 sep.- El actual período lluvioso de Cuba, que concluirá en octubre, ha sido generoso para la gente de la isla caribeña. Sin embargo, el acceso al agua resulta limitado para una parte de su población, un aspecto que mide por vez primera el actual Censo de Población y Viviendas.

El conteo nacional que abarcará hasta el 24 de este mes medirá, a través del cuestionario, el modo de abastecimiento de agua, la fuente de que proviene, la frecuencia en que se recibe ese servicio y si se dispone de sistemas de almacenaje como cisternas.

El poco acceso al agua se torna acuciante en algunas localidades cubanas. Pero son las dificultades en la conducción del líquido el factor que perjudica el abasto a la población, ya sea que provenga de aguas superficiales como los embalses o de cuencas subterráneas.

De hecho, fenómenos meteorológicos reportados en los últimos meses provocaron más precipitaciones que lo habitual y elevaron el agua acopiada en los embalses, según el boletín del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH), correspondiente a agosto.

Datos alentadores

Según el último boletín del INRH, la situación actual con respecto al agua resulta favorable:

-Los 240 embalses que tiene el país para recoger aguas superficiales almacenaban el 72,5 por ciento de su capacidad total al cierre de agosto, lo cual supera al promedio histórico en más de un millón 305. 000 metros cúbicos de agua.

-El pasado mes de agosto fue el más húmedo desde 1901 y en ese comportamiento tuvo una gran influencia el paso por Cuba de la tormenta tropical Isaac que proporcionó el 36 por ciento de toda la precipitación ocurrida en esos 31 días.

-El promedio nacional de precipitación del octavo mes del año ascendió hasta los 205.5 milímetros, para un 127 por ciento de la media histórica (161.3 mm), lo cual se considera severamente húmedo.

-Al evaluar las regiones de Cuba, solamente se presentó algún déficit en la región occidental, en la que se registraron 182.3 mm (94 por ciento). En tanto, se señala a la región central como la de mayor cantidad de lluvia al reportar 246.3 mm (149 por ciento de lo habitual), seguida de la oriental con 178.7 mm (139 por ciento).

-Los territorios que tienen sus embalses con un llenado por debajo del 50 por ciento de su capacidad son La Habana con 29.7 por ciento, Mayabeque con 39 por ciento, Matanzas con 47 por ciento y Las Tunas con 48.5 por ciento.

-De las 15 cuencas principales que están vinculadas al abasto de agua a las principales ciudades y polos turísticos, todas se encuentran en estado normal, aunque cuatro tienen tendencia a bajar mientras las restantes están estables o subiendo en el nivel de líquido.

Abasto

En tanto los números indican que debía existir un mejoramiento en el abastecimiento de agua, en la capital, por ejemplo, persisten problemas y hay déficit en numerosos lugares. La mayoría de las personas tiene que acudir al líquido que acumulan en tanques y cisternas pues muy pocos reciben agua corriente en su domicilio las 24 horas.

En Alamar, la ciudad construida al este de La Habana donde hay una gran cantidad de población concentrada en edificios y que depende de las aguas superficiales de las presas del este capitalino, la situación es caótica. Pilar Hernández, enfermera y vecina de Alamar, cuenta que recibe este servicio cada cuatro o cinco días y es una odisea el suministro.

Por lo general, muy pocos hogares capitalinos reciben agua a domicilio las 24 horas. En el mejor de los casos, unos la reciben varias horas al día, mientras a otros les llega cada tres o cuatro días.

En esta situación influye la pérdida del líquido por el mal estado de las redes hidráulicas y los problemas que aún subsisten en la agricultura, la cual consume el 60 por ciento de las disponibilidades.

Aymé Aguirre, vicepresidenta del INRH, subrayó en una mesa redonda efectuada el 8 de septiembre del 2011, que las pérdidas en conducciones de los acueductos es de 50 por ciento.

Aguirre indicó que, si a esto se suma el agua que se pierde en los sistemas de riego en la producción agropecuaria y azucarera, y la que se desaprovecha en los canales magistrales administrados por el sistema de recursos hidráulicos, se malgastan cada año alrededor de 600 millones de metros cúbicos por estas causas.

La funcionaria añadió que hay otra cantidad de líquido que no se aprovecha en las disponibilidades de los embalses por no completamiento de los sistemas de riego para extraer el agua.

La sumatoria de todo lo señalado por Aguirre indica que el agua desperdiciada en general es igual a las capacidades creadas con infraestructura hidráulica a través de las obras realizadas en el país entre 1976 a 1986. Aunque no reveló el número en millones de metros cúbicos totales que esto significaba.

En el último período de sesiones de la Asamblea Nacional, realizado el pasado mes de julio, la televisión cubana dijo que anualmente se pierden mil millones de metros cúbicos de agua por diversos problemas en la conducción.

Otro de los problemas identificados es la pérdida dentro de las viviendas por el mal estado de las redes interiores. Por esta vía, se pierden alrededor del 22 por ciento de lo que se envía a los domicilios.

Aguirre subrayó que los institutos y ministerios evaluaron la situación de la conducción acuífera, para encontrar soluciones que provengan de la industria nacional. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.