VIH/sida afecta a otros grupos en Granma

Más de la mitad de las 800 personas que viven con VIH/sida en ese territorio oriental fueron diagnosticadas en los últimos cinco años.

Jorge Luis Baños/ jlbimagen@gmail.com

En Cuba, aumenta cada año la incidencia del virus en mujeres y jóvenes, según especialistas.

La Habana, 9 oct.- La epidemia del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), causante del sida, se desplaza del grupo específico de los hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH) hacia la población general en la provincia de Granma, a 730 kilómetros de esta capital.

Las mujeres y hombres heterosexuales, sobre todo jóvenes, están siendo más afectados que anteriormente, informó José Martínez, especialista del Departamento Provincial de Prevención de las Infecciones de Transmisión Sexual y el sida.

Esta nueva situación obliga a cambiar los mecanismos de prevención y a multiplicar mensajes más claros y dirigidos a otros sectores poblacionales, en una localidad donde viven unas 800 personas desde el inicio de la epidemia en Cuba, en 1986.

De ellas, más de la mitad han sido diagnosticadas en los últimos cinco años.

Hasta ahora epidemiológicamente la mujer no se estaba exponiendo al VIH porque el impacto del virus se concentrada en los HSH, una categoría de comportamiento que agrupa a gays, bisexuales y heteroflexibles.

Según investigaciones, la población femenina es uno de los grupos más vulnerables porque suelen protegerse menos, presentan problemas de autoestima y están socializadas en la obediencia al esposo.

“La filosofía es: ‘soy ama de casa. Si él trae comida, me da dinero y me representa, no me importa que tenga otras relaciones en la calle”, indicó Martínez, para quien las inequidades de género contribuyen a elevar los niveles de exposición de las mujeres a la pandemia global.

“Los diagnósticos en ellas ocurren entre los 16 y 24 años, es decir, en edad fértil. Esto podría conducir a nacimientos de niños positivos”, explicó el epidemiólogo.

Pese a que el sistema cubano de salud garantiza las mejores condiciones para que la mujer portadora quede embaraza y dé a luz a pequeños seronegativos, siempre está presente el riesgo de la transmisión vertical, de madre a hijo.

Por otra parte, destacó que más de la mitad de las personas diagnosticadas en los últimos tiempos en Granma eran urbanas, estaban desempleadas y vivían en barrios y comunidades vulnerables económica y socialmente.

Bayamo, Jiguaní y Manzanillo son los municipios granmenses donde se concentra la mayor cantidad de portadores.

“Estamos informando a la población sobre el aumento de la epidemia para que haya mayor percepción del riesgo y se vea la severidad del problema. También alertamos sobre el incremento del condiloma y otras enfermedades de transmisión sexual potencialmente peligrosas”, indicó.

Para Martínez, la prevención del VIH no es solo decir “usa condón” o lanzar más mensajes, sino también dotar a las personas de herramientas para lograr un uso sistemático del preservativo, negociar con la pareja y manejar sus objeciones”.

A su juicio, las autoridades sanitarias llevan años “divulgando los mensajes y llevando los condones a la población. Le corresponde ya a la gente, teniendo en cuenta el concepto del autocuidado, protegerse a sí misma”.

Según estudios del citado departamento, en Granma está aumentando el uso de los preservativos pero se estima que en los grupos con más riesgos no está sucediendo así, consideró el experto.

“Las personas también deben tener una buena autoestima para usar preservativo y exigírselo a su pareja”, dijo.

Para potenciar ese factor protector frente al VIH, se desarrollan talleres y actividades educativas en la localidad oriental.

Una de esas iniciativas es la Cruzada por la vida, reconocida en todo el país.

“Incluye juegos, competencias y actividades que llevan implícita una enseñanza sobre el autocuidado del cuerpo, el quererse a sí mismos y la comunicación con la pareja”, entre otros aspectos, explicó.

Realizan pantallas educativas, dirigidas a grupos vulnerables específicos como los HSH y quienes ejercen el sexo transaccional.

También aprovechan los espacios fijos de reunión de grupos culturales como roqueros, emos y raperos. “Vamos allí y ellos nos permiten la entrada a sus espacios. Desarrollamos acciones conjuntas muy interesantes”, apuntó Martínez. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.